Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

compromís pide disculpas a la artista pero mantiene que la ropa no fue adecuada

Bonrepòs i Mirambell zanja la polémica del 'pole dance': no retirará la subvención a los comerciantes

16/10/2020 - 

VALÈNCIA. La polémica del pole dance en Bonrepòs i Mirambell ha quedado definitivamente zanjada este viernes con la reunión mantenida entre el Ayuntamiento y la Asociación de Comerciantes y Empresarios de la localidad. Finalmente, el gobierno liderado por el Partido Socialista sí que ingresará la factura de la gala a los organizadores del evento, al considerar que ese dinero es absolutamente esencial para la supervivencia de la modesta agrupación comercial: alrededor de 600 euros que se destinarían a pagar a los técnicos que se encargaron de la retransmisión del vídeo a través de las redes sociales. 

En este mismo sentido, el consistorio también apoya la decisión en que la artista no cobró nada por la actuación, ya que la hizo para promocionar su propio negocio y aspirar a que los vecinos contratasen clases con ella. Además, el gobierno ha resuelto que la performance no incurrió en ninguna contradicción con las normas de la Red de Municipios Protegidos contra la Violencia de Género, puesto que la asociación no anunció en ningún momento que abriría la gala con este baile. Así, se ha llegado a la conclusión de que el cuerpo de la artista jamás fue utilizado como reclamo publicitario para atraer más espectadores a la gala. Además, también alegan que durante el evento no se intentó vender ningún producto, simplemente se sortearon algunos vales y se promocionó la compra en el comercio local. 

"Si hubieran utilizado la imagen y el cuerpo de la mujer para atraer más visualizaciones al canal de Youtube sí que podría haber sido un problema, pero no ha sido el caso", explica la alcaldesa y concejala de Igualdad, Raquel Ramiro. "El evento se realizó a puerta cerrada y no hubo ningún tipo de publicidad específica para la actuación. La bailarina se promocionó a sí misma y pensamos que la cosa debe quedar ahí", concluye. "No vamos a criminalizar a una persona que lo único que ha hecho ha sido publicitar unas clases".   

Aun así, la primera edil ha preferido cubrirse las espaldas de cara a futuras situaciones comprometidas, y ha anunciado que pedirá los guiones de las galas y de los eventos a todas las asociaciones que perciben dinero público: "No es para censurar a nadie porque vivimos en una democracia. No les vamos a decir qué pueden hacer y qué no, pero sí que queremos hacernos una idea", explica. 

Además, el gobierno también adoptará la petición que emitió Compromís para reforzar las normas de la Red de Municipios Protegidos contra la Violencia de Género de cara a los presupuestos 2021. Así, se especificará claramente en el apartado de subvenciones que las asociaciones deben cumplir estas directrices para poder optar a ayudas públicas: "Si no se había hecho antes es porque somos un pueblo pequeño, nos conocemos todos y nadie espera que se hagan actos que denigren a la mujer", matiza Ramiro. 

Compromís mantiene que la ropa no fue adecuada

La agrupación Compromís, por su parte, ha emitido un comunicado en el que matiza las declaraciones que hizo a Valencia Plaza tras conocer el caso: "Lo que nos pareció repugnante fue la cosificación del cuerpo de la mujer, no la actuación en sí misma ni mucho menos la artista", aclara su portavoz, Rosella Antolí. "Reconocemos el gran esfuerzo que conlleva el pole dance, una disciplina deportiva como otra cualquiera", aluden. 

Sin embargo, inciden en que la vestimenta no fue la más adecuada: "En cualquier vídeo de pole dance se puede ver que la ropa que utilizan es más parecida a la de circo o a la de cualquier otro espectáculo como las telas aéreas. En cambio, en Bonrepòs i Mirambell la hipersexualización es evidente y una prueba de eso es que el evento no se programaría en otros contextos como un fin de curso en la escuela o una graduación de instituto, donde sí que tendría cabida un espectáculo de pole dance con ropa deportiva". Y añaden: "En ningún momento hemos querido decirle a la artista cómo vestir. Lo que no nos parece bien es que en pleno siglo XXI se siga asociando el cuerpo sexualizado de la mujer al consumo. Va siendo hora de dejar de relacionar esos dos conceptos". 

Con la deportista, se disculpan en caso de haberla ofendido y le desean buena suerte en sus futuros proyectos profesionales. En cuanto a la subvención de los comerciantes, recalcan que tan solo se pidió la no aceptación de la factura de la gala, no la suspensión de la ayuda completa: "Muchas veces presentan facturas para justificar la subvención y se les rechaza por defectos de forma o por no cumplir con los requisitos, no es un hecho tan extraño", explican. Y además reiteran su firme compromiso con el comercio local, que se materializó en diversas aportaciones durante la anterior legislatura: "Cuando estábamos en la alcaldía nos desvivimos por ellos y conseguimos cosas que eran inimaginables", remarca Antolí. 

La artista acepta que el vestuario no fue acertado

Ante el revuelo causado por su actuación, Claudia Poveda reconoce que "no está pasando por el mejor momento", y que la atención que ha recibido su historia le está afectando mucho anímicamente: "Cuando acepté hacer esto yo ya sabía que habría gente que se escandalizaría. A lo mejor gente mayor o quienes todavía ven esto como una insinuación sexual y no como un deporte. Sin embargo, nunca esperé que tuviera esta repercusión ni mucho menos algunas de las reacciones que he recibido", alude, en referencia a las declaraciones de Compromís. 

Sobre la polémica de la vestimenta, reconoce que podría haber optado por un conjunto más deportivo. Sin embargo, no se retracta: "Es verdad que me podría haber puesto unos shorts o lo que sea, pero era una gala y quería verme bonita. No creo que tenga la mayor relevancia", zanja al respecto. Además, reitera que el pole dance no se puede hacer con mucha ropa porque la adherencia de la piel a la barra es esencial. "Todas las disciplinas deportivas tienen su código de vestimenta. No sé por qué el nuestro tiene que cuestionarse tanto". 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email