X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

una encuesta entre los profesionales apunta a un peor servicio

Los radiólogos de la pública no se fían de que la reversión de las resonancias culmine pronto

19/11/2019 - 

VALÈNCIA.  Los radiólogos de la sanidad pública consideran que la Conselleria de Sanidad no tiene la suficiente voluntad de internalizar el servicio de resonancias magnéticas. Así se plasma en una encuesta realizada entre los profesionales en el mes de octubre con la intención de saber su opinión respecto a la situación, en la que se recoge la percepción de 59 radiólogos repartidos en hospitales públicos de València -el 83%-, Alicante -el 10%- y Castellón -el 7%-. 

Un documento en el que no solo queda manifiesta su desconfianza con los planes del departamento de Ana Barceló, quien ya tendría que haber dado por acabada su relación con la UTE Erescanner Salud tras finalizar el contrato hace más de un año y que prolonga con el pago a través de enriquecimiento injusto. Y es que también aluden una merma en la calidad de la atención sanitaria cuando el servicio es prestado por la empresa adjudicataria y no por personal del propio hospital. 

La encuesta, que ya está en manos de la Conselleria de Sanidad tras ser enviada por la Asociación Valenciana de Radiólogos, arroja la voluntad de los profesionales públicos de asumir el servicio, alegando una peor atención a los pacientes. Por ejemplo, el 83% de los encuestados considera que hay una merma en la calidad cuando el servicio es realizado por la empresa adjudicataria mientras que el 78% considera que no facilita la toma de decisiones en los comités multidisciplinares

En este sentido, el 95% considera que la falta de integración de la resonancia magnética va en detrimento de la calidad asistencial y un 88% que la externalización dificulta la gestión de las peticiones, la citación de los pacientes y su realización según los protocolos consensuados. Por este motivo, el 95% opina que la reversión completa supondrá una mejora del diagnóstico y seguimiento integral de los ciudadanos. También se menciona el beneficio que supondría para la docencia y el aprendizaje de los residentes de Radiología.

La encuesta también aborda el coste que supone a la administración, y es que el 92% considera que la UTE no vigila la adecuación de las pruebas de resonancia para no realizar exploraciones innecesarias, mientras que el 91% considera que la externalización genera estudios y exploraciones innecesarias. Incluso el 90% opina que la administración debería controlar mejor la facturación de las pruebas externalizadas. 

¿Se ha hecho todo lo posible? El 76% opina que no

No es la primera vez que los radiólogos hacen saber a la administración su deseo de que acabe de acometer la reversión de estas pruebas de imagen médica, y es que ya amagaron con no colaborar con la UTE Erescanner Salud en la prestación del servicio. Hasta ahora, lo más que se ha conseguido es que en algunos hospitales se adopte el conocido como Modelo C, en el que la maquinaria sigue siendo de la compañía pero el capital humano lo pone la administración.

Con este escenario, la respuesta de los encuestados es bastante rotunda. Y es que a la pregunta de si la administración tiene una clara voluntad de internalizar en el sistema público las resonancias magnéticas el 52% opina que no, mientras que el 34% dice que no sabe y el 14% opina que sí. Sobre si la Conselleria de Sanidad ha hecho todo lo posible por revertir el servicio tras anunciar sus intenciones hace cuatro años, el 76% opina que no

"¿Crees que la voluntad de internalizar la resonancia magnética es lo suficientemente contundente para avanzar y culminar la reversión a corto plazo?", insisten. El 83% considera da una negativa por respuesta mientras que solo el 2% opta por la afirmación. Por último, sobre si la administración va a revertir al sistema público las pruebas a corto o medio plazo, las respuestas no dejan en buen lugar al departamento de Barceló. El 46% cree que la voluntad de hacerlo no es suficientemente contundente para avanzar mientras que el 42% opina que la externalización seguirá y no se puede hablar de tiempos.

La reversión no está incluida en el presupuesto de 2020

Mientras, la Conselleria de Sanidad continúa sin presupuestar la internalización de las resonancias magnéticas a pesar de que el concurso finalizó hace más de un año. Según apuntan desde la conselleria, se está trabajando en la línea marcada por el Consell Jurídic Consultiu y en la puesta en marcha de los nuevos aparatos. El dinero donado por el presidente de Inditex, Amancio Ortega, permitirá en algunos casos la renovación de la maquinaria, por lo que aún están esperando a que finalice el proceso. De hecho, la administración tiene adjudicado un concurso para un posible refuerzo desde hace meses.

Cabe recordar que la primera causa que provocó el retraso en la reversión fue el informe de la Abogacía de la Generalitat Valenciana, que paralizó el decreto de subrogación de personal. Finalmente un informe del CJC supuso la vuelta a la senda de la subrogación para seguir adelante con el proceso el pasado mes de febrero. Nueve meses después de la resolución desde el departamento de Barceló aseguran que se sigue trabajando en el proyecto de decreto de internalización de las resonancias que establece el paso del personal de la UTE Erescanner Salud -compuesta por Eresa, Inscanner y Ribera Salud- a la sanidad pública. "El personal debe ser el acreditado por los departamentos en el momento de aprobación del Decreto y reunir ciertos requisitos, entre ellos la antigüedad", señalan desde el departamento de Ana Barceló.

Este martes, Valencia Plaza daba a conocer un informe realizado en el marco del Hospital General de Valènciadonde la dirección asegura que ahorrará 2,66 millones de euros al año con la internalización del servicio de TAC y resonancia magnética. Se trata de un estudio de rentabilidad económica sobre la actividad de radiodiagnóstico en el consorcio, que compara los datos de actividad de septiembre de 2019 con el coste del servicio externalizado que Exploraciones Radiológicas Especiales (Eresa) prestaba desde 1989 hasta este mismo verano.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email