GRUPO PLAZA

webinar organizado por la febf

José Pla (Caixa Ontinyent): "Con los tipos negativos debemos rentabilizar el servicio cobrando"

28/10/2021 - 

VALÈNCIA. 'El modelo de negocio de Caixa Ontinyent' fue el título del interesante webinar organizado ayer por la Fundación de Estudios Bursátiles y Financieros (FEBF), cuyo ponente fue José Pla, presidente de la única caja de ahorros peninsular y junto a la mallorquina Colonyà las dos que quedan en España. Conviene recordar que fue elegido al frente de la caja valenciana el pasado verano, cuya primera entrevista concedió a este diario.

Precisamente Valencia Plaza preguntó tras la presentación cómo la entidad consigue rentabilidad con la política de 'tipos cero' del Banco Central Europeo (BCE), que en el caso de la banca son tipos negativos. "Está claro que con los intereses negativos debemos rentabilizar el servicio cobrando. Una parte de los recursos los invertimos en otros activos que nos pueden generar cierta rentabilidad, por lo que hay que buscar un equilibrio en lo que es el crédito a los clientes y otros activos. No tenemos más remedio que cobrar por los servicios que ofrecemos. Solo podemos crecer con el capital porque no tenemos accionistas. Todos los bancos están cobrando y nosotros estamos en la franja baja de cobro por servicios. El cliente tiene que entenderlo", respondió.

"No hemos hecho ningún tipo de ERE ni de despido, nuestra intención es mantener la plantilla y reforzarla"

También este diario quiso conocer su opinión sobre si Caixa Ontinyent está abierta a la llegada de empleados de otras entidades ante las miles de salidas que se están dando en el sector, sin duda producto de los Expedientes de Regulación de Empleo (EREs) en curso. "Tenemos que acompasar nuestro crecimiento con los beneficios que generemos. No hemos hecho ningún tipo de ERE ni de despido, nuestra intención es mantener la plantilla y reforzarla. Evidentemente estaremos en condiciones de fichar gente cuando sigamos creciendo", añadió. Como también expandirse a otras comarcas "siempre que los resultados nos lo permitan porque somos una entidad modesta que vela por la eficiencia".

A punto de cumplir los 137 años de historia, Pla tiene claro que seguirán siendo independientes "mientras no haya una razón que nos obligue a cambiar nuestros estatutos. Yo siempre pongo el ejemplo de Mercadona y Consum, dos grandes cadenas de supermercados pero en los barrios también hay otras tiendas que ganan dinero como ellas. Somos ese pequeño supermercado de barrio, que con ese trato más personalizado generamos ese beneficio. Si la rentabilidad nos cayese, entonces tendríamos que buscar alternativas". 


Una rentabilidad que actualmente tiene en la inflación a un obstáculo para sortear. "Algunos bancos centrales están subiendo tipos y si los intereses se incrementan tendremos que acompasarlo. La tendencia apunta a que hay un ciclo alcista de los tipos de interés", apuntó el catedrático de Organización de Empresas de la Universidad de Valencia e investigador asociado del 'John Dunning Center' de la University of Reading de Reino Unido. Un Pla que, por otro lado, recordó que invertir en criptomonedas es "asumir un alto riesgo" y que no tiene claro si tales activos "se consolidarán como una alternativa en el sistema". Como también tiene claro que "al efectivo le queda poco por el cambio generacional".

"La influencia política ha sido menor de lo que pasó en Bancaja y Caja de Ahorros del Mediterráneo"

La anfitriona del acto, Isabel Giménez, directora general de la Fundación de Estudios Bursátiles y Financieros (FEBF), definió la presidencia de Pla con "gran discreción y modestia; no se me ocurre una persona mejor para presidir Caixa Ontinyent". Conviene recordar que la FEBF reconoció a la caja valenciana por su divulgación financiera; mientras éste fue desgranando la historia de una entidad donde "la influencia política ha sido menor de lo que pasó en Bancaja y Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM). Ahora somos los únicos que quedamos, pero no estamos en los radares de la política. Además, aquí nunca hemos tenido exclusividad en el consejo y cada uno ejerce su profesión. No influimos en el día a día de la entidad, ni en la toma de decisiones estratégicas, solo controlamos y asesoramos".

Cifras de la única caja peninsular

Pla, que lleva en la casa desde el año 2000 cuando fue nombrado consejero general, recordó que la caja "ha mantenido su función ante pandemias, guerras, ciclos económicos, diferentes regímenes políticos, revoluciones tecnológicas y cambios sociales y culturales". Actualmente cuenta con 1.400 millones de euros de activo, una base de 80.000 clientes, un patrimonio neto de 115 millones, 182 empleados -de los que el 98% son fijos- y 45 oficinas en 31 localidades. Además tiene una importante obra social, con 25 centros, 270 empleados, 300 actividades anuales y 270.000 beneficiarios. "No somos banqueros, somos cajeros que captamos recursos de los ahorradores para invertirlos en la misma área de influencia de la caja, de forma que se crece conforme a los recursos de los clientes lo permiten. De este modo, se genera actividad económica en nuestro entorno local".

"Nuestro valor esencial es la proximidad, incluso sentimental, con los clientes"

Pla puso en valor al recuperado Monte de Piedad, que tuvo lugar en julio de 2020 después de 56 años, y es que "como caja tenemos la obligación de mantener estos orígenes". Además recordó que la caja siempre ha sido consciente de lo que es "sin desviarnos de lo que sabemos hacer. Nuestro valor esencial es la proximidad, incluso sentimental, con los clientes. Buscamos que se sientan como en su casa, les tratamos por su nombre y saben que pueden confiar plenamente con los empleados, con su discreción y profesionalidad. Nuestro core no es el producto que les vendemos, sino el servicio adaptado que les ofrecemos". Todo ello haciendo un gran esfuerzo en digitalizar la caja en los últimos años. Actualmente el 70% de las operaciones se canalizan por esa vía. "Somos una entidad pequeña y humilde, pero nos hemos dotado de recursos tecnológicos. Tratamos de estar en la vanguardia tecnológica aunque nos cueste más que a otros", manifestó el presidente.


En otro orden de cosas señaló que "el 60% de nuestros empleados son titulados universitarios, mientras toda la plantilla ha superado las pruebas de MiFID. Todos compartimos que nuestros beneficios son importantes para la sociedad". Además recordó ser "una entidad de crédito de carácter fundacional, social y sin ánimo de lucro, arraigada en las comarcas centrales valencianas, cuya razón de ser sigue fiel a los principios fundacionales de las cajas: la lucha frente a la exclusión financiera, el apoyo al desarrollo sostenible de la economía y de los agentes económicos en nuestra zona, y el reparto de un dividendo social fruto de una buena gestión de la actividad". 

"La crisis supone una incertidumbre total respecto a las previsiones del futuro y está acelerando unas actuaciones bancarias que se consolidarán próximamente"

¿Y de cara al futuro postcovid? "La crisis supone una incertidumbre total respecto a las previsiones del futuro y está acelerando unas actuaciones bancarias que se consolidarán próximamente. Hay un menor uso de efectivo, más uso de comercio y dinero electrónico, de servicios y atención digitales; se está incrementando el teletrabajo y hay un cambio en el perfil profesional del personal; se está reorientando el modelo de negocio; hay una mayor concentración en el sector, con una mayor polarización y distancia entre grandes entidades y entidades territoriales y un menor número de oficinas convencionales; hay más teleoperaciones, con oficinas automatizadas y especializadas". A su juicio, el gran problema actual de la gran banca -más que su reputación- "es su cuenta de resultados, una prioridad que pretende recuperar a través de una mayor concentración, lo que deriva en un oligopolio".

Desbancarización en el ámbito rural

El presidente alertó sobre la desbancarización en pequeños municipios y es ahí donde Caixa Ontinyent tiene mucho que decir. "Asistimos a cierta desatención presencial y en algunas zonas geográficas veremos poblaciones sin oficinas. Nosotros seguiremos asumiendo nuestra responsabilidad social, generando beneficios y los reinvertimos en la zona. El tipo de banca que tendremos es una decisión de los clientes. El futuro del sector está en manos de los propios usuarios. El futuro del sector y de la responsabilidad social está, por tanto, en manos de los usuarios".

Para terminar, y a modo de reflexiones, manifestó que "el futuro no existe, el futuro es hoy más el trabajo de mañana y de pasado mañana. Habría que tener mucha imaginación para pensar que nos convertiríamos en la primera caja de España; lo que sí puedo asegurar es que trataremos de seguir nuestro modelo de independencia y responsabilidad social adaptándolo a la realidad de los tiempos que vengan. Sólo podremos hacer Obra social si tenemos una empresa rentable".

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email