GRUPO PLAZA

Ciudadanos, dispuesto ahora a liderar la reforma para rebajar el listón electoral al 3%

2/09/2020 - 

VALÈNCIA. El final de la legislatura pasada dejó un sabor agridulce para algunos partidos del Botànic. La imposibilidad de sacar adelante algunas iniciativas por no contar con la mayoría requerida de Les Corts hizo que reformas como la de la Ley Electoral Valenciana (LEV) para bajar la barrera al 3% quedara bloqueada. Un debate que al inicio del actual mandato Unides Podem advirtió que tenía intención de recuperar, pero que tras un año de gestión los morados siguen sin poner encima de la mesa.

Una parálisis ante la que ahora -y paradójicamente- Ciudadanos está dispuesto a reaccionar. El síndic del partido naranja, Toni Cantó, aseguró este martes que su formación tiene la mano tendida al tripartito para llegar a un acuerdo sobre la reforma de la Ley Electoral Valenciana con la intención de rebajar el listón al 3%. Eso sí, siempre y cuando esto conlleve una corrección de la proporcionalidad en la representación que tiene actualmente cada provincia. Sin embargo, de momento, nadie de Unides Podem, PSPV, o Compromís -que lideró este debate en la anterior legislatura- se ha puesto en contacto con ellos para abrir el debate de esta modificación legislativa a pesar de que las pretensiones de los morados se conocen desde hace meses. 

Un silencio por el que el portavoz de Cs manifestó este martes que su partido no descarta tomar las riendas de esta iniciativa. A diferencia de lo que demandaban en la legislatura pasada, la modificación que plantean los naranjas ahora se podría acometer sin necesidad de reformar el Estatut d'Autonomía -a lo que lo condicionaron en el mandato anterior- haciendo pequeñas variaciones en la representación de Castellón. Esto es porque el artículo 24 del Estatut contempla que cada circunscripción debe tener al menos 20 diputados. Castellón cuenta actualmente con 24, por lo que uno de los cambios que analiza Cs se basa principalmente en restar estos cuatro escaños a esta provincia y redistribuirlos entre Valencia y Alicante, que cuentan con una mayor densidad de población. 

Ahora bien, conviene apuntar que para tramitar una proposición de ley se requiere la firma de al menos dos grupos parlamentarios, por lo que Ciudadanos necesitaría que alguno de los partidos del tripartito -el PP no es partidario de esta cambiar la ley- registrara con ellos la iniciativa para reformar la LEV. Una circunstancia por lo que parecería más viable que antes consiguieran ponerse de acuerdo los grupos del Botànic para adelantarse a esta intención y registrar una propuesta de reforma de manera conjunta. 

El bloqueo de la anterior legislatura

Conviene recordar que en la legislatura pasada, Ciudadanos, que declaró abiertamente su apoyo a esta reforma desde el inicio de la tramitación de la ley, retiró su respaldo en el último momento. Con ello, socialistas, valencianistas y morados se quedaron sin la mayoría parlamentaria requerida para llevar a cabo la modificación del texto legal vigente, ya que no sumaban los 66 diputados necesarios, sino 55. 

Después de meses de debate en la comisión parlamentaria que estudiaba la reforma de la LEV, el partido naranja puso encima de la mesa la necesidad de rebajar la barrera electoral al 3%, pero cambiando la circunscripción provincial -como está definida actualmente en la Carta Magna valenciana- por la única. Es decir, eliminar las tres demarcaciones provinciales actuales para dejar una sola de carácter autonómico. Opción que exigía una reforma del artículo 24 del Estatut y que, por tanto, resultaba irrealizable porque apenas quedaba un año para que terminara el mandato. 

Los ajustados plazos convertían en inviable la iniciativa, dado que la reforma del Estatut debería ir al Congreso de los Diputados para validarse y los antecedentes que había en esta cuestión no eran nada halagüeños: la última modificación estatutaria que fue a la Cámara Baja tardó en tramitarse más de siete años y fue aplazada hasta en 45 ocasiones. 

La aplicación del método demandado por Ciudadanos en la Comunitat Valenciana buscaba terminar con la sobrerrepresentaciones de algunas demarcaciones valencianas, como sería el caso de la provincia de Castellón. Con el 11% del peso poblacional, obtiene en cada elección 24 de los 99 diputados de Les Corts, mientras que Alicante tiene 35 y València 40 con un 38% y un 51% de población total respectivamente. En término de electores, cada diputado de Castellón resulta electo por apenas 17.300 votantes, Alicante por 35.600 y en la provincia de València por 48.600. 

 Los síndics de Compromís, Unides Podem y PSPV, Fran Ferri, Naiara Davó y Manolo Mata. Foto: KIKE TABERNER

La condición sine qua non de que se reformara el Estatut para, a cambio, apoyar la rebaja del listón al 3%, imposibilitó cualquier tipo de avance en la reforma de la ley electoral. Sin embargo, ahora el partido de Toni Cantó no solo está dispuesto a apoyar esta rebaja de la barrera electoral sin modificar la Carta Magna -ya que se podrían realizar pequeñas correcciones sin necesidad de abrir ese melón-, sino que incluso estaría dispuesto a liderar la iniciativa. 

Con todo, cabe recordar que este debate nunca llegó a  entusiasmar especialmente al PSPV, pero sí a Podem, cuyos pronósticos electorales para los comicios autonómicos no eran nada halagüeños. Vaticinios que más tarde se cumplieron: el partido que ahora lidera Pilar Lima sufrió una debacle electoral en la autonomía respecto a los comicios de 2015 que le hizo perder 5 escaños (pasaron de tener 13 diputados en solitario a 8 con Esquerra Unida). Con estos mimbres, el debate recurrente sobre la reforma podría volverse a iniciar en las próximas semanas. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email