Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

los técnicos alertan del riesgo de ruina y sólo garantizan la estabilidad a corto plazo

Urbanismo cifra la reforma estructural de los bloques portuarios en 6 millones 

7/11/2018 - 

VALÈNCIA. Sea cual sea, cada vez está más cerca la solución a los bloques portuarios. Este martes, el Ayuntamiento de València presentó a los propietarios de las viviendas el informe elaborado por la empresa municipal Aumsa, que cifra en 5,94 millones de euros la rehabilitación de la estructura interna de la edificación. El edil de Desarrollo Urbano y presidente de Aumsa, Vicent Sarrià, presento el estudio de alternativas, que llega en pleno debate sobre la solución a adoptar en el bloque: rehabilitación o reedificación.

Así pues, el documento de 332 páginas revela al respecto que si se quiere alargar la vida útil del edificio (mediante la rehabilitación), esta deberá ser de gran calado. El insuficiente mantenimiento es la principal causa del "abandono y deterioro importante" que ha sufrido la estructura. "Se considera imprescindible la intervención de refuerzo generalizada" en todos los soportes y la mayoría del esqueleto; una actuación que alcanzaría los mencionados 5,94 millones de euros.

No son excesivamente halagüeños los técnicos. Sostienen, tras el estudio minucioso de las deficiencias del complejo, que sus condiciones de estabilidad "parecen aseguradas", pero sólo "a corto plazo".  Señalan los expertos que fue construido de acuerdo a soluciones y criterios de su época, de los años 50, por lo que convendría adecuar el diseño a la normativa vigente.

Los bloques portuarios. Foto: KIKE TABERNER.

Falta de conservación de cubiertas, fugas en la red de suministro y bajantes del edificio e infiltraciones a través de las fachadas. Son todos ellos problemas de los bloques portuarios que los técnicos califican de "habituales" en edificios con nulo mantenimiento. Inciden además en que esta edificación se sitúa en un ambiente "especialmente agresivo" por su proximidad al mar. Por otro lado, después de las actuaciones, los trabajos deberán continuar con el mantenimiento y la reparación de daños o lesiones que continúen presentes tras la rehabilitación, pero  esto no está contemplado en el presupuesto del estudio.

Aunque los técnicos subrayan que "en ningún caso" el estudio se puede considerar como un proyecto de rehabilitación estructural en su conjunto, sí que da un poco más de luz sobre la posible rehabilitación. Con todo, se trataría únicamente de la estructura, el esqueleto, pero los propietarios especifican que existe un segundo estudio económico que cifra la rehabilitación total en 14,3 millones de euros.

Este montante era el que había dado Urbanismo, frente a los 13,7 millones de euros que costaría el derribo y la reedificación. Es precisamente esta alternativa la que se ve con mejores ojos desde las filas socialistas, especialmente por Sarrià. En una entrevista a este diario, el edil manifestó su preferencia: "Es un edificio que sería mejor sustituir" dado que "el actual es controvertido desde el punto de vista de sus alturas y de su disposición respecto al conjunto del barrio".

La decisión deberá tener en cuenta inexcusablemente a la Generalitat Valenciana, que es propietaria de 36 viviendas de un total de 168 que albergan los edificios. Otras 91 son de particulares, 34 pertenecen a la sociedad Plan Cabanyal, y el consistorio ostenta siete más.

Muy lejos quedan las previsiones del área de Urbanismo respecto a las que manejan en el área de Vivienda, dirigida por Maria Oliver, de València En Comú, donde abogan por la rehabilitación. La formación, sin embargo, habla de 2,3 millones de euros en esta actuación, 12 millones menos que los socialistas, e incluso abren la puerta a que el consistorio se haga cargo de parte de la rehabilitación.

En ambos casos, tanto para la reforma integral como para la reedificación, sería necesario incluir el edificio dentro de la ordenación -actualmente no existe en los planos- mediante el Plan Especial del Cabanyal (PEC), cuya versión preliminar se presentó a finales de septiembre. Este ha dejado un "espacio en blanco" en el terreno que ocupan los bloques, a la espera de tomar una decisión definitiva.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email