Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

Las restricciones aplazan la activación del turismo: la apertura de hoteles cayó más de un 60 % en junio

Foto: EDUARDO MANZANA
26/07/2020 - 

VALÈNCIA. Las últimas restricciones de movilidad y la lenta reacción de los viajeros en los primeros compases de la ‘nueva normalidad’ lastraron con creces la actividad turística de la Comunitat Valenciana en junio. Pese a la salida de una parálisis casi total, el sector acusó una caída de las aperturas hoteleras del 61,3 % respecto al mismo mes de 2019, además de una ocupación inferior al 20 % de la oferta y poco más de 166.600 pernoctaciones por las casi tres millones que se contaron el año pasado. Todo ello confiere todavía a junio la calidad de mes excepcional, mientras que las asociaciones hoteleras emplazan como mínimo a julio para tantear cómo se produce una reactivación que ahora vuelve a ser incierta ante el aumento de los contagios.

“No existen escenarios similares. Julio podría ser un indicador de cómo se recupera poco a poco la actividad, pero aun así no podrían hacerse grandes ejercicios comparativos”, afirma Nuria Montes, secretaria general de Hosbec, ante el inédito contexto que plantea la crisis del coronavirus. De hecho, y según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) publicados esta misma semana, solo 437 de los cerca de mil establecimientos ubicados en la Comunitat dieron servicio en el mes de junio, con la provincia de Valencia a la cabeza con 191, seguida de Alicante (153) y de Castellón (93).


Es por ello que también se resienten las cifras de empleabilidad en el sector. Los alojamientos hoteleros emplearon a 1.010 personas en Alicante y Valencia y a 624 en Castellón, un dato inferior al de 2019 en un 86 % y que se sostiene en los establecimientos que han decidido ofrecer servicio. “La mayoría de empresarios intenta hacer el esfuerzo de recuperar a toda la plantilla. En la hotelería para abrir necesitas empleados, ya que hay una serie de servicios, como el mantenimiento o las recepciones, que tienen que estar operativos sí o sí”, asevera Luis Martí, presidente de la Confederación de Empresarios Turísticos de la Comunidad Valenciana (CET-CV).

En este sentido, y en relación al resto de autonomías, la Comunitat Valenciana fue la tercera que más personas empleó en el mes de junio, tras Andalucía (6.531 personas) y Cataluña (3.976) y por delante de Galicia (2.350) o Madrid (2.176), donde abrieron 55 establecimientos más que en territorio valenciano. Además, únicamente otros puntales turísticos como Barcelona, Girona y Málaga emplearon el pasado mes a más personas que las provincias Valencia y Alicante.


En cuanto a la ocupación hotelera, la Comunitat fue la sexta región con mayor porcentaje tras cubrir el 18,6 % de las plazas ofertadas, un valor superior al que registró en mayo (10 %) y que se encuentra ligeramente por debajo del registro medio a nivel estatal, que fue del 18,8 %. Sigue siendo indicativo que las dos comunidades que mejores registros obtuvieron, como son Madrid y Baleares, dejaron libres aun así tres de cada cuatro plazas en un periodo que tradicionalmente va asociado a la alta ocupación. La mejora respecto a mayo se relaciona sobre todo con la llegada de la ‘nueva normalidad’, ya que en las tres primeras semanas de junio “apenas habría abiertos una docena de establecimientos”, como confirma Montes.

“Había hoteles abiertos que daban sobre todo servicio a personas que tenían necesidades de carácter profesional o urgente”, prosigue la secretaria general de Hosbec, que como bien recuerda entonces “la movilidad entre comunidades no estaba ni siquiera permitida”. En total, la Comunitat recibió 85.222 viajeros que realizaron 166.611 pernoctaciones, una cifra todavía muy alejada de cualquier otra acontecida en un mes de junio pero que aumenta de forma considerable respecto a los 9.177 viajeros de mayo.


De nuevo, la provincia que más aportó a esta cifra fue Valencia con 39.063 visitantes, mientras que Alicante aportó 31.301 y Castellón 14.858 viajeros. La mayoría de ellos, por supuesto, eran nacionales, aunque también se registraron casos de hasta 9.812 personas residentes en el extranjero. Según el INE, este grupo estaría formado por aquellos “que no salieron del país una vez iniciado el estado de alarma y quienes viajaron a España durante el mismo en base a los criterios de viajes imprescindibles”.

Benidorm concluyó junio con una ocupación del 41 %

Los efectos de la llegada de la ‘nueva normalidad’ se aprecian en polos de atracción turística de la Comunitat como Benidorm, que registró en la última semana completa de junio, entre el lunes 22 y el domingo 28, una ocupación del 41 % en hoteles y apartamentos según datos de Hosbec. Era la primera semana en la que se levantaban todas las restricciones de movilidad, incluida la apertura de fronteras con países de la Unión Europea.


En las sucesivas semanas, la ocupación en Benidorm se redujo hasta el 38 % en el caso de los hoteles y del 32 % en apartamentos, aunque ello no refleja directamente un descenso de los viajeros. En esos días, en la primera quincena de julio, el número puede haber sido incluso mayor, ya que con el fin de las restricciones se incorporaron más establecimientos hoteleros que incrementaron de forma considerable la demanda.

Vuelta a la incertidumbre

Sin embargo, la creciente aparición de brotes y el aumento de los contagios han desencadenado reacciones que pueden afectar gravemente al sector, y que se reflejan en movimientos como la imposición de una nueva cuarentena obligatoria en Reino Unido a todo turista que regrese al país desde España. “En torno al 10 de julio se animaron las reservas, pero en los últimos días han caído en picado: tenemos más cancelaciones que reservas”, revela Luis Martí. La remontada, según explica, continúa siendo “muy difícil en julio y previsiblemente también en agosto”.

 “Ahora se puede abrir pero existe un shock en la demanda, debido al miedo a los brotes de las últimas semanas”, desvela. Es por ello que, ante una situación tan volátil, destaca que es “muy difícil hacer pronósticos” no tanto por falta de voluntad en los turistas sino por las crecientes dudas respecto a la covid-19. “Notamos que hay interés y, por tanto, en cuanto se evidencie una recuperación el sector turístico volverá con fuerza y rapidez“, concluye.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email