X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 7 de diciembre y se habla de caso mas mut sandra gómez EMT VALENCIA Impuesto de sucesiones
GRUPO PLAZA

entrevista al consejero delegado

Carlos Buesa (Oryzon Genomics): "Es urgente aumentar la inversión en I+D porque el futuro de España depende de ello"

9/08/2019 - 

VALÈNCIA. Oyrzon Genomics (ORY) sufrió un duro castigo en bolsa hace dos semanas después de anunciar la colocación de un paquete de acciones -por un total de 20 millones de euros- entre inversores institucionales tras ofrecerles un descuento del 20%. Fue, tal  y como contó este diario, la mayor caída desde la ruptura de esta biotecnológica con el gigante suizo Roche en julio de 2017.

Pese a todo la cotizada cofundada por Carlos Buesa y Tamara Maes, que rara es la semana que no están -o alguno de su equipo- en conferencias de reconocido prestigio mundial, mantiene una destacada revalorización en bolsa en lo que va de año, concretamente de un 35,3% tomando el cierre de ayer, lo que la convierte en la decimonovena cotizada de entre el centenar de valores del Mercado Continuo que mejor comportamiento registra en 2019. Sin embargo, todavía se mantiene por debajo de los 3,39 euros a los que debutó en bolsa a mediados de diciembre de 2015

Todo ello mientras sigue trabajando con sus dos moléculas Iadademstat (ORY-1001) y Vafidemstat (ORY-2001) en múltiples fases clínicas para combatir diferentes tipos de cáncer. Pero nada mejor que nos hable de ello, y de muchas más cosas, su cofundador y consejero delegado Carlos Buesa, que atendió amablemente la llamada de Valencia Plaza.

-En primer lugar, ¿en qué situación se encuentran las investigaciones que están llevando a cabo?
-Todas nuestras investigaciones clínicas avanzan de forma positiva. En el ámbito de la oncología, con Iadademstat (ORY-1001) hemos continuado reclutando muy activamente pacientes en los estudios clínicos en curso durante este segundo trimestre del año, tanto en leucemia como en cáncer de pulmón de células pequeñas (SCLC). En leucemia con el estudio Alice de fase II, evaluamos la seguridad y la eficacia clínica de Iadademstat en combinación con el agente hipometilante azacitidina en pacientes ancianos con leucemia mieloide aguda de primera línea que no son elegibles para la terapia convencional. Los datos preliminares de este estudio han mostrado que la combinación resulta ser bien tolerada, y produce respuestas clínicas rápidas (tiempo medio de respuesta de 1,5 meses), así como signos prometedores de actividad clínica. 

-¿Qué respuesta están teniendo con los primeros pacientes?
-Con los primeros pacientes hemos tenido unos índices de respuesta de respuestas clínicas del 80% que son, de entrada, muy espectaculares, esperamos a ver si al incluir a más pacientes en estos meses estos niveles se mantienen, la compañía espera presentar datos adicionales en ASH, el Congreso norteamericano de hematología en diciembre En cáncer de pulmón presentaremos los primeros datos de nuestro estudio de Fase II, Clepsidra, en septiembre y octubre en dos conferencias internacionales que tienen lugar en España, en Barcelona. En este ensayo estamos seleccionando un determinado subconjunto de pacientes con ciertos biomarcadores, lo que una propuesta muy innovadora. 

-¿Qué esperan de todo ello?
-Esperamos que esta sucesión de datos clínicos permitan visualizar la potencia de nuestro inhibidor de LSD1, iadademstat, en la terapia personalizada en ciertos tumores. En el ámbito de enfermedad neurológica, el desarrollo clínico de Vafidemstat (ORY-2001) también ha continuado con el avance de los ensayos clínicos en fase IIa en curso: Sateen, en esclerosis múltiple (EM), Etheral, en enfermedad de Alzheimer leve y moderada, y Reimagine y Reimagine-AD, que evalúa el efecto de Vafidemstat para tratar la agresividad en pacientes en tres enfermedades psiquiátricas: trastorno límite de la personalidad (TLP), trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH) y trastorno del espectro autista (TEA), respectivamente. Tras los datos positivos que hemos presentado en TDAH y TLP, presentaremos datos nuevos de seguridad y eficacia en autismo en septiembre, datos globales psiquiátricos en octubre y datos de eficacia en agresividad en alzheimer en diciembre en diferentes conferencias médicas internacionales.


-¿A qué achaca que el mercado les sacudiera con tanta virulencia cuando anunciaron la reciente ampliación de capital tan necesaria para obtener recursos y seguir con sus investigaciones?
-El aumento de capital de 20 millones de euros era necesario para continuar financiando la investigación y el desarrollo de nuestros programas clínicos. El hecho de haber culminado con éxito esta ampliación de capital confirma la apuesta y el respaldo de inversores internacionales por Oryzon y por nuestro proyecto. El comportamiento que tuvo la acción tras el anuncio de la ampliación no se corresponde con la confianza que han depositado en la compañía los inversores internacionales especializados y cualificados. 

-¿Tal vez se debió a la prima de descuento?
-Es una práctica habitual en el mercado internacional que ante compañías que tienen mucho potencial de crecimiento pero todavía no ingresos recurrentes los inversores internacionales pidan descuentos que son, obviamente, muy diferentes de los que puede necesitar una utility-company del Ibex 35 o un gran banco cuando hacen una emisión sindicada internacional de bonos por ejemplo. La reacción del mercado local podría decirse que ha sido quizás un poco excesiva en este sentido al menos comparada con las que se ven en otras plazas internacionales en operaciones similares. De todas formas, estamos convencidos de que el mercado reconocerá pronto la creación de valor que están produciendo nuestros fármacos experimentales.

-¿Han retomado las conversaciones con el gigante suizo Roche tras la ruptura en julio de 2017?
-Debido al modelo de negocio Oryzon, que se basa en encontrar alianzas que nos ayuden a compartir el riesgo financiero y clínico y que proporcionen ingresos upfront, la compañía está en un dialogo abierto permanente en torno a sus tres moléculas con el resto de la industria. En este sentido, los datos que ya estamos mostrando, y los que esperamos mostrar pronto, con la molécula Iadademstat en cáncer nos hacen ser optimistas que encontraremos interés por parte de las grandes farmacéuticas.

-Presentaron beneficios en el primer semestre de 2018, pero pérdidas entre enero y junio de 2019, ¿que pasó?
-El resultado negativo de 1,8 millones de euros del primer semestre de este año es acorde a la fase en que se halla el modelo de negocio de Oryzon. El resultado positivo de 0,6 millones que presentamos en junio de 2018 se debió a la incorporación ingresos no recurrentes de 2,5 millones correspondientes a monetización de deducciones fiscales por I+D de los ejercicios fiscales 2013 a 2016, frente a los 0,8 millones reconocidos en los primeros seis meses del año 2019.


-¿Lograrán enderezar el rumbo en cuanto a resultados de aquí a final de año?
-La compañía no hace previsiones públicas de resultados futuros. Dicho esto, el resultado obtenido este trimestre es acorde al modelo de negocio de Oryzon.

-Pese a todo presentan una destacada revalorización en bolsa, ¿cómo lo explica?
-Oryzon es una biotecnológica con dos moléculas, Iadademstat (ORY-1001) y Vafidemstat (ORY-2001) en múltiples fases clínicas. Para acometer estos ensayos, las necesidades de inversión en I+D son muy intensivas en capital. Si a esto le añadimos que en la actualidad no disponemos de ningún acuerdo de licencia que nos genere ingresos recurrentes o royalties da como resultado una compañía con un riesgo financiero y tecnológico elevado. Esto produce siempre una dialéctica entre el valor potencial de las moléculas una vez descontado el riesgo tecnológico y financiero y la percepción diaria de los inversores en el mercado. Dicho esto, creemos que el rally que ha tenido Oryzon viene en parte por un hecho incontestable: que la compañía ha estado presentando datos clínicos positivos para ambos fármacos en conferencias médicas internacionales de prestigio y esperamos seguir haciendo en el futuro. Es importante también señalar que todos los analistas sin excepción sugieren un precio target significativamente más elevado que el reflejado por la cotización actual.

-Debutaron en bolsa a 3,39 euros por acción, ¿cree que superarán dicho precio al cierre de 2019?
-Ya lo hemos superado en repetidas ocasiones. De hecho, el 21 de mayo se registró el precio más alto de este año hasta el momento (4,40 euros por acción) tras anunciar la nueva financiación de 1,5 millones de dólares por parte de la Alzheimer Drug Discovery Foundation. Sin embargo, y, aunque es comprensible la atención que despierta la evolución del valor en el corto plazo, nuestro modelo de negocio se basa en la investigación en el campo de la medicina y en las fases clínicas que las moléculas superan, no depende de la volatilidad que presenta el mercado.

-¿Qué le diría a un inversor para que compre acciones de Oryzon Genomics?
-Las empresas biotecnológicas pese a tener un riesgo tecnológico, no ofrecer dividendos reinvertir sus beneficios tienen un atractivo para un segmento de los inversores, puesto que pueden aprovechar los saltos de valor que se producen cuando avanzan en sus fases de investigación y desarrollo o cuando se otorga un acuerdo de licencia con una multinacional. Oryzon es una propuesta con un muy alto potencial de creación de valor y una opción para aquellos inversores que dispongan de paciencia y les guste pensar que están contribuyendo al desarrollo de nuevas medicinas.


-¿Cuál es el perfil del inversor de ORY?
-En Oryzon tenemos más de 6.000 accionistas que forman parte de nuestra base accionarial por lo que el perfil de nuestros inversores es muy variado. Hay inversores institucionales que han estado, y algunos aún están, mucho años sin moverse de la compañía. Otros tienen horizontes más cortos y hay una parte que le gusta Oryzon porque es uno de los valores más líquidos del Ibex Small Cap y permite hacer inversiones interesantes en el corto o muy corto plazo. Nuestro objetivo para con nuestros accionistas es satisfacer sus inquietudes, tanto para grandes inversores como para los de menor tamaño.

-Por cierto, ¿qué peso tienen los inversores de la Comunitat Valenciana en el accionariado?
-No desagregamos datos ni presentamos nombres a no ser que sea por requisito legal o en algún caso especial previa autorización del inversor. Dicho esto, inversores de la Comunitat Valenciana han estado apoyando a la compañía desde 2002 cuando éramos solo una humilde spin off universitaria y les estamos agradecidos.

-Rara es la semana que usted o alguno de su equipo no participan en algún evento de peso dentro del sector en diferentes puntos del planeta, ¿qué supone para ORY dicha presencia?

-Todo esto forma parte de un plan de trabajo por dar a conocer al máximo la compañía. A veces se pierde de vista el gran número de compañías y proyectos que nacen contínuamente de los diferentes centros académicos del mundo occidental y que después crecen y siguen creciendo, demandando más capital y más atención de los inversores. Hay una competición contínua por captar, y mantener, el interés de los inversores internacionales, lo que requiere un esfuerzo planificado y perseverante por la dirección de la compañía de comunicar los avances del proyecto. En Oryzon tenemos el objetivo de mantener una presencia muy contínua en el mercado, especialmente en el americano. Además, el feedback que obtenemos de cada evento siempre es positivo, percibimos que hay interés por conocer de primera mano y con detalles los avances de la compañía.

-A primeros de octubre de 2017 cambiaron el domicilio social desde Barcelona -donde eran la principal empresa biotecnológica- a Madrid, ¿qué balance hace de dicho traslado y tienen pensado volver a Cornellá de Llobregat?
-La decisión del traslado respondió a nuestras necesidades empresariales de aquel momento, necesitábamos estar bajo el paraguas regulatorio español para el correcto desarrollo nuestros ensayos clínicos. La valoración después de casi dos años es positiva, y por el momento, no barajamos la opción de volver al anterior domicilio social.


-¿Qué planes tienen para los próximos meses?
-Como hemos comentado antes las dos moléculas de la compañía tendrán datos clínicos nuevos en los próximos meses. Con Vafidemstat tenemos previsto continuar con los ensayos clínicos que actualmente tenemos en marcha. Gracias a la ayuda de 1,5 millones de dólares para cofinanciar Etheral-US que nos concedió fundación filantrópica norteamericana Alzheimer Drug Discovery Foundation (ADDF) continuaremos avanzando en los ensayos de clínicos tanto en EE UU -donde ya estamos reclutando pacientes a buen ritmo- como en Europa. Reimagine, por su parte, es un programa de ensayo clínico 'cesta' de segunda fase para evaluar la seguridad, la tolerabilidad y la eficacia de Vafidemstat en la agresión. 

-¿Qué nos puede contar de este estudio?
-Este innovador estudio sobre un nuevo enfoque epigenético para tratar la agresión se está llevando a cabo en España en el hospital Vall d’Hebrón en Barcelona y está diseñado como un estudio de tratamiento de brazo único, en abierto, de ocho semanas de duración de tratamiento. Los datos de agresión en autismo y en alzheimer que presentaremos en septiembre y diciembre pueden incrementar aún más el enorme potencial del fármaco. 

-¿Y sobre el Iaademstat?
-En cuanto a Iaademstat, el ensayo Alice, que persigue sentar las bases para una aplicación más amplia de Iadademstat en otras leucemias, avanza de forma muy positiva. De hecho, en junio de 2019 presentamos los resultados preliminares de la Parte I de forma satisfactoria. Tanto Alice como Clepsidra van a volver a poner en el mapa a Iadademstat como una terapia prometedora en ciertos cánceres.

-Para terminar, ¿por qué momento atraviesa la investigación en España?
-Es urgente dar un golpe de timón e incrementar de forma decidida la inversión en I+D porque el futuro de nuestro país depende de ello. La investigación y desarrollo (I+D) en España se encuentra desde hace años en un nivel bajo de financiación. Los últimos datos señalan que la inversión en I+D en España alcanzó el 1,20 % del PIB en 2017, cifra muy alejada de la presentada por el conjunto de la Unión Europea que se situaba en el 2,4%. Además, hay que tener en cuenta que el esfuerzo inversor lo hacemos, en su mayoría, las empresas privadas, frente a los pocos recursos que facilita la administración pública. Se impone una agenda ambiciosa a largo plazo y pactada entre los diferentes partidos que blinde la I+D de la pugna política.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email