GRUPO PLAZA

hoy ha celebrado junta de accionistas

Así son los ambiciosos planes de Tubacex: desde Irán a EE UU pasando por la India

23/05/2018 - 

MADRID (EP). Tubacex espera suministrar hasta noviembre, "sin mayor problema", los pedidos de la primera fase de su contrato de tres años con Irán y facturar más de 200 millones de euros, mientras mantiene la incógnita sobre el resto del encargo. Además, aspira a volver este año a resultados similares a los de 2014, antes de la crisis, así como abrir en la segunda mitad de 2019 una segunda fábrica en EE.UU., con una inversión de 32 millones de dólares.

Durante la Junta General de Accionistas celebrada en la sede de la compañía en Llodio (Álava), en la que se han aprobado las cuentas de 2017, su presidente, Álvaro Videgain, ha afirmado que Tubacex "superó bastante bien" el pasado año de "incertidumbre". "Hubo una entrada de pedidos y una recuperación interesante que ha mitigado los efectos de la crisis", ha dicho. El fabricante de productos tubulares y altas aleaciones cerró 2017 con unas pérdidas de 19,7 millones de euros, como consecuencia de amortizaciones anticipadas por "voluntad de la empresa". En caso de no haberse realizado, los resultados habrían sido similares a los de 2016.

Videgain ha confiado en que el presente ejercicio, en el que han mejorado las previsiones de crecimiento del mercado como consecuencia de la subida del precio del petróleo, permita "un año bastante mejor". "Va a haber más actividad en el sector, si hay más actividad, eso es producción que va a la cuenta de explotación y dará resultados. Entendemos que en los próximos seis meses tiene que empezar a haber en la cartera demanda de ofertas y entrada de pedidos", ha apuntado.

Por su parte, el consejero delegado de la compañía, Jesús Esmorís, ha asegurado que después de tres años "de crisis profunda" en los que, "salvo efectos extraordinarios", Tubacex ha superado sin pérdidas, se percibe ahora una "mejora" en el sector. A su juicio, en 2018 se "vislumbran nuevos proyectos", lo que les hace prever "una subida paulatina, durante los próximos dos o tres años, a niveles precrisis".

Tubacex cuenta este año con proyectos iniciados "que se empiezan a suministrar", que le posicionan "en una liga diferente" y le allanan su "carrera" para ser "un proveedor integral". La recuperación del sector, de las inversiones y de los precios, así como la mejora de las materias primas (con la subida del níquel) son aspectos que les hacen prever un mejor ejercicio. Esmorís percibe "una mejora para este año", que ya avalarían las cifras del primer trimestre, con un beneficio antes de impuestos de 2,9 millones de euros, un 2,4% más que en el mismo periodo del año anterior, unas ventas de 168,5 millones (+28,3%) y un Ebitda de 15,8 millones (+28,3%).

Atentos al enfrentamiento EE UU-Irán

"Es algo que esperamos seguir manteniendo durante los próximos meses y trimestres, para terminar un año en un perímetro mucho mayor que antes de la crisis, todavía inmersos en una situación de crisis, pero con unos resultados muy similares al punto de partida", ha señalado. Esmorís espera que "los peores momentos" ya se hayan pasado y "ya se hayan visto los peores resultados". "Esto va a ir en rampa, evidentemente. Pensamos que este puede ser un año similar a antes de la crisis, que fue el 14", ha indicado.

En lo relativo a la cartera de pedidos, Tubacex mantiene en vigor su contrato con la Compañía Nacional de Petróleo de Irán (NIOC), para suministrar 600 kilómetros de tuberías de acero por valor de 556 millones de euros. Ante la actual situación en el país, tras la decisión de EE.UU. de retirarse del acuerdo nuclear y volver a las sanciones, Esmorís se ha mostrado confiado en materializar la primera parte del compromiso contractual con la firma de hidrocarburos, lo que permitiría a Tubacex facturar más de 200 millones de euros de los 556 acordados para las tres fases.

Según ha manifestado, el proyecto "complejo" en un país que "no es fácil" ha hecho que tardara "bastante tiempo" en estructurarse, "sobre todo desde el punto de vista financiero". Por ello, el grupo ha empezado a "facturar" por este contrato en febrero-marzo de este año. "Estamos empezando a venderlo. Llevamos poco tiempo disfrutándolo, y no sé cuánto tiempo nos va a quedar", ha dicho. También Álvaro Videgain ha admitido que, respecto a Irán, se mantienen las incertidumbres, pero considera que "a día de hoy" se podrá suministrar "sin mayor problema" el contrato comprometido con el país, en su primera fase. En su opinión, "está por aclarar qué va a pasar con la segunda y la tercera tranchas".


La incógnita radica, a juicio de Esmorís, en conocer "cómo se va a posicionar" la comunidad europea respecto a las sanciones, "que son solamente de Estados Unidos, hasta ahora". "Si Europa se hubiese sumado a esas sanciones, tenemos claro que no podemos suministrar", ha dicho Esmorís. A la espera de ver cómo evoluciona la situación, cree que se producirán "conversaciones múltiples" entre Europa y Norteamérica, porque hay "muchísimas compañías alemanas y francesas" con compromisos de inversión en Irán y "contratos firmados".

"Vamos a ver cómo se soluciona todos eso, vamos a ver qué pasa en lo siguientes meses. Todavía muy temprano para poder tomar posición al respecto porque no sabemos cómo va a evolucionar. Entendemos que puede haber un razonamiento durante los siguientes meses y algún tipo de acuerdo", ha insistido. Esmorís, que ha reiterado la apuesta de Tubacex por la "diversificación", ha admitido que, en determinados productos "más low cost", los fabricantes chinos o indios son "ya muchísimos más competitivos", por lo que deben fabricarse en países de menor coste. Por ello, cree que Tubacex debe especializarse "mucho más" en productos "más caros, más complejos y de mayor valor añadido".

Estrategia en la India

Por ello, el fabricante de tubos mantiene su estrategia de crecer en la India, donde compró una compañía o incrementar su cuota de mercado "relativamente baja" (un 7% del total) en EE.UU., país en el que abrirá una nueva planta en 2019. La empresa ya cuenta con otra en Pensilvania, 'Salem Tube', adquirida en 1990. La fábrica, "a punto de arrancar", conllevará una inversión de unos 30 millones de dólares y atenderá, entre otros, los pedidos en el sector aeronáutico o de fabricantes de motores. "Si vamos a montar una fábrica nueva es para seguir creciendo en el sector aeronáutico", ha dicho.

Además de aprobar las cuentas de 2017, la Junta ha aprobado los cambios en el Consejo de Administración, de forma que han ratificado los nombramientos de Antonio González-Adalid García-Zozaya como consejero independiente y Doña Isabel López Paños, como consejera dominical, además de los de Iván Martén Uliarte y Jorge Sendagorta como consejeros independientes. El grupo multinacional alavés cuenta con plantas de producción en España, Austria, Italia, Estados Unidos, India y Tailandia, así como presencia comercial en 38 países.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme