X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

CLOS TERRÉS

Begoña Rodrigo va a comerse Valencia

El 6 de octubre arranca Nómada, el restaurante de cocina global que será el buque insignia del macroproyecto gastronómico en Bonaire. Listas de espera en La Salita y la barraca-hotel-huerto en Alboraya a punto de materializarse. ¿Tiene fin esta mujer?

Por | 02/09/2016 | 4 min, 32 seg

Seamos sinceros, hubo muchas dudas con Nómada (¿En Bonaire? ¿30.000 metros cuadrados y 25 millones de euros en un proyecto gastronómico? ¿En Valencia?); sonaba todo como lejano y exótico, y generó en el sector un sinfín de cejas arqueadas: pero ya está aquí. Nómada arranca el 6 de octubre, y si algo nos ha demostrado la Rodrigo, es que tiene los pies en el suelo. Así que es momento de preguntas. Y de respuestas.

¿Donde está Begoña Rodrigo? ¿En qué punto está tu vida, tu gastronomía y tus proyectos?

Aquí ..¿no me ves? Por mucho que algunos quieran hacerme invisible, aquí he estado siempre; aquí estoy y aquí estaré, hormiguita, trabajando, libre.

El 6 de Octubre aterriza el proyecto gastronómico en Bonaire, cuyo buque insignia será nuestro Nómada, esto ha hecho ralentizar un poco el proyecto barraca-huerto-casa, con el que me pondré a muerte en cuanto Nómada arranque .

Y por último y más importante está La Salita, nuestra Salita, que está en un momento precioso, recuerdo no hace muchos años cuando Jorne y yo pasamos juntos los veranos aquí para atender a los pocos comensales que se dejaban caer por nuestra casa y dábamos vacaciones a todo el personal, abríamos “para cubrir gastos”, este Julio ha sido el mejor mes hasta hoy de 2016 y Agosto le pisa los talones, así que, a pesar de no haber pisado la playa estamos felices por haber conseguido, tras 11 años de trabajo constante, que La Salita sea lo que es, una casa de felicidad con un equipo increíble.

Háblanos de esta locura llamada Nómada...

Nómada es libertad. Como bien dice un buen amigo: el que olvida sus orígenes pierde su identidad, así que vamos a recuperar mis inicios en la cocina mejorados por la experiencia y el descaro que me han dado los años .

Nómada te hará disfrutar de una nueva forma de comer. Te haremos perder el rumbo respecto a todo lo que hayas probado antes, en un viaje hacia la libertad en la cocina. Solo encontrarás una frontera en nuestro recorrido, la temporalidad de los alimentos que se sentarán a tu mesa, llegados directamente de nuestro entorno más cercano para contribuir a una forma de cocinar más verde, saludable y sostenible.

Y como buen nómada, no sólo probarás nuestros platos, sino que serás parte de la travesía. Tú pones los límites de la experiencia. ¿Te atreves a jugar con fuego o con hielo? ¿estás dispuesto a mirar la cocina con otros ojos y diseñar tu propio plato?

Y otra cuestión importante: ¿Por qué no ir a un centro comercial y comer algo digno? Yo me confieso poco consumidora de centros comerciales (soy más de comprar por internet) pero desde que nació Mik a veces me dejo caer para ir al parque de bolas y echo de menos el poder comer y beber algo que me apetezca. Pero no solo eso, espero que Nómada despierte el interés suficiente como para coger el coche a propósito y plantarte allí a comer... Tú lo harás, ¿no?

Espero divertirme con Nómada como un cochino en un charco de barro, he conseguido crear un equipo que me hace tener la ilusión a mil, además de algunos agentes externos que en lugar de amilanarme no hacen más que poner más fuego en mi hoguera ... ¡más madera!!

Para muchos, formas parte de la “Valencia que interesa”. Es posible que no tengamos gobierno y que el mundo se caiga a pedazos, pero en Valencia hay un grupo de personas (no solo en lo gastronómico: diseñadores, arquitectos, periodistas, divulgadores, gente de la cultura...) por las que merece la pena seguir teniendo ilusión... No es un espejismo, ¿no?

Mira, cuando vine a vivir a Valencia (yo no me quería quedar aquí, quería viajar más) descubrí que era una ciudad cojonuda para hacerte una vida. Te ofrece la posibilidad, por clima, infraestructura y precio de desarrollar cualquier locura que pase por tu cabeza (siempre que la trabajes con tesón y sepas como torear las adversidades) pero sobre todo si eres capaz de defender lo que crees sin mirar lo que hace el de al lado.

Valencia tiene un grupo (grupazo) de gente interesante, con ideas e iniciativa que afortunadamente cada vez tienen más visibilidad. La crisis que nos ha azotado estos últimos años en lugar de apagar, lo que ha hecho es despertar el ingenio. La clave de esta ciudad está en creer en ellos.

Personas (como diría mi abuelo) “viajás” que han visto, pueden cotejar y comparar pero para mí y por encima de todo, son personas que practican su libertad, la defienden y la toman como forma de vida y desarrollo de su trabajo .

No, no es un espejismo, Valencia está llena de talento.

Comenta este artículo en
next