X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

políticos al habla / OPINIÓN

De las condenas a las distinciones

20/03/2019 - 

Esta semana pudimos leer que un informe de la Unión Europea sobre el impacto de la corrupción en la economía pone a nuestra Comunitat como ejemplo de lucha contra la corrupción y ensalza las políticas de la transparencia

Y ya parece que estas noticias no sean relevantes, porque ahora contamos con gobiernos municipal y autonómico que nos tienen acostumbrados a recibir premios y distinciones de buen hacer, y la época de opacidad, corrupción y despilfarro quedó atrás, muy lejos. 

Sin embargo, sólo han pasado cuatro años desde que empezó el cambio, una legislatura en la que hemos desarrollado un intenso trabajo con un objetivo claro: recuperar la dignidad de las instituciones y que nada de lo ocurrido pudiera volver a suceder. Y para ello el Consell no ha vacilado ni un segundo en mostrarse totalmente abierto y transparente ante la sociedad,frente a la opacidad que caracteriza al PP.

También nos hemos acostumbrado a que aquellos que lo controlaban todo en esta tierra, ahora les veamos comparecer en las Comisiones de Investigación negando las evidencias, confesiones, audios y sentencias y acudiendo a los juzgados día sí y día también. Los Cotino, Camps, Zaplana, Rus, Blasco,… y las piezas clave como Marcos Benavent, el recaudador grabadora en mano del que ahora todos reniegan, parecen personajes del pasado, sin embargo buena parte de aquellos gobiernos son ahora los principales carteles electorales del PP.

Aquella oscura etapa de opacidad, en la que el acceso a la documentación de la administración estaba vetado, estuvo plagada de denuncias y demandas por vulneración de derechos fundamentales que interpusimos desde Compromís, en la batalla por destapar los tejemanejes del gobierno corrupto que se alimentaba de una extensa red clientelar.

Las preguntas no tenían respuesta y ante las denuncias de corrupción nos despreciaban, a pesar de saber que teníamos razón. Pero no lograron pararnos ni callarnos. Seguimos denunciando los hechos que hoy invaden los tribunales. Y la justicia irá diciendo, con múltiples cargos y el propio Partido Popular ya condenado, este último como organización criminal. 

Ahora estamos en las antípodas de aquella época: la transparencia es un eje transversal del Consell del Botànic, con una Conselleria de Transparencia que gestiona Compromís y que ha puesto en marcha el Portal de Transparencia, que cuenta con casi un millón y medio de visitas. Esta web contiene la información que antes era denegada, y que ahora ni siquiera hace falta pedir pues es accesible por internet para cualquier persona.

El conseller de Transparencia, Manuel Alcaraz, junto a la vicepresidente, Mónica Oltra. Foto: VP

De hecho, somos el segundo gobierno autonómico más transparente según el ranquin de DYNTRA. También contamos con una ley de responsabilidad social que exige a las empresas que contraten con la administración cumplir con la transparencia y el respeto por los derechos laborales de sus empleados, incluida la subrogación.

De igual modo, las cuentas de la Generalitat ahora son abiertas, publicándose todos los movimientos, y los grupos de interés o lobbies se relacionan con la administración mediante un registro obligatorio y un código de conducta. Asimismo, contamos con un sistema de alertas de posibles malas prácticas y riesgos de fraude bautizado como SATAN.

Hemos creado una oficina de lucha contra el fraude, puesto en marcha una ley de incompatibilidades y cierre de puertas giratorias para garantizar que las decisiones del gobierno obedezcan al interés general y una ley de publicidad institucional que prohíbe el autobombo y garantiza que la publicidad no vaya a los medios afines sino que se reparta bajo criterios objetivos. Con orgullo podemos decir que somos el ejemplo a seguir en una posible alianza para gobernar el Estado, y Compromís es quien hace la diferencia.

Esta Comunitat está irreconocible y todo ello ha sido posible en cuatro intensos años. Y para mucha gente será insuficiente, y es comprensible, pero el camino está trazado y hay que seguirlo.  Veníamos de un pozo muy oscuro y ahora vemos la luz. Esta nueva Comunitat que recibe premios y distinciones sólo tiene cuatro años de recorrido y necesita consolidarse en esta senda que recorremos dignificando nuestras instituciones

Mediante las políticas de transparencia, buen gobierno y control, hemos recuperado la democracia valenciana.  Y lo hemos hecho juntos, pues todos los cambios normativos se han llevado a cabo mediante procesos de participación social inéditos. 

Pero las elecciones están ya ahí y la gente ha de decidir si opta por volver al pasado o seguir avanzando.Algunos intentarán teñirlo todo de banderas y hablarán de la patria para tapar sus vergüenzas. Nuestra bandera es la transparencia, la honestidad y el diálogo. El amor por la tierra se demuestra en las acciones del día a día: la defensa y reconstrucción de la democracia valenciana, que otros dejaron tan maltrecha, es buena prueba de ello.

Isaura Navarro es diputada de Compromís en Les Corts

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email