X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

contesta a los escritos presentados por los siete afectados

El General de Valencia reitera por escrito a los trabajadores de Eresa que no se subroga

9/03/2019 - 

VALÈNCIA. El Hospital General de València ha reiterado a los trabajadores de Eresa que no se subroga en la empresa. Así consta en el escrito enviado por el departamento a los siete empleados afectados por el desmontaje de una máquina y que se mantienen en el limbo al no ser ni incluidos en la plantilla del hospital ni despedidos de la empresa privada. Esta es la respuesta recibida a la carta presentada en el centro por los trabajadores el pasado 1 de marzo, tras un aviso de la empresa en la que señalaban que debían pasar a formar parte de la plantilla del Hospital General. En ella pedían recibir instrucciones relativas a su prestación de trabajo. Lo hacían basándose en el artículo 44 del Estatuto de los Trabajadores, instando a pasar a la administración pública con las mismas condiciones y derechos que tenían en Eresa.

Ahora, el departamento dirigido por Enrique Ortega insiste por escrito en la postura que ya mantenía. "Reiterar por esta vía que el Consorcio Hospital General Universitario de Valencia no se subroga en los derechos y obligaciones laborales y de Seguridad Social que usted pudiera mantener con Eresa", señala el escrito. "La no subrogación mencionada en el párrafo anterior se debe a que no se dan todos los elementos imprescindibles para considerar que opera la sucesión de empresas prevista en el artículo 44 del Estatuto de los Trabajadores, la correspondiente normativa comunitaria y la doctrina jurisprudencial producida a tal efecto".

Mientras, Eresa se ha mantenido firme en su postura de la existencia de sucesión de empresas a pesar de no darse una transferencia de las máquinas: "la transmisión productiva se produce con independencia de que Eresa retire o no los equipos. El CHGUV continuará gestionando y prestado la misma actividad de RM, por lo que opera la subrogación empresarial de los trabajadores. No compartimos que se utilice el argumento de los equipos como pretexto para imposibilidad que se produzca la subrogación de personal. A este respecto solicitamos el informe jurídico que usted manifiesta tener en su poder y que, según dice, justifica la imposibilidad legal de proceder a la subrogación de los trabajadores en caso de que los equipos de RM propiedad de Eresa se retiren", señalaban en un escrito remitido a la gerencia. 

Sin embargo, desde el Hospital General no solo señalaban que sin traspaso de máquinas no hay sucesión de empresas, sino que insistieron en que la empresa no facilitó la situación. "Eresa no ha contemplado en ningún momento una cesión de sus equipos al Consorcio Hospital General de Valencia", apuntaban desde la dirección. Esta condición era primordial para que el departamento entendiera que existe sucesión de empresas. Sin embargo, Eresa planteaba la postura contraria. "Nos hemos volcado hasta el último segundo, no lo hemos conseguido", señalaban la pasada semana. "Aunque desde gerencia HGUV insistían en vincular que regaláramos las máquinas, -algo fuera del contrato-, con cumplir la ley y subrogarse a la plantilla, nunca estudiaron ni soporte legal para quedarse las máquinas de Eresa (como así solicitamos formalmente), ni fórmula jurídica idónea para respetar los derechos de unos profesionales volcados en los pacientes del HGUV", insistían desde la compañía.

Mientras, el departamento público señalaba a la empresa. "Inicialmente el CHGUV solicitó precio por las máquinas y la empresa envió una oferta por un valor muy por encima de su precio de mercado. El hospital solicitó nuevamente precio y la empresa contestó que no contemplaba la venta de las máquinas. Posteriormente el hospital trató de que hubiese una cesión, puesto que los equipos están completamente amortizados y Eresa denegó la propuesta acogiéndose al contrato inicial con el Consorcio", aseguran desde la gerencia del departamento.

La argumentación de Eresa para no ceder las máquinas se basó en que no está incluido en el contrato que firmó con el departamento del Hospital General, algo que sí está en el contrato de la Generalitat, una cuestión que hace más evidente determinar que hay sucesión como así concluye en informe del Consell Jurídic Consultiu (CJC). Sin embargo, esta cuestión no consta en el del consorcio, que a pesar de tener claro inicialmente que iba a subrogar al personal finalmente decidió que no en base al dictamen del CJC y a los informes del propio servicio jurídico del hospital. 

La dirección del departamento ya señaló que iba a seguir con el proceso previsto de desmontaje progresivo de máquinas para instalar las nuevas que fueron adquiridas con la donación de Amancio Ortega. "La decisión de la dirección del Consorcio es la que informes y asesores jurídicos respaldan y que indica que no se puede realizar esa subrogación y que la acción de subrogar, sin sucesión de empresas, podría tener consecuencias jurídicas y producir un quebranto en el Consorcio", aseguraban. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email