Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

OBITUARIO

Adiós a dos míticos: se van Xemi Baviera (Venta l'Home) y Pepe Ibáñez (Taberna Ché)

La hostelería de la vieja guardia sufre dos pérdidas irreparables

Por | 26/06/2020 | 2 min, 59 seg

VALÈNCIA. Hace unas semanas, con motivo de un artículo para esta Guía Hedonista, el periodista Fernando Miñana (Ferches) me recordaba su paso por la Taberna Vasca Ché. "El primer día de desconfinamiento acabé achicharrado en su terraza, mientras me reía del recital inagotable de chistes de Carlos, hijo de Pepe y heredero del negocio", contaba. Pues bien, Pepe Ibáñez, hostelero de la vieja guardia, ha fallecido esta semana. Con él, se va un pedacito de los bares que conocíamos, y ya no conoceremos. Esos en los que sabían que habías ido a comer el pimiento relleno y te lo marchaban sin necesidad de pedirlo.

Se ha ido a los 71 años, tras tres años de enfermedad. Y no, no era vasco, sino originario de Teruel, pero se enamoró de una valenciana de Puerto de Sagunto. Compró la taberna en los años 70, cuando todavía pertenecía a un matrimonio de Eusakdi, que tuvo que enseñarles las recetas a él y a su mujer, Mari Ángeles. Decidieron tirar del negocio sin alterar su esencia, y aún hoy se mantienen algunas de las tapas originales. Dada su ubicición, se convirtió en un bar mítico, donde además se solían congregar los aficionados al cine, para un picoteo, al salir de los pases. Se les ofrecían bravas y empanadillas, pulpo y choricitos.

Gran impulsor del fútbol femenino, Pepe Ibáñez también fue presidente de la Federació de Futbol de la Comunitat Valenciana, desde donde le recordaban esta semana. Sembró la semilla del actual Área Valenta, que ha conseguido multiplicar las licencias de las niñas en el deporte rey. La foto que encabeza el artículo es del pasado noviembre, cuando recibió un homenaje de las pioneras por esta labor, en la Plaza de Toros de València.

Xemi Baviera y la gastronomía de venta

Las ventas, esos restaurantes que antes eran imprescindibles. Ahí siguen, haciendo su labor silenciosa. Xemi Baviera era el comandante de una famosa parada entre Madrid y Valencia, concretamente en Bunyol. Para algunos no constituía tan solo un rótulo en el camino, sino directamente el destino. Hablamos de la Venta de l'Home, una casa de postas del siglo XVII, que alcanzó gran fama en los 90, después de que la familia Baviera la comprara, transformara y consolidara como restaurante gastronómico, referente de la alta cocina.

La mayor parte de culpa la tuvo Xemi, cocinero, muy querido por todos los clientes. Ahora fallecido, a los 76 años. Se ha ido consecuencia de un ictus, aunque hace una década ya había padecido otro, que le dejó en silla de ruedas y le apartó de su actividad. Amante de la cultura, desde bien joven supo cómo relacionarse en Madrid, donde hizo múltiples amigos famosos que luego invitaba a comer. Gente de la Movida, Miguel Ríos o Marta Sánchez. Esa pasión por la música, el cine o la pintura le hacían también un gran conversador.

Dice Lagardera que Xemi "estaba en todas partes, en todas las grandes inauguraciones del IVAM, en la Mostra, en todos los acontecimientos importantes que ayudaban a convertir a la ciudad de Valencia en una urbe más cosmopolita y divertida". Y sus amigos le recuerdan.

Comenta este artículo en
next