Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

Marzà cede 70 millones del Pla Edificant a la Renta Valenciana de Inclusión y a ayudas a los ERTE

Foto: KIKE TABERNER
1/05/2020 - 

VALÈNCIA. El pleno del Consell aprobó este viernes un modificación presupuestaria para transferir 50 millones de euros del Plan Edificant a la Renta Valenciana de Inclusión (RVI) y otros 20 millones de ayudas a los afectados por los Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), que en la Comunitat Valenciana ya suman más de 388.552 personas. Un acuerdo alcanzado entre la Conselleria de Educación que dirige Vicent Marzà, el departamento de Igualdad y Políticas Inclusivas de Mónica Oltra y el de Economía que gestiona Rafa Climent para tratar de aliviar las consecuencias que el coronavirus ha tenido en estas áreas. 

La modificación presupuestaria implica que Edificant, el plan estrella del Ejecutivo valenciano para construir 200 colegios y reformar otros 500 en colaboración con los ayuntamientos para tratar de acabar con los barracones, se quede con una partida de 247 millones de euros, ya que en el Presupuesto de la Generalitat de 2020 la Conselleria de Educación había programado un total de 317 millones de euros para este fin.

La transferencia de crédito de este programa, justifican desde el Consell, se debe principalmente a que ahora mismo hay retrasos en las actuaciones en los colegios. "Como hay meses sin obras y sin adjudicaciones nuevas, los ritmos de ejecución no son los previstos", explican. "El dinero se reinvierte donde sí se va a poder gastar", añaden. Una situación a la que también ha afectado de alguna manera la crisis del Covid-19, ya que durante dos semanas se paralizó toda actividad no esencial -como las obras- hasta el 13 de abril, fecha que en la Comunitat se alargó al 14 porque el lunes fue festivo. 

Ahora bien, la Conselleria de Educación explica que esta transferencia de crédito no implica que se vayan a paralizar las obras que ahora mismo estén activas, ni tampoco que se paralicen las licitaciones de construcción o rehabilitación de colegios. Subrayan, además, que esta modificación presupuestaria tampoco supone que algunos ayuntamientos vayan a perder el presupuesto que se les había asignado, sino que la Conselleria va reprogramando las partidas.  

En este sentido, desde el Consell explican a Valencia Plaza que en la negociación de los presupuestos de la Generalitat del presente ejercicio ya se puso encima de la mesa la posibilidad de transferir fondos de Edificant a otros departamentos si las actuaciones en los centros escolares no llevaban el ritmo esperado con el fin de evitar que se quedaran partidas sin ejecutar. Un supuesto que se ha agravado por el estado de alarma actual. 

En el caso de la Renta Valenciana de Inclusión, los 50 millones se suman a otros 18 millones de euros más que ya aprobó el Consell la semana pasada. Los 20 millones con los que contará Economía, por su parte, se enmarcan dentro de los 30 millones anunciados también la semana pasada para conceder ayudas de 150 euros a personas trabajadoras de rentas bajas afectadas por un ERTE cuyas bases fueron publicadas este jueves en el Diari Oficial de la Generalitat Valenciana (DOGV).

Con estos mimbres, conviene apuntar que la pandemia del coronavirus ha provocado que diferentes departamentos del Consell hayan tenido que salir al rescate de los sectores más golpeados por la pandemia para tratar de minimizar el impacto en empresas, trabajadores, familias y colectivos desfavorecidos. 

La Conselleria de Hacienda que dirige Vicent Soler se ha visto obligado a reprogramar buena parte de las hoja de ruta prevista en los Presupuestos de 2020, a activar partidas que no estaban previstas en las cuentas del ejercicio o a reasignar fondos de una a otra con el objetivo de amortiguar ese impacto con ayudas, subvenciones y, en la medida de lo posible, inversiones que apoyen la salida de la crisis. 

Entre las ya impulsadas, además de las que corresponden a la compra de material sanitario, se encuentran los 57 millones de euros en ayudas a autónomos que se han visto obligados a cerrar sus negocios; los 4,8 millones para los hospitales de campaña; 3,5 millones de euros en 'vales de beca comedor' para que las familias en situación de vulnerabilidad puedan adquirir alimentos en Consum o Charter; o la adquisición de 10.000 tablets con conexión 4G por 2 millones de euros para que alumnos sin acceso a internet puedan seguir las clases desde casa. 

El jefe del Consell, Ximo Puig, confirmó la semana pasada en la diputación permanente de Les Corts que el gasto total de todas las medidas puestas en marcha por el Gobierno valenciano para luchar contra el virus o tratar de minimizar el impacto en los sectores más golpeados era ya de 341 millones. 

Unas decisiones de sobra justificadas por las circunstancias actuales, pero que además de detraer recursos de otras partidas previstas inicialmente, como el caso de Edificant, van mermando la capacidad de las arcas de la Generalitat Valenciana y comprometiendo su capacidad de gasto en todo lo que no tenga que ver con el Covid-19. Lo que obligará en los próximos meses, como ya advirtió Hacienda, a reformular las cuentas de este año. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email