Y además beber

Aquarium

Indalecio García

Ante la incertidumbre tan sideral que nos envuelve, la apariencia imperecedera de Aquarium resulta un antídoto. Porque ahí sigue. Como cuando agitó los restos de la riada del 57. Como cuando despacharon para los espectadores del cine. Como cuando València se volvió majara y se disfrazó de Montecarlo; como cuando cayó y resucitó. Y mientras, el culto cooperativo a Señor y Señora Eixample. El prodigio de remar, dentro de un cóctel, a contracorriente de nuestros complejos. Lo suficientemente transversal es el Aquarium que no requiere de prejuicios ni cautelas. Gin Fizz, Dry Martini, Aurora y bocaditos tiernos. El confesionario en caoba donde nuestras miserias quedarán absueltas. Algunas de ellas. 


¿Qué puedo encontrar?

  • Barra

  • Producto

  • Cócteles

¿Qué pido?

Aurora boreal