GRUPO PLAZA

En el segundo cuadrante las fosas no están identificadas, aunque son de 1941 en adelante

La apertura de la fosa II inaugura las tareas de exhumación en el segundo cuadrante de Paterna

30/03/2021 - 

VALÈNCIA. La exhumación de restos de represaliados por el franquismo sigue adelante en Paterna. Este lunes, han empezado las obras para la apertura de la fosa II del cementerio, la primera que se abre en el segundo cuadrante. En el primer cuadrante del camposanto se encuentran principalmente los fusilados entre finales de 1939 y los primeros meses de 1941, un espacio donde por norma general las fosas están bien identificadas y se tienen registros suficientes como para saber cuántos cuerpos hay en cada una, en qué día fueron fusilados y quiénes son más o menos los integrantes de la tumba. 

Por el contrario, el cuadrante dos es mucho más complicado. Se encuentra en la parte trasera del cementerio, y alberga a los hombres fusilados a partir de 1941: "Ni siquiera sabemos dónde están exactamente las fosas. Aquí no hay ningún tipo de delimitación ni de señal que nos indique por dónde empezar a cavar. Conocemos la fosa II gracias al testimonio del hijo de uno de los fusilados, que vino con tres años y nos ha podido decir más o menos lo que recuerda. Hemos pasado el georradar y, en efecto, hemos detectado movimientos de tierra en la zona", explica Álex Calpe, codirector arqueológico de Arqueoantro, la organización que se encarga de la exhumación gracias a la subvención de la Diputació de València.  

Este hijo es Fernando Castelló, quien este lunes estaba presente en la apertura de la fosa. Después de ochenta años, ha sido capaz de explicar los recuerdos borrosos que todavía le quedan de aquella visita al cementerio cuando tan solo era un niño. Según el relato que ha ofrecido, se trata de una fosa profunda, cavada no muy lejos de la pared de nichos. Una explicación que casa la perfección con la del segundo testimonio, el de Carlos Talens

Fernando Castelló. Foto: EVA MÁÑEZ

Talens también es hijo de uno de los fusilados, y explica que con 20 años fue enviado a Paterna para hacer la mili. Por aquel entonces, su madre lo llevó al cementerio y le explicó por primera vez dónde estaba enterrado su padre: "Me dijo, ¿ves esa losa blanca? Pues está justo enfrente", Talens señala, en efecto, un nicho de mármol blanco. "El blanco y los otros dos que hay al lado también son fusilados, pero los sacaron de la fosa y los enterraron ahí", relata. 

Lamentablemente, ninguno de los dos hombres puede ofrecer demasiados detalles acerca de los padres que un día perdieron: "Lo fusilaron el 16 de mayo de 1941. Se llamaba Francisco Castelló y era agricultor. Entre 1931 y 1934 se unió a las milicias, como guardia de asalto y vigilante. Era socialista, que no comunista", explica su hijo. Sin embargo, no concreta mucho más: "Nació en Carcaixent, pero vivía en La Pobla Llarga porque se mudó al casarse. No hubo ningún tipo de defensa en el juicio", es lo único que expone con una certeza absoluta. 

El relato de Carlos Talens es todavía más difuso: "Cuando fusilaron a mi padre, yo fui criado por mujeres, y ellas nunca quisieron contarme nada. No hablaban de él porque pensaban que eso podría traerme problemas a mí. Mi tía siempre me decía que mi mejor amigo era yo mismo, que no me fiara de nadie", expone, como muestra del miedo que se quedó arraigado en la familia después de las duras circunstancias que tuvieron que atravesar. Su padre también se llamaba Carlos Talens. 

En cuanto a las tareas de exhumación, los responsables creen que podría haber unas veinte personas la fosa, pero no hay ninguna certeza al respecto: "No sabemos cuántos hay, ni de dónde son, ni quiénes son, ni dónde están o si ni siquiera están", refuerza Vicente Gabarda, que también acudió a la apertura de la fosa. Mientras él habla, los dos hijos de fusilados hacen los honores de cavar con picos los primeros agujeros en el suelo. Gabarda es historiador y ha seguido muy de cerca la represión franquista. Hace años, empezó a estudiar en profundidad las fosas de Paterna y en la actualidad es uno de los principales expertos en la materia. 

Carlos y Silvia Talens. Foto: EVA MÁÑEZ

Silvia Talens, por su parte, es la presidenta de la asociación de familiares de la Fosa II: "Mi principal idea siempre ha sido encontrar a mi abuelo", explica al respecto. Sin embargo, dadas las circunstancias, esta no será una tarea sencilla. No lo tiene tan fácil como las familias del cuadrante uno, que se han podido constituir en asociaciones más numerosas gracias a los registros y a la certeza de que lo que buscan está en un lugar determinado. "Por el momento somos 3 familias del 16 de mayo de 1941 y otras 2 de otra fecha", relata. "En este cuadrante hay gente de muchos sitios: Carcaixent, Algemesí, Castelló de la Ribera...". 

Las tareas de exhumación de la fosa II se alargarán, como mínimo, un mes. Aunque los encargados de la tarea no descartan tener que abrir diversas zanjas hasta dar exactamente con los cuerpos de los represaliados. 

Noticias relacionadas

Foto: EFE/Archivo Eliane Ortega
Foto: EFE/Archivo Eliane Ortega

Esclavos del tren del desierto

Por  - 

Miles de republicanos españoles fueron recluidos por la Francia de Vichy en campos de concentración en Marruecos y Argelia para construir el ferrocarril Transahariano

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email