GRUPO PLAZA

caso erial

El arquitecto de los famosos, sobre la compra de Zaplana en La Finca: "Se hizo a través de un testaferro"

El periodista Luis Herrero declara que cree que la primera vez que presentó al expresidente de la Generalitat y al empresario García Cereceda fue en el Ministerio por el interés del primero en adquirir un inmueble.

31/01/2021 - 

VALÈNCIA. Los testimonios del periodista Luis Herrero y del conocido como arquitecto de los famosos Joaquín Torres ante la juez y ante la Guardia Civil han resultado valiosos para los investigadores del caso Erial. Especialmente el segundo ha servido a los agentes y a la Fiscalía Anticorrupción para apuntalar el supuesto uso por parte de Eduardo Zaplana de personas interpuestas, conocidas como testaferros, para ocultar el dinero de las presuntas 'mordidas' obtenidas desde la Generalitat. Cuantificadas en 10,5 millones de euros, se habrían realizado a través de la adjudicación de los contratos públicos del Plan Eólico de la Comunitat Valenciana y de las Inspecciones Técnicas de Vehículos (ITV). 

Los rastreos en la agenda del exministro por parte de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil llevaron a relacionar una sospechosa operación urbanística con los participantes en su desarrollo. Se trata de la llevada a cabo en la lujosa urbanización La Finca, de Pozuelo de Alarcón (Madrid), a través de Costera del Glorio. Una sociedad instrumental que los agentes ven acreditado que estaba participada al 50% de manera velada por Zaplana y que sirvió supuestamente a la trama para la adquisición de bienes mediante dinero de origen ilícito. 

Administrada por Joaquín Barceló, colaborador del exdirigente 'popular', recibía fondos de Medlevante. Esta última estaba nutrida, a su vez, con dinero de Imison Internacional, la empresa matriz de todo el entramado que fue constituida en 2001 por los Cotino en Luxemburgo y pasó a estar gestionada por Beatriz García Paesa, la sobrina del espía Francisco Paesa.

Costera del Glorio adquirió un inmueble en La Finca de Urbanizadora Somosaguas, propiedad del empresario fallecido Luis García Cereceda. Lo hizo mediante un contrato privado por 2,1 millones. Entre 2005 y 2007 –cuando Zaplana era portavoz del PP en el Congreso– abonó más de 800.000 euros a Urbanizadora Somosaguas con fondos que, acreditaron los investigadores, provenían de tres fuentes (una cuenta personal de Joaquín Barceló, otra de la mercantil Medlevante y una línea de crédito suscrita por Costera). Escasos meses después, Urbanizadora Somosaguas volvió a adquirir los derechos de la propiedad vendida a la empresa de Barceló pero por un importe notablemente superior: 4,31 millones, lo que supuso una plusvalía superior a tres millones. De ese dinero se habría beneficiado, según los investigadores, el exministro.   

Entrada a la urbanización La Finca. Foto: IDEALISTA   

Las anotaciones en la agenda de Zaplana mencionaban reuniones que coincidían en el tiempo con la planificación de la operación, su desarrollo y su final (lo cual ocurrió entre 2004 y 2007). En ellas se incluían encuentros y comidas con García Cereceda, Luis Herrero, Joaquín Torres y "Pachano" (apodo de Joaquín Barceló). Todo ello llevó a los investigadores a recabar testimonios. En este caso, los de Herrero y Torres, cuyas declaraciones como testigos se produjeron los pasados octubre y noviembre en dependencias de la Guardia Civil de Madrid.

"Ganó mucho dinero"

Especialmente elocuente fue la del arquitecto de los famosos, y también de La Finca, quien manifestó que la compra "se hizo a través de una persona interpuesta, un testaferro", del que no recuerda el nombre, que acompañaba a Zaplana. Era este último el que "daba todas las instrucciones en relación al inmueble". Señaló que el exministro "nunca vivió en la urbanización" y que la operación fue "especulativa", una "forma de hacer negocio". Afirmó, igualmente, que el que fuera presidente de la Generalitat "ganó mucho dinero porque compró y vendió dos años después". 

Torres admitió que se reunió con él varias veces –en el restaurante Casa Tere, en las oficinas o dando una vuelta por el interior de la urbanización–, que le dio la sensación de que "nunca tuvo intención de residir en La Finca" y que García Cereceda "quería que Zaplana viviese allí". Precisamente fue el empresario quien se lo presentó, según relató. Y, aunque no recuerda por el nombre si quien hizo la compra fue Joaquín Barceló, las personas encargadas, aseguró, eran "de Alicante". El propio Zaplana, según su versión, le explicó que estas personas "le llevaban más cosas, propiedades, que ellos habían firmado más cosas como testaferros y que eran gente de su absoluta confianza". Recordó, de hecho, que "uno de ellos se presentaba como asesor fiscal y que mostraba conocimientos sobre fiscalidad". 

Joaquín Torres afirmó que conoció "operaciones similares con personas de responsabilidad pública, pero la más extraña fue la de Zaplana"

Torres comentó que desconocía el motivo por el cual García Cereceda "le hizo este favor a Zaplana", pero añadió que ese tipo de operaciones donde Procisa-Urbanizadora Somosaguas vendía una finca y posteriormente volvía adquirir los derechos de la misma era "algo habitual". Se trataba, según sus palabras, de la forma en la que solía proceder García Cereceda y conoció "operaciones similares con personas de responsabilidad pública, pero la más extraña fue la de Zaplana". Éstas, dijo, "no tenían ninguna lógica comercial porque vendían por debajo de mercado y compraban a valor de mercado", por lo que piensa que el empresario "se aprovechaba de sus relaciones con políticos y de la influencia de estos para desarrollar proyectos".

Encuentros en el Ministerio de Trabajo

Por su parte, Luis Herrero aclaró en su declaración ante la Guardia Civil que había sido consejero de Procisa hasta que le nombraron eurodiputado en 2004, pero no realizó ninguna actividad concreta relacionada con la urbanización La Finca y no tenía "ningún poder ejecutivo". Respecto a la operación, indicó que supo del interés de Zaplana –del cual era amigo desde hacía muchos años– por adquirir una parcela en la zona y le pidió que le presentase a García Cereceda. Lo hizo, cree, que en un encuentro en el Ministerio de Trabajo. Lugar donde mantuvo alguna de las reuniones con ellos

También recuerda haber acompañado a Zaplana a visitar la urbanización. Aun así, comentó que ignoraba si finalmente el expresidente de la Generalitat llegó a comprar alguna parcela o vivienda. Preguntado por "Pachano", señaló que estuvo en la visita a una de las casas de la urbanización que podía interesarle a Zaplana.

Tanto Luis Herrero como Joaquín Torres se ratificaron en todas sus declaraciones durante su posterior citación como testigos por parte de la juez el pasado diciembre

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email