X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

elecciones 28A - debate electoral

Cantó sobresale entre el 'catenaccio' de Puig y las propuestas de Oltra y Bonig

Foto: Jorge Gil/EP
12/04/2019 - 

VALÈNCIA. Después de la simbólica pega de carteles que realizaron este jueves todos los partidos políticos para dar inicio a la campaña, este viernes ha tenido lugar el primer debate electoral organizado por la Cadena Ser en la Universitat de la Nau entre los cinco candidatos a la Generalitat Valenciana de los partidos con representación en Les Corts: PSPV, PPCV, Compromís, Ciudadanos y Unides Podem-EUPV.

Un formato dividido en cinco bloques en los que los aspirantes a alcanzar el Palau de la Generalitat han ahondado en sus propuestas para la próxima legislatura; han hecho balance de lo que ha supuesto estos cuatro años de mandato de socialistas y valencianistas; han expresado cómo sería su relación con el Gobierno central si alcanzan el Consell; y qué pactos y alianzas postelectorales se pueden esperar de cada uno de ellos si tienen opciones de sumar una mayoría que les lleve a gobernar. 

Sin duda, el candidato de Ciudadanos, Toni Cantó, ha sobresalido en un debate en el que la aspirante de Compromís a la Presidencia de la Generalitat, Mónica Oltra, y la líder del PPCV, Isabel Bonig, han mostrado un tono propositivo. La primera, con mayores dosis de garra y la segunda, con un tamiz más calmado en un claro deseo de mostrar su perfil más presidencialista.

Por su parte, el candidato socialista y actual jefe del Consell, Ximo Puig, ha empleado el ‘catenaccio’ –sistema futbolístico ultradefensivo- aprovechando la renta que le dan los sondeos. Así, el también líder del PSPV ha jugado a no cometer errores y solo ha elevado el tono en la recta final para contraponer la continuidad de un gobierno liderado por él frente a un ejecutivo de "extrema derecha" que podrían conformar PP, Cs y Vox. En cuanto al aspirante de Unides Podem-EUPV, Rubén Martínez Dalmau, ha tratado de lanzar críticas tanto a sus socios del Botànic como a las formaciones de oposición en un tono sereno –quizá demasiado- y abusando de la lectura. En la parte final, no ha logrado su objetivo de que Puig se mojara acerca de pactos postelectorales estatales.

De esta manera, Cantó se ha destacado en su principal especialidad: los ataques al Consell del Botànic. Con un tono más moderado de lo habitual aunque igual de incisivo, el candidato de Ciudadanos ha profundizado en todas las tareas pendientes que han quedado en esta legislatura como la eliminación de barracones, además de insistir en sus reivindicaciones respecto a la libertad educativa, poner el acento en los 'chiringuitos' del Consell, prometer el fin de las listas de espera y, además, lanzar un recado a la competencia en la derecha: "No era muy difícil hacerlo mejor que el PP". 

Bonig, por su parte, ha incidido en las tres revoluciones que propone su partido: fiscal, económica y social; y ha protagonizado un interesante duelo de datos en la primera parte del debate con Puig, quien sí ha entrado a batallar con la líder popular, que ha insistido en varias ocasiones en compromisos como la "bajada masiva de impuestos", "el fin de las listas de espera en sanidad a través de la colaboración público-privada" y también "la libertad educativa".

Oltra se ha convertido en buena parte de la cita en la principal defensora de las políticas del Botànic mientras Puig eludía bajar a la arena, si bien en la segunda mitad se ha desmarcado del PSPV explicando sus exigencias si la coalición valencianista es necesaria para que se conforme un gobierno progresista en España -un calendario para reformar el sistema de financiación y suspender de manera inmediata los intereses generados del FLA en la Comunitat-. En esta línea, le ha recordado a Puig que con los socialistas en Moncloa tampoco se ha resuelto el principal problema de los valencianos. "Lo que valía con (Cristóbal) Montoro, valía con (María Jesús) Montero", ha asestado.

Del mismo modo, en el espacio dedicado a los acuerdos que se produzcan el día después del 28 de abril, Oltra ha afeado a Ximo Puig y al candidato de Podem a la Presidencia de la Generalitat, Rubén Martínez Dalmau, que no se hayan pronunciado sobre la posibilidad de reeditar el gobierno actual. Mientras ella ha asegurado que el motor del cambio en 2015 fue el pacto entre Compromís, PSPV y Podem, el líder de los socialistas se ha centrado en "mendigar", según ella, al partido naranja que no pacte con la ultraderecha y que no ponga líneas rojas a un pacto progresista. "No he escuchado con quiénes van a pactar tanto Podemos como el PSPV, sólo he escuchado al candidato socialista casi mendigarle a Ciudadanos que no ponga las líneas rojas donde la está poniendo", ha espetado Oltra, mientras Puig ha insistido en agitar el miedo a la "extrema derecha" y ha concedido al final su intención de repetir una alianza progresista al pedir el voto para su partido o, en su defecto, para otra fuerza del Botànic.

Por su parte, el aspirante morado, aunque ha dedicado buena parte de sus intervenciones a criticar la falta de valentía del PSPV a llevar a cabo algunas iniciativas en esta legislatura por el rechazo que generaban entre los empresarios, tan solo ha mencionado a los socialistas para formar gobierno. "Le pregunto al señor Puig si está dispuesto el Partido Socialista a gobernar con Podemos en el marco estatal, así como en la Comunidad Valenciana, porque solo un gobierno de estas características seguirá mejorando la vida de la gente", ha subrayado.

En el bloque de derechas, Cantó se ha mantenido firme en su intención de no pactar con el "PSC valenciano", ni con los "nacionalistas de Compromís" o los "populistas de Podemos". Se ha mostrado partidario, no obstante, de reeditar un pacto a la andaluza. Bonig, en este apartado, ha afirmado su intención de pactar con fuerzas constitucionalistas, donde se ha encontrado la réplica de Puig que le ha recordado -sin citarlos- que Vox es una fuerza que quiere acabar con el Estado de las autonomías.

El debate bloque a bloque

1. BALANCE LEGISLATURA

Puig ha abierto este bloque girando en torno a una idea sencilla de la que viene haciendo un mantra: "La Comunitat Valenciana está mejor que hace cuatro años", para retirar que a su llegada al poder tras la larga etapa del PP la Generalitat se encontraba en un "colapso económico, social y reputacional".

Martínez Dalmau ha considerado que la próxima legislatura es el "ciclo a completar para el cambio en la Comunitat y en España". En esa línea, ha lanzado un dardo a los socialistas para recordarle que "flirtearon" con Ciudadanos y ha presentado a Podem como "motor del cambio". En su segunda intervención ha criticado la "falta de valentía" de los socialistas para conseguir una mejor financiación, para cambiar el estatuto de expresidentes o para erradicar la pobreza en la Comunitat.

Por su parte, Cantó ha entrado en escena restando mérito al Botànic: "Era muy fácil hacerlo mejor que el PP", y atacando por tierra, mar y aire la Gobierno valenciano: "La deuda ha crecido, siguen habiendo barracones, tenemos un conseller de Economía que dice que el capitalismo mata o a un director de Comercio que le dice Go home a un inversor", ha afirmado. En su siguiente turno, el candidato de Ciudadanos ha lanzado artillería pesada y ha comparado a Puig con Rajoy, acusándole de ser "blando con los corruptos", señalando que ha permitido a Jorge Rodríguez liderar la lista de Ontinyent pese a estar imputado. Además, le afeado que le diera el poder a Compromís en Educación y en À Punt y la economía a anticapitalistas. Finalmente ha repartido a diestro y siniestro: "Espero que no haya tirado sus camisetas señora Oltra, porque siguen estando de moda dado que los problemas siguen estando ahí", ha apuntado, para calificar a Bonig como "heredera" de los "pufos" de Camps.


En cuanto a Oltra, ha arrancado el debate subrayando que Compromís ha hecho en el gobierno lo que pedía cuando estaba en la oposición. "La gente ya no tiene que elegir entre llenar la nevera o terminar el mes", ha asegurado, para insistir en su idea de "mejorar la vida de las personas", algo que a su juicio han conseguido partiendo de la "situación desastrosa que dejó el PP". La líder de Compromís ha replicado a Cantó que "nunca se ha quitado las camisetas" porque siguen "peleando por mejorar la vida de la gente", y ha recordado la gratuidad de los libros de texto escolares y la inclusión del doble de personas en el sistema de dependencia.

Bonig ha lamentado el "excesivo triunfalismo" del Botànic y ha definido la gestión de Puig en cuatro palabras: "Prometió y no hizo". "Prometió 124 colegios y no ha hecho ninguno, esperamos 115 días para ser atendidos por el médico y hay 66.848 valencianos en lista de espera; prometió invertir en infraestructuras y no lo ha hecho y garantizó buena gestión y ahora tenemos chiringuitos que nos cuestan 128 millones de euros más", ha argumentado. Unas cifras que el candidato socialista ha conjurado en la réplica: "Debería ser más prudente, porque el único gobierno regional de Europa sancionado por falsificar cifras fue el del PP", ha afirmado, para añadir que si el Consell no ha podido invertir tanto como hubiera deseado es porque ha tenido que hacer frente "a los pufos" que dejó el anterior ejecutivo popular.

2. PROPUESTAS

La candidata del PP ha puesto sobre la mesa tres revoluciones: fiscal, social y económica con la bajada masiva de impuestos, terminar con las listas de espera sanitarias vía colaboración público-privada y el apoyo a la agricultura.

Puig, por su parte, ha tejido un discurso continuista basado en el descenso de 10 puntos de paro y ha dirigido sus objetivos a consolidar los derechos sociales, evitar la privatización y mejorar la eficiencia. Además, ha acusado a Bonig de lanzar 'fake news' y le ha recordado que carece de "credibilidad" porque ya estuvo en el gobierno del PP.

Martínez Dalmau ha apostado por una empresa pública de energía para bajar la tarifa de la luz, una tasa de sostenibilidad turística y promover la vivienda pública además de "pinchar la burbuja del alquiler". También ha recordado su propuesta de limitar a dos mandatos todos los cargos de representación política.

El aspirante de Ciudadanos ha propuesto bajar el impuesto de patrimonio y eliminar el de sucesiones, se ha comprometido a acabar con los barracones, eliminar las listas de espera, ayudas a los cítricos y construir vivienda pública de alquiler. Además, ha insistido en uno de los ejes de su campaña: "Despedir al señor Marzà es una emergencia educativa", ha asegurado.

Por su parte, Oltra ha incidido en una de sus propuestas estrella de la campaña: la gratuidad de los comedores escolares en infantil y primaria, además de gastar parte de su intervención en criticar a Cantó por haber votado a favor del tratado de Sudáfrica que perjudica a la naranja valenciana.

3. RELACIÓN CON GOBIERNO CENTRAL

La candidata de Compromís ha abierto fuego recordando que ni PP ni PSOE han reformado el modelo de financiación, resumiendo su postura en una sola frase: "Lo que vale para Montoro, vale para Montero", en referencia a los dos últimos ministros de Hacienda. En su segunda intervención ha puesto sus condiciones para un pacto en el Gobierno de España: compromiso de un calendario de financiación como punto primero y suspender de manera inmediata el pago de intereses del FLA.

Bonig ha centrado su intervención en afirmar que si gobierna la Generalitat será "leal" con España aunque exigirá una "financiación justa" y ha criticado que el Gobierno no emitiera un decreto ley para condonar la deuda de La Marina València. Una sentencia criticada por Puig, quien ha afeado a PP, Cs e independentistas que se "cargaran" los presupuestos de Sánchez por los que la Comunitat "ha perdido 1.400 millones". En ese momento, el candidato socialista ha lamentado que Bonig hable de la reforma del sistema de financiación cuando su hipotética alianza con "la ultraderecha" va dirigida a "recentralizar España".

Cantó, por su parte se ha sumado la exigir el cambio de financiación y ha vuelto a señalar a Puig que le recuerda a Rajoy por mentar a la ultraderecha. "Cuando uno no puede ilusionar, apela al miedo para movilizar el voto", ha sentenciado.

4. PACTOS

En este punto, Cantó ha descartado pactos  "con separatistas y con el PSC valenciano" y ha deseado un "pacto a la andaluza" liderado por su formación, mientras Dalmau ha apostado por un acuerdo estatal entre PSOE y Podemos que se trasladara al marco valenciano.

Oltra, por su lado, ha señalado que cualquier acuerdo que no sea el Botànic es "ir hacia atrás" y ha alertado de que un pacto del bloque de derechas es "enemigo de la democracia".

Bonig ha contraatacado asegurando que la formación popular no pactará "con enemigos de la Constitución o del Estatut", algo que le ha afeado Puig al señalar que el PP quiere pactar "con un partido que quiere cargarse el sistema autonómico", si bien no ha concretado cuál sería su preferencia. Una circunstancia que ha hecho saltar a Oltra, que ha lamentado que el candidato socialista "casi haya mendigado" a Ciudadanos "no poner las líneas rojas donde las ha puesto". Un dardo que ha resuelto Puig en su última intervención pidiendo el voto para el PSPV o para cualquier otra formación progresista.

Noticias relacionadas

Foto: KIKE TABERNER
‘XEITO I ESPENTA’ DESDE MADRID

Aún no lo hemos visto todo

Es sabido que la canícula veraniega recalienta las meninges a más de uno. Lo tórrido de la estación no disculpa a los políticos. Más de un ciudadano se pregunta para qué va a las urnas si luego sus representantes no se ponen de acuerdo para gobernar. Y ya no vale que estemos en tiempo de tanteo y de juegos más o menos florentinos. Aún no lo hemos visto todo

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email