GRUPO PLAZA

Unides Podem se parte en dos y alarga su agonía una semana más

22/01/2021 - 

VALÈNCIA. El pulso entre Naiara Davó y Pilar Lima por la sindicatura del Unides Podem en Les Corts Valencianes continuará, al menos, hasta el próximo martes. El grupo parlamentario de la formación morada no votó finalmente este jueves el relevo de la actual portavoz que el pasado fin de semana aprobó el Consejo Ciudadano Valenciano (CCV) -ejecutiva de Podem-, ya que la mitad de los diputados no acudieron a la reunión al considerarla "inválida", tanto por la decisión que en ella se iba a adoptar como por la manera en la que la cita fue convocada.  

El encuentro, conviene recordar, fue convocado por Lima y por la portavoz adjunta Estefanía Blanes con la intención de ratificar la votación que el sábado se produjo en la sede del partido. Un sufragio en el que la propuesta para que Lima asumiera la portavocía del grupo parlamentario sumó 27 votos a favor y 2 abstenciones. El pronunciamiento del grupo parlamentario este jueves era clave, dado que para cambiar a la síndica, la mayoría absoluta de los diputados morados debían firmar el relevo y presentarlo ante la Mesa de Les Corts para que el cambio se hiciera efectivo. 

No obstante, esto no llegó a producirse. Davó y los diputados Ferran Martínez, Irene Gómez y Beatriz Gascó registraron un escrito en el que justificaban los motivos de su ausencia. En él explicaban, en primer lugar, que el reglamento de funcionamiento interno de Unides Podem establece que es la síndica o la dirección del grupo parlamentario los que tienen capacidad para convocar una reunión de grupo. Una condición que en este caso no se había cumplido.

"El reglamento estipula de manera clara que la potestad para convocar y presidir las reuniones del grupo parlamentario, así como para ejercer el voto de calidad cuando haya empates corresponde a la síndica", recordaron en el escrito los cuatro diputados tras incidir en que, desde que estas reglas de funcionamiento interno se aprobaron en octubre de 2019, los ocho integrantes de Unides Podem las han "acatado sin que se hayan impugnado por ningún medio su validez". 

Con esto, entendían que la reunión de este jueves carecía "de validez al no haber sido convocada ni por la síndica ni por una decisión válidamente adoptada por la dirección del grupo". Esto es porque aunque Blanes y Lima sean portavoces adjuntas, previamente la dirección del grupo parlamentario no se había reunido para convocar la reunión. "Un acto jurídicamente nulo, como es dicha convocatoria, no puede ser la vía para adoptar ningún acuerdo válido que obligue o implique modificación alguna del statu quo jurídico del grupo, mucho menos en relación al nombramiento de la máxima representante del grupo", exponía el documento. 

Ahora bien, más allá de la cuestión procedimental, los cuatro diputados insistieron en el escrito en la necesidad de esperar a que la Comisión de Garantías de Podemos resuelva el recurso que 12 miembros del CCV interpusieron tras el sufragio del sábado al considerar que se produjeron "deficiencias" en la votación por no comunicarse con antelación al Consejo Ciudadano, no incluirse expresamente en el orden del día y no consultarse previamente a los integrantes del grupo parlamentario.

Foto: KIKE TABERNER

"El lunes 18 de enero se presentó un recurso ante la Comisión de Garantías Democráticas Estatal cuestionando la validez de la decisión del CCV respecto de la sustitución de la síndica. Se trata de un recurso interno previsto en los Estatutos de Podem, elevado en tiempo y forma, que aún no se ha resuelto. En este sentido, cualquier decisión que implique formalizar un acto recurrido ante la Comisión de Garantías podría lesionar el derecho fundamental a la participación de los recurrentes", explicaban Davó, Martínez, Gascó y Gómez en el comunicado. 

El escrito sirvió para que exactamente la mitad del grupo parlamentario se ausentara, por lo que la firma del cambio de sindicatura era imposible de acometer. Exactamente, Unides Podem se encontraba dividido al 50%: cuatro diputados a favor de Lima (Blanes, Rosa Pérez, Cristina Cabedo y la propia Lima) que sí asistieron de manera presencial y telemáticamente y cuatro que respaldan a Davó (Martínez, Gómez, Gascó y la propia portavoz). Unas tablas por las que se decidió suspender el encuentro, dado que era inviable adoptar cualquier decisión. 

Por el momento, Davó ha convocado formalmente una reunión el próximo martes y en ella está previsto que se pueda resolver el cambio de portavocía. Un pronunciamiento que, a pesar de la división de este jueves, todo parece indicar que acabará elevando a Lima a la sindicatura para evitar la ruptura absoluta. 

Reunión de este jueves. VP

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email