Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

los 850 metros se medirán por dominio público y no radial

El tripartito suaviza el impacto de la distancia mínima en la Ley del Juego y libra a los bares

10/03/2020 - 

VALÈNCIA. Este martes los partidos de Les Corts Valencianes votarán las enmiendas a la Ley del Juego de la Comunitat Valenciana en la comisión de Economía, Presupuestos y Hacienda. Una cita a la que las formaciones que integran el Botànic II acudirán finalmente con una serie de modificaciones legales tras haber llegado a varios acuerdos este mismo lunes. Cabe recordar que al principio de la tramitación de esta ley, PSPV, Compromís y Unides Podem registraron sus enmiendas por separado, lo que generó cierto malestar en la Conselleria de Hacienda

Así, uno de los principales acuerdos alcanzados por el tripartito es el que se refiere a la distancia mínima que deben respetar los nuevos salones de juego respecto a los centros escolares o centros de salud. Socialistas, valencianistas y morados propondrán en la comisión de este martes que el espacio que deberán respetar los operadores es de 850 metros, tal y como anunciaron hace unas semanas

Ahora bien, con un matiz significativo: el método para medir esta distancia no será radial, sino de dominio público -es decir, por trayecto peatonal-, con lo que se reducirá considerablemente el espacio afectado por esta nueva cláusula. La intención, explican desde el grupo parlamentario socialista, es que exista cierto margen de maniobra para que los salones que incumplan este requisito puedan reubicarse en otros emplazamientos

Mapa de València con zonas afectadas por la enmienda de los 850 metros a colegios. Infografía: ANDEMARCV

Y es que la enmienda impulsada por el Botànic II afectará a locales de nueva apertura, pero también a los salones ya operativos una vez caduquen sus licencias. Es decir, aquellas casas de apuestas que ya se encuentren en funcionamiento porque obtuvieron la licencia de apertura y actividad con la ley actualmente en vigor de 1988, podrán seguir operando hasta que finalice su permiso. Pero una vez venza, si desean renovar la licencia, deberán cumplir lo que dice la nueva normativa. O lo que es lo mismo, si se encuentran a una distancia inferior a la que marque la nueva legislación, tendrán que traspasar el local.  

Excepciones

PSPV, Compromís y Unides Podem también han hecho excepciones en el redactado de las distancias mínimas. El tripartito eximirá de cumplir este trecho a los casinos y bingos. En el primer caso, justifican que tienen una serie de controles muy estrictos de acceso y no es un tipo de negocio al que suelan tratar de entrar menores. Respecto al segundo, consideran que ya cuentan con baja afluencia de público.   

Por otra parte, tampoco se tendrá en cuenta esta distancia en el caso de las tragaperras de los locales de hostelería. Unides Podem planteaba en una de sus enmiendas en solitario que si los bares que contaran con 'máquinas tipo b' incumplían con la distancia mínima que se fijase en la ley, no pudieran renovar la licencia de las tragaperras. Según los cálculos de los morados, en el plazo máximo de diez años hubieran desaparecido este tipo de máquinas en los establecimientos hosteleros. Finalmente, estos quedarán exentos de cumplir este requisito. 

Tampoco se tendrá en cuenta esta condición de 850 metros de distancia mínima cuando se trate de suelo no residencial, polígonos industriales. En definitiva, esta disposición afectará tan solo a salones de apuestas. 

Publicidad

Otra de las pretensiones que se ven rebajadas respecto a los anuncios realizados semanas atrás es la que afecta a la publicidad institucional en medios que anuncien apuestas. En un principio, Compromís había propuesto prohibir la publicidad institucional de la Generalitat en los medios que incluyeran anuncios de apuestas entre sus páginas. El PSPV, por su parte, puso encima de la mesa la posibilidad de que la Generalitat otorgara "ayudas, subvenciones y/o incentivos fiscales para clubes deportivos y medios de comunicación (especialmente online) que rechacen financiarse a través de publicidad vinculada con el juego con los operadores de juego". 

La 'metodología' de los socios del Consell, por tanto, difería significativamente: los segundos planteaban incentivos para que los medios de comunicación dejaran de admitir este tipo de anuncios a cambio de subvenciones o ayudas, y los primeros sugerían una fórmula más severa que invitaría en mayor medida a rechazar este tipo de spots para obtener la contrapartida de la publicidad institucional. 

Ahora, la enmienda propuesta por socialistas, valencianistas y morados, establece que la Generalitat concederá subvenciones a aquellos medios de comunicación y clubes deportivos que hagan campañas contra la ludopatía. La manera de "restringir" que los operadores puedan anunciarse en medios de comunicación privados de ámbito autonómico anunciada por el tripartito hace unas semanas queda limitada simplemente a que no podrán poner publicidad estática en el exterior de los locales. 

Por último, PSPV, Compromís y Unides Podem pretenden añadir un nuevo título en la ley para reforzar los servicios de inspección y control en las puertas de acceso a los locales de apuestas.  

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email