X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

le acusan de fomentar un gueto

Neus Fábregas abre un conflicto con los vecinos por la imposición de un centro de acogida en Aiora

Foto: ESTRELLA JOVER
3/10/2018 - 

VALÈNCIA. Engaños. Imposición. Las acusaciones son contra la concejala de Participación Vecinal y Migraciones del Ayuntamiento de València, Neus Fábregas, de València En Comú. La regidora ha abierto un conflicto con los vecinos del barrio de Aiora a cuenta de la ubicación de un centro de acogida para migrantes en la plaza Arquitecto Javier Goerlich (antes Federico Mayo) en un antiguo colegio.

Las posturas se han vuelto enconadas en las últimas semanas y ante la reiterada negativa de los vecinos, Fábregas ha decidido seguir adelante con el proyecto sin atender a sus peticiones. Una postura que ha tenido consecuencias. El presidente de la Asociación de Vecinos de Marítim-Aiora, José Antonio Sanz de Miguel, ha dimitido.

Fue este martes cuando, durante una reunión de la junta directiva de la asociación, comunicó su renuncia al cargo tras el encuentro mantenido con Fábregas este lunes. Una dimisión que no será la única ya que también han anunciado su intención de marcharse varios miembros de la junta directiva. Una vez la regidora le explicó a Sanz sus planes para el centro de acogida, éste tomó la decisión de irse, cansado de que sus esfuerzos hayan sido en vano y no hayan servido para encontrar consenso.

Los vecinos critican que ha elegido “el espacio más oscuro, más hermético, más cercano a un gueto de todo el barrio”

La asociación de vecinos, en un comunicado, criticó este miércoles que “todos los esfuerzos, reuniones y aportaciones que se han hecho durante estos tres años” para conseguir la rehabilitación del conjunto de la plaza han tenido como resultado "excusas, silencios y negativas", por parte del Ayuntamiento, al tiempo que han lamentado que tanto en el proceso de elaboración como en el de creación de este centro no ha existido ningún tipo de participación vecinal.

Es más, aseguraron que desde el pasado 30 de julio Fábregas y su equipo “confundieron intencionadamente” a los vecinos con la idea de que en septiembre se abriría un proceso de participación real para establecer los futuros usos del edificio. “Y nos encontramos con que la concejala no sólo no abría este debate sino que, gustase o no, el centro va a ser construido como su departamento lo ha concebido”, explicaban desde la asociación.

El problema no son los imigrantes, el problema es ella

Desde la asociación de vecinos recordaron que el barrio de Aiora acoge a 3.500 inmigrantes “sin ningún problema de convivencia”. También insistieron en que son conscientes de que “la inmigración ha llegado a nuestros barrios para quedarse y que necesita de atención especializada”. Compartiendo pues las premisas primordiales de la concejala lo que no comparten es su desempeño y la elección de la plaza Goerlich como sede del centro de acogida. Para ellos el problema no son los inmigrantes; el problema es ella, o, mejor dicho, sus acciones, sus decisiones.

Así, instalar el centro en esa plaza les parece “un error garrafal”, apuntan sin ambages. ¿Por qué? Por las condiciones tan especiales de acceso, habitabilidad y seguridad del viejo colegio. “La inmigración necesita visibilidad y la Concejalía ha elegido el espacio más oscuro, más hermético, más cercano a la situación de un gueto de todo el barrio”, señalan. Desde la asociación culpan ahora a la concejala de todo lo que pueda suceder. “Tendrá que asumir su responsabilidad en solitario”, dicen.

Mientras, desde la oposición, el grupo Ciudadanos se ha sumado a las críticas, con su concejal Amparo Picó al frente. Picó anunció este lunes que presentará una moción sobre este asunto a la Comisión de Desarrollo Humano que se celebrará este mes. En ella preguntarán por “las alternativas que se han barajado”, en el caso de que hayan existido. Para Picó “Fábregas hace todo lo contrario de lo que predica: su política se basa en imposiciones, en falta de diálogo y en la opacidad”. Desde el punto de vista de la regidora de la formación naranja, “la emergencia humanitaria no es incompatible con un correcto proceder por parte del tripartito [Govern de la Nau]”. “Las personas acogidas merecen toda nuestra atención, en la mejor de las condiciones y en el lugar óptimo para ello”, insistió. Algo que, según la opinión de los vecinos, no será el caso del centro de Aiora.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email