Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

PLATAFORMA PARA MINORISTAS

Auriga (Martinavarro) lo tiene claro: el bono es un producto que encaja en los pequeños inversores

27/11/2019 - 

VALÈNCIA. Corría el mes de febrero de 2013, cuando veía la luz la primera plataforma online de renta fija enfocada a los minoristas: Auriga Bonos. Así lo avanzó este diario entonces bajo el titular 'Auriga, grupo de Enrique Martinavarro, revoluciona el mercado de renta fija'. Fue todo un hito del grupo fundado en 2007 -bajo un 'family office'- por el conocido empresario hortofrutícola castellonense. Lo que nació con unas pocas emisiones y un puñado de inversores se ha convertido hoy en día en 2.500 bonos -tanto soberanos como corporativos- y más de 1.000 cuentas, tal y como lo contaron Sofía Antón e Ignacio Zarza, directores de Auriga Bonos, en las instalaciones de Valencia Plaza.

"Los bonos existieron antes que las acciones pero en España no se han popularizado tanto entre los minoristas como en otros países y buena culpa de ello la tiene la falta de confianza", advierte Sofía Antón y no le falta razón. "En esta coyuntura de 'tipos cero' donde los depósitos y las Letras del Tesoro, tradicionalmente los activos preferidos de los ahorros conservadores españoles, han perdido su interés, los bonos encajan perfectamente entre los pequeños inversores con ese perfil porque a fin de cuentas es un producto sencillo", añade.

"Es el momento por la falta de alternativas para aquellos que no quieran estar invertidos en renta variable y, además, teniendo en cuenta que los bancos ya están cobrando a sus grandes clientes por los depósitos y falta que lo hagan también al pequeño inversor", advierte Ignacio Zarza; mientras recuerda que el perfil del cliente de Auriga Bonos es de "un inversor de entre 35/50 años, con una cartera media de unos 50.000 euros y un ticker por operación de en torno a los 9.000 euros, por lo que al menos cada cliente tiene 4 o 5 bonos en cartera".


Antón y Zarza estuvieron visitando la semana pasada potenciales clientes de la 'city' valenciana, mostrando las ventajas que ofrece Auriga Bonos con soluciones que dan cumplimiento a la directiva europea de mercados MiFID II. Y para ello ejecutan las órdenes a través del Smart Order Router (SOR), un sistema que sigue los estándares internacionales. "Todo esto viene a raíz de la fragmentación del mercado español de operaciones de renta variable donde el 60% se hacen fuera de los mercados de BME. Nosotros aportamos una solución que cumple con los criterios de ejecución que exige la MiFID II, que es la misma solución que damos en la renta variable", apunta Zarza.

"Somos la única plataforma que hay en España que permite comprar bonos con el mismo modelo que la renta variable. ¿Qué modelo? Pues que el cliente tiene la posibilidad de elegir entre 2.500 bonos e igual que compra puede vender con liquidez y transparencia", manifiesta Antón, que recuerda el tradicional perfil conservador del ahorrador español. "El que no invertía en en renta variable estaba acostumbrado a hacerlo en depósitos recibiendo una remuneración que llegó a ser elevada con los 'superdepósitos', pero la decisión del Banco de España de acabar con ellos en 2013 y la actual política de 'tipos cero' han acabado con los depósitos".

"De este modo -sigue diciendo Antón-, los ahorradores se han quedado huérfanos de estos productos y ahora no les toca que si quieren conseguir mayores rentabilidades no les queda otra que empezar a asumir más riesgos; pero ¿por qué asumir más riesgos riesgos teniendo un perfil conservador? ¿Por qué no comprar bonos?", se pregunta.


Valencia Plaza quiso conocer la opinión del por qué las familias españolas tienen actualmente un billón de euros en depósitos y efectivo, a lo que Zarza destacó la importancia de la cultura financiera y apostaba por "abrir nuevos productos cuyo riesgo y simplicidad sea comprensible para los pequeños ahorradores procedentes de depósitos y/o Letras del Tesoro". Y no le falta razón pero claro la mayoría de las entidades lanzan productos financieros mirándose hacia ellas mismas...

"Dentro de nuestra oferta tenemos pocos emisores españoles para particulares porque no tienen necesidad de hacerlo porque para eso ya está el Tesoro Público o algunas autopistas como lo vienen haciendo desde hace muchos años. No hay cultura financiera en este sentido, mientras que en otros países hay mucha más cultura en lo que a bonos se refiere y cualquier particular está acostumbrado a tener un bono en su cartera. De ahí que se emitan con nominales altos para los institucionales y pequeños para los minoristas porque así les permite diversificar la cartera", explica Antón.

La misma que recuerda que "el bono es un préstamo que le otorgas a un gobierno o una empresa que te permite elegir a quién tú le prestas", recuerda Antón y pone un ejemplo fácil para entenderlo. "Es como si tienes dos amigos: uno que difícilmente llega a final de mes y es un manirroto y otro que es funcionario. ¿A quién le prestarías antes? Pues un bono cotizaría a precios más altos en función del riesgo a asumir. La inversión en bonos te permite tener una rentabilidad que va en función del riesgo del emisor que eligas, puede ocurrir que el bono fluctúe de precio y que quieras deshacer la posición; pero la visión a medio/largo plazo siempre es mejor y sabiendo que al vencimiento te devolverán el precio invertido... salvo que haya 'default".


¿Por qué ese amplio abanico de 2.500 tipos de bonos? "Tenemos soberanos, gubernativos, con diversidad geográfica... intentamos meter en la cesta todos aquellos que son líquidos y que sean fáciles de entender", describe Zarza. "Así es, pero hay que recordar que a nivel global hay más de 150.000 millones de emisiones y nosotros lo que hacemos es flitrar los que entendemos que mejor se adaptan al inversor particiar, lo hacemos con estructuras simples y no tenemos ni bonos perpetuos, ni preferentes, ni convertibles. Lo más sencillo posible para que un inversor particular con los conocimientos simples pueda hacerlo. Son bonos cotizados en mercados electrónicos, que es lo mismo que comprar o vender acciones y siempre hay un libro de órdenes", añade.

Mientras tanto Sofía Antón reclama más información de la renta fija en los medios de comunicación. "Apenas hay información y sí mucho desconocimiento. Los precios que se ven en nuestra plataforma son los mismos que en el mercado mayorista, el cliente está viendo en todo momento el precio del bono con una completa información que incluye folleto, el 'semáforo' de la CNMV, curva de tipos... El cliente solo tiene que saber el plazo y el riesgo a asumir. Es extremadamente sencillo y un minorista tiene que tener claro que de mantener el bono a vencimiento en un sustituto excelente del depósito".

Todo ello abarcando doce mercados, garantizando la mejor ejecución y "teniendo en cuenta que poco a poco los bonos van a cobrar un mayor protagonismo como pasó con las acciones. De los mercados de corros de bolsa a internet transcurrieron 100 años y en los bonos se va a producir un efecto parecido pero en bastante menos tiempo porque a nivel regulatorio europeo se está apostando por la renta fija y buscando mayores protecciones para los inversores", apunta Zarza.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email