X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

análisis

El creciente apego del presidente de la FED a la doctrina de Alan Greenspan

Todo está preparado para que la Reserva Federal suba este miércoles los tipos, por lo que la atención se desplazará a las palabras de Jerome Powell

26/09/2018 - 

MADRID. Es muy probable que la Reserva Federal (FED) aumente sus tipos de interés en 0,25% este miércoles llevando el rango objetivo al 2-2,25%. Para justificarlo es probable que resalte la fuerza de la economía doméstica y que desestime los recientes aumentos de aranceles de los EE UU.  Esperamos que sus pronósticos de crecimiento del PIB sigan sin cambios en 2,4% para 2019 y 1,8% a largo plazo (al alza). Su pronóstico de inflación subyacente (sin precios de la emergía y alimentos no elaborados). probablemente se mantenga en 2,1% para 2019, con un ligero aumento debido a la imposición de aranceles a las importaciones, compensado con moderación de la inflación. Además va a emitir estimaciones de tipos de interés para 2021 por primera vez, que esperamos sean del mismo nivel que para 2020.

El caso es que el aumento de tipos de interés para esta reunión ha sido ya ampliamente anticipado y la atención se va a centrar en señales de aumentos futuros, sobre todo durante la conferencia de prensa del presidente Powell.  Al respecto esperamos señales de ajuste, eco de la reciente retórica y reflejo de sólidos datos, particularmente crecimiento del PIB y aumento salarial (indicador primordial para la Reserva Federal).  Así que es probable otra subida de tipos de interés en diciembre. Además, aunque en nuestro escenario central los aumentos trimestrales de tipos de interés se detienen en junio de 2019, vemos riesgo de subidas mecánicas en 2019 e incluso 2020.

De hecho Powell se está volviendo cada vez más pragmático, estando menos influido por los miembros de la Reserva Federal, quienes tiende a ser acomodaticios.  Además el escepticismo es cada vez mayor respecto al tipo de interés 'neutral' (nivel no estimulante ni restrictivo para la actividad económica) y Powell, en su discurso de Jackson Hole este verano, ya ha subrayado la incertidumbre de medirlo.  Además las revisiones de estimación ajustada a la inflación han situado esta tasa neutral en 0,9% desde 0,1% anterior, de manera que incluso los "creyentes" tienen que ajustar los pronósticos.  Así que los miembros de la Reserva Federal ya no abogan por dejar de subir los tipos de interés cuando se alcance el territorio 'neutral' y muchos creen que es necesaria una política restrictiva, dada la fuerza de la economía, uso de la capacidad productiva y fuertes mercados financieros. Observan que el crecimiento viene apoyado por la inversión en capital fijo empresarial, con mayor optimismo respecto a una mejora de la productividad.  De todas formas otros miembros quieren esperar para ser optimistas a la reunión de diciembre, ya con datos de PIB del tercer trimestre.

En busca de 'munición'

El caso es que Powell muestra un creciente apego a la doctrina de Alan Greenspan (sorprendente, pues Greenspan presidió la Reserva Federal en la primera fase del auge de las hipotecas de alto riesgo) y puede estar inclinado, como Greenspan, a aumentar los tipos de interés para disponer de 'munición' en la próxima recesión. Otro factor a favor del ajuste monetario de la FED es que la institución otorga de momento un peso limitado al riesgo de guerra comercial. Es probable que lo mencione como parte de su lista de factores a vigilar, pero ha sostenido que se trata de ruido mientras no se traduzca en el empleo o PIB (o incluso en la encuesta manufacturera ISM).  Muchos miembros de la Reserva Federal han puesto de relieve que consideran los aranceles un farol de Trump para obtener un acuerdo comercial con China.

Por otra parte, la Reserva Federal ha dejado claro respecto a los mercados financieros que los desequilibrios siguen moderados y Powell probablemente quiera evitar perjudicar al mercado justo antes de las elecciones al Congreso y Senado este Noviembre, especialmente ante el minucioso escrutinio que Trump está haciendo de la política monetaria. En cualquier caso la Reserva Federal tiene que ir con cuidado, pues el mercado varía de su previsión de tipos de interés. Estos es especialmente significativo para 2020, cuando el mercado estima recortes de tipos de interés frente a subidas esperadas de la Reserva Federal.

Como la FED probablemente sea consciente de esto en la rueda de prensa puede enviar un mensaje acomodaticio matizado, como que la previsión de tipos de interés en 2019 permanecerá en tres aumentos hasta el 3,125% y que los cambios serán marginales en 2020.  Es previsible que indique que hay equilibrio de riesgos y que califique la actual política monetaria de 'acomodaticia'.  Esperamos que cambie de calificarla 'acomodaticia' a 'neutral' en la reunión diciembre, lo que será indicativo de una pausa en el ritmo de aumento de tipos de interés seis meses después.   Otra cuestión es si la Reserva Federal comience a espaciar las subidas de tipos en 2019, pues hasta ahora sólo los ha subido en reuniones con conferencias de prensa programadas, una vez por trimestre.

Thomas Costerg es economista de Pictet WM

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email