GRUPO PLAZA

tras el fin del estado de alarma y la relajación de las principales restricciones

La movilidad en las playas y espacios públicos de la Comunitat alcanza su máximo nivel en ocho meses

Foto: KIKE TABERNER
23/05/2021 - 

VALÈNCIA. La ausencia de cierre perimetral y la relajación de las principales restricciones contra la pandemia han animado la movilidad en playas, jardines y otros espacios públicos de la Comunitat Valenciana. Durante el pasado fin de semana, el primero que se vivió por completo sin los condicionantes asociados al estado de alarma, la afluencia a estos lugares se disparó hasta alcanzar sus niveles más altos en los últimos ocho meses, un escenario que ya habían anticipado las imágenes de los bañistas en las costas valencianas. Este dinamismo se reflejó también en establecimientos dedicados al ocio como bares y centros comerciales, aunque el aumento en este caso fue más contenido debido a las limitaciones de horarios y aforos que todavía siguen vigentes.

Aun así, las asociaciones hosteleras hablan de “cambio de tendencia” y prevén que las visitas sigan en aumento hasta los meses de verano, un destino hacia donde se avanza cada vez con menos medidas preventivas. De hecho, y tras la reunión de la Mesa Interdepartamental para la Prevención y Actuación ante la covid-19 de este sábado, el president de la Generalitat anunció una última prórroga del ‘toque de queda’ y la apertura de bares y restaurantes hasta las 00.30 horas. “Hemos ido abriendo y nuestra situación ha seguido mejorando", comentaba Puig.


Los estudios de movilidad, elaborados por Google desde hace más de un año mediante el análisis de sus datos móviles, comparan el volumen de visitas a determinados lugares con los niveles de las semanas previas al estallido de la crisis sanitaria, y evidencian cómo en tan solo siete días los desplazamientos a lugares públicos han pasado de situarse un 5 % por encima de la normalidad a ser un 26 % superiores a las jornadas anteriores a la pandemia. Es un salto que recuerda al que ya se produjo durante las vacaciones de Semana Santa, aunque entonces el contexto era distinto: tras los días festivos la afluencia volvió a desplomarse, mientras que ahora se espera que sea constante.

Con todo, el mayor incremento registrado durante cualquier fin de semana de este año se produjo a mediados de marzo, cuando se concretó la primera relajación de restricciones tras los duros efectos de la tercera ola. Por lo general, los mayores aumentos en el número de visitas a espacios públicos suelen ir aparejados a una disminución de las medidas contra la pandemia, más allá de otros condicionantes relevantes como el clima. De hecho, en 2020 no se llegaron a alcanzar los niveles de actividad que se observan ahora en sábados y domingos hasta finales de junio, coincidiendo precisamente con la entrada en la denominada ‘nueva normalidad’.


A nivel estatal, la Comunitat Valenciana todavía está lejos de posicionarse entre las regiones que más movilidad presentan en lugares públicos respecto a sus niveles habituales antes del coronavirus, ya que hasta diez autonomías mejoran su registro. En este sentido, entre las comunidades que encabezan este apartado figuran Galicia, Asturias o Baleares, cuya presidenta, Francina Armengol, informaba recientemente de que los turistas nacionales podrán viajar a las islas sin prueba diagnóstica si han recibido al menos una dosis de la vacuna. A su vez, País Vasco, Cataluña y Andalucía se encuentran entre las pocas que tienen índices inferiores a los valencianos.

La hostelería y el ocio, con la mayor movilidad de toda la pandemia

Respecto a los movimientos en establecimientos de ocio, un epígrafe que incluye a locales como bares, restaurantes, comercios e incluso museos, el crecimiento durante el primer fin de semana sin estado de alarma se moderó hasta situarse un 22 % por debajo de lo habitual antes del estallido de la crisis sanitaria. Es un aumento más suave, pero suficiente como para alcanzar en su conjunto los mejores niveles de actividad en este tipo de locales desde el inicio de la pandemia. De hecho, la Comunitat todavía continúa como una de las regiones con mayor nivel de afluencia del país en estos espacios.

“El buen clima y la ampliación del horario del toque de queda han permitido recuperar la afluencia en los locales de hostelería, muy especialmente durante los fines de semana”, reconocían desde la Federación Empresarial de Hostelería de Valencia (FEHV), desde donde afirmaban que se había notado “un cambio de tendencia” especialmente en la zona centro de València “que ha estado muy castigada por la falta de turismo”. Aun así, los hosteleros sostienen que queda todavía “mucho camino por delante”, y desde Conhostur lamentaron este sábado que la ampliación de horarios no haya llegado a la madrugada, una cuestión que, según explican, “permitiría retomar la actividad del ocio nocturno y las bodas por la noche en los salones”.


También algunos restauradores corroboran las buenas sensaciones que dejan las primeras fechas sin estado de alarma, como Marce García, del restaurante Goya de la calle Borriana de València. “Hemos visto que la gente estaba más animada que hace dos semanas”, comenta García, quien asegura que a medida que el proceso de vacunación iba avanzando “han ido apareciendo también muchos mayores”. En su caso, indica que las perspectivas de cara a las próximas semanas son buenas dentro del contexto actual. “Por el aforo estamos muy limitados con las reservas, con medio comedor las tienes que parar”, asegura.

Desde otro enclave bien distinto de la ciudad, en este caso el restaurante Casa Carmela frente a la playa de la Malvarrosa, Toni Novo sostiene que el flujo de llegadas “va a ser continuo” tras la apertura de las comunidades autónomas. “Hay clientes de Oviedo o La Rioja que han venido ya a pasar el día”, mantiene Novo, quien apunta que se han notado igualmente las llegadas desde regiones como la Comunidad de Madrid y que, no obstante, las visitas todavía serían más el aforo interior en el fuera mayor.

Castellón y Alicante, con mejores datos que Valencia

Por provincias, y por lo que respecta a los movimientos en espacios de ocio, es Castellón la que presenta los niveles más cercanos a la normalidad anterior a la pandemia. El pasado fin de semana, los desplazamientos a estos lugares se encontraban un 14 % por debajo de lo habitual en las fechas anteriores a la crisis sanitaria, mientras que en Alicante los niveles eran un 17 % inferiores y en Valencia un 26 % menores.


También en materia de afluencia a espacios públicos Castellón lidera los registros en la Comunitat Valenciana, ya que allí entre el 15 y el 16 de mayo se encontraban un 42 % por encima de la normalidad anterior a la pandemia. Por su parte, en Alicante los valores eran un 35 % superiores a lo habitual, a la vez que en Valencia se eran un 11 % mayores. Como indica Google, es frecuente que en este apartado se registren niveles muy elevados ahora debido a que el periodo de referencia se sitúa en invierno y, por lo tanto, se aprecian con más claridad los cambios estacionales.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email