Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

De turistas a 'digital nomads': así es el nuevo perfil en los alojamientos de corta estancia  

22/09/2020 - 

VALÈNCIA. La crisis del coronavirus está provocando profundos cambios en la sociedad y el sector inmobiliario no es ajeno a estas transformaciones. Los compradores han cambiado sus prioridades tirando hacia pisos más grandes, con despachos y a ser posible con jardín, terraza o, al menos, balcón. Pero este no es el único cambio. El descenso en la llegada de turistas, sobre todo, extranjeros, ha dejado a muchas viviendas turísticas vacías este verano y ha obligado al sector a buscarles una nueva salida.

Según los datos de la Asociación de Viviendas de Alquiler para Estancias Cortas de la Comunitat Valenciana (AVAEC), las viviendas de uso turístico de la ciudad de València han estado los meses de julio y agosto de este año al 50% de su ocupación cuando, en estos meses de temporada alta, cuando la mayoría de estos alojamientos suelen estar al completo. No obstante, "la crisis puede ser una oportunidad si las inmobiliarias saben reorientar su negocio", explica Juan Mafé, director general de Ruzafa Real Estate, inmobiliaria especializada en la venta y alquiler de viviendas de lujo. 

Mafé indica que el cambio laboral que se ha dado gracias a la implantación del teletrabajo en muchas empresas y el nicho de mercado que han dejado los turistas, permite encontrar un cliente alternativo al que se le puede sacar mucho provecho en estos momentos de crisis.

Se trata de los llamados digital nomads, un término inglés para referirse a aquellos profesionales que usan las nuevas tecnologías para trabajar y llevaban un estilo de vida nómada. "Son inquilinos que, generalmente, están un año solamente en el piso alquilado lo que permitirá a los propietarios de las viviendas turísticas volver a poner en el mercado su inmueble la próxima temporada de verano", explica el CEO de Ruzafa Real Estate. Por ello, recalca que este tipo de inquilinos son vistos con buenos ojos por los propietarios puesto que les dan seguridad, pagan buenos alquileres y aseguran un contrato corto que no dificultará la puesta en el mercado de la vivienda cuando el sector turístico se recupere.

En este sentido, señala que la crisis de la covid-19 está haciendo que los residentes europeos con rentas más altas -principalmente empresarios y altos directivos- y con posibilidades de teletrabajar hayan optado por buscar la calidez del clima y hayan fijado su mirada en la Comunidad Valenciana. Un escenario que ha cambiado el perfil del usuario que escoge el alquiler de corta estancia y que permite a propietarios de este tipo de alojamientos 'salvar' este mercado hasta que vuelvan los turistas. 

Pero, además, el horizonte incierto que se cierne sobre la temporada de invierno ha llevado a muchos propietarios y empresas de pisos turísticos ha dar a este tipo de inmuebles 'una segunda vida' para sacarles rentabilidad. En muchos casos, el resultado ha sido pasarlos a la media estancia, de dos a tres meses. Una forma diferente de capear el temporal. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email