GRUPO PLAZA

recupera en bolsa en dos meses casi todo lo que perdió en 2020

El mercado comienza a poner en valor los contratos ganados por Stadler (y su filial valenciana)

1/03/2021 - 

VALÈNCIA. Las acciones de Stadler Rail (SRAIL) cedieron un 16,4% en la bolsa suiza el pasado año, sin duda marcado por el 'efecto coronavirus'. Dicha caída se tradujo en una pérdida de su capitalización de unos 720 millones de euros al cambio. Sin embargo, el mercado ha comenzado a poner en valor los contratos ganados por el gigante ferroviario helvético este año, dado que sus títulos se han disparado en los dos primeros meses de 2021 un 12,3%. De este modo, la capitalización ha ascendido hasta los 4.110 millones de euros, es decir, a la misma altura de Inmobiliaria Colonial en el Ibex 35.

Pero la cosa no queda ahí porque la empresa fundada por Ernst Stadler en 1942 ha vuelto a poner rumbo directo hacia sus máximos históricos. O lo que es lo mismo: los 49,76 francos suizos (45 euros) a los que cerró el 25 de noviembre de 2019. Hace justo un año, concretamente el 17 de febrero de 2020, SRAIL despedía dicha sesión en los 49,36 francos suizos (44,7 euros). Sin embargo, la propagación de la covid-19 dio al traste con batir la plusmarca histórica.

Pese a todo, el comportamiento de SRAIL en bolsa en lo que va de año contrasta con la caída del 1,7% del principal índice de valores del parqué suizo como es el Swiss Market Index (SMI), el homólogo del Ibex 35. Y, además, la cotizada helvética se mantiene muy por encima de los 38 francos suizos a los que debutó en abril de hace dos años.


Una Stadler que presentará sus cuentas correspondientes al pasado ejercicio el próximo 11 de marzoConviene recordar que a lo largo de la primera parte de 2020, cuando más intensidad cogió la crisis pandémica, SRAIL redujo su beneficio un 43%, pero seguía aumentando su cartera de pedidos hasta máximos históricos. La cotizada presidida por Peter Spuhler reconocía entonces que "no se vio afectada por una caída de la demanda en el primer semestre y continuó disfrutando de una posición líder en el mercado. No se cancelaron pedidos actuales".

Sin embargo, el fabricante ferroviario advirtió que el coronavirus provocó "interrupciones en el suministro de la scadenas y restricciones de viajes para empleados, clientes y autoridades reguladoras". Así se explica que los ingresos netos en el primer semestre del presente ejercicio cayeran un 16% frente al mismo periodo de 2019 hasta los 867,57 millones de euros al cambio. Y en este sentido SRAIL destacaba el impacto negativo del cierre temporal de su fábrica valenciana "y la importante ralentización de la capacidad de producción en Salt Lake City" en Utah (Estados Unidos). Todo ello mientras vio como la deuda neta se elevaba por encima de los 387 millones de euros.

 Íñigo Parra, presidente de Stadler Valencia. Foto: Eduardo Manzana
Pero volviendo a los pedidos, su filial en España, con sede en la localidad valenciana de Albuixech, ha arrancado 2021 engrosando su cartera de pedidos con un nuevo contrato. Así, conseguía un acuerdo con la británica Rail Operations UK Limited para el suministro de treinta locomotoras de Clase 93, un modelo avanzado que reduce significativamente las emisiones de CO2. Se trata de un acuerdo con una una de las tres filiales de Rail Operations UK Limited, el mayor proveedor de la industria ferroviaria británica.

Pero los vientos de cola ya le soplaban a SRAIL desde 2020, cuando logró el importante hito de entrar en el mercado uruguayo con su primer pedido para la fabricación de siete locomotoras, que darán servicio al ferrocarril de carga para una planta de celulosa del país de la empresa finlandesa UPM. También se hizo con un contrato de Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV), por valor de 6 millones de euros, para el suministro de un equipo de diez bogies motor y remolque para trenes de la red de Metrovalencia.

Alianza Valenciana por las Baterías

Pero no fueron los únicos conseguidos. Con Italia, Hungría y Alemania también se cerraron importantes contratos para el suministro de locomotoras aumentando el volumen de trabajo en la planta valenciana. Además, Stadler Valencia es una de las empresas que empujará con fuerza en la recién creada Alianza Valenciana por las Baterías. Un consorcio formado por 23 firmas valencianas que aspira convertir a la Comunitat Valenciana -y a España- en referentes internacionales en la investigación de almacenamiento de energía.

Hablamos del proyecto más emblemático de esta unión empresarial, que cuenta con el apoyo de la administración valenciana, está la implantación de una ‘gigafactoría' de baterías en el territorio valenciano, que supondrá una inversión superior a los 2.000 millones, la creación de 30.000 puestos de trabajo y la aportación al crecimiento del PIB valenciano de 2.500 millones anuales. Una iniciativa que se fraguó hace ya dos años y que ahora quiere rascar fondos europeos para relanzar el potencial de la industria valenciana y transformar la movilidad. Y, en ese campo, Stadler cuenta con la experiencia necesaria para aportar su know how.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email