X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 12 de diciembre y se habla de Alexis Marí APV puerto de valencia retail à punt MESTALLA
GRUPO PLAZA

el escritor publica su primer libro 'niño mudo'

Jota Santatecla, el poeta valenciano que reviste el metro de Madrid con sus versos

28/07/2018 - 

VALÈNCIA. Entras en el metro, buscas un sitio donde sentarte y pasas automáticamente a agarrar el móvil (o en menos casos un libro o, incluso, un periódico). Este proceso se repite día a día, y con más intensidad, en las grandes capitales. José Juan (Jota) Santatecla se mudó hace cuatro años a Madrid con la idea de encontrar en la urbe el lugar donde alzar su carrera en dirección de cine y publicar un libro sobre el que llevaba escribiendo durante varios lapsos de tiempo. Así, uno espera que tras mudarse a una gran ciudad la clave esté en visitar oficias, despachos y dejar contactos. Sin embargo, esta vez fue allí, en el mismo metro donde encontró la forma de materializar una parte de su sueño. 

"Mi primer contacto, como el de muchos en Madrid, fue el metro, ese lugar donde la gente está absorta mirando a través del móvil, series o cualquier otro contenido. Pero un día apareció un chico armado con una guitarra y empezó a pedir palabras a los transeúntes para crear canciones con ellos. Al ser escuchadas, logró provocar la sonrisa de un vagón entero. Me pareció una idea super inspiradora, creo que nos sirvió a todos para darnos cuenta de que hay historias más allá de la tablet y a mi mismo me vino como una alarma para romper mi rutina", cuenta el mismo escritor.

Foto: Sergio Almarcha

Tras este día el valenciano tomó ejempló y empezó a dejar poemas en el metro de Madrid a la espera de "crear un nexo de unión" entre la gente y sus versos. Hasta ahora Jota Santatecla ha recorrido entorno a 82 paradas de las 301 que tiene la ciudad. Un total de 294 kilómetros que el escritor quiere recorrer para hacer gala de sus pensamientos. En efecto, hasta el momento este juego que ha creado no le ha ido nada mal. El pasado mes de febrero el poeta publicó su primer libro Niño mudo con la ayuda de la editorial Valparaíso Ediciones, una obra en la que quedan recogidos todos los escritos que viajaron entre vagón y vagón, pero también otras creaciones que quiso guardar para si mismo. 

"Siempre firmo las tarjetas poniendo mi red social justo abajo del poema", explica. Esto mismo fue lo que creó, desde un principio, una relación prácticamente directa con sus lectores. "Me contaban que muchos modificaron su trayecto de bus a metro, o dentro de una misma línea cambiaban de dirección para hallar nuevas poesías. En ese momento me di cuenta de que había buena respuesta y quise premiar su implicación agrandando el juego. Ahora he creado otras tarjetas donde en una parte está el poema y en el reverso hay un reto o un premio que pasa por regalarles un ejemplar del libro", añade. 

"Cuando escuché que me llamaban "el poeta del metro" me entró tembleque, sentí mucha responsabilidad, pero me encanta porque cada frase que dejo es como empezar de cero. En realidad no me importa que me llamen así, dado que es un nombre que comulga con lo que hago, me produce satisfacción". Niño mudo trata en efecto de un personaje que evoluciona lentamente y sus páginas se trazan como "un viaje a la madurez", en ellas hay espacio para la infancia, el primer amor, la desilusión, la pérdida y la superación. "El poemario habla mucho de recuperar nuestro primer amor, pero se convierte en 'niño mudo' cuando ve que esto no es lo que le conviene, porque hay que primar el estar bien con uno mismo." Así mismo, la obra se conjuga como un homenaje a "las palabras que hemos callado durante tanto tiempo y que aveces son las que más suenan", revela Santatecla. "Al principio de escribirlo pensé que Niño mudo era yo, pero me di cuenta de que era un hombre viejo. Después de eso tuve que escribir desde la distancia, pese a lo visceral que es en sí la poesía".

Alcanzada una parte de su meta, el escritor valenciano quiere llevar al Niño mudo a una nueva dimensión, para contar su historia desde una vertiente audiovisual. "Me he formado en comunicación y todavía quiero lograr hacer cine. Por ello, contar esta historia con imágenes es un estímulo que potencia mi vocación. Se que es un objetivo a largo plazo, pero como en el metro, lo importante es disfrutar del viaje." 

Foto: Sergio Almarcha 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email