X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

protestan por los "continuos retrasos" y el alcalde los recibe este martes

Colegios y patronales inmobiliarias se unen para presionar a Ribó por el atasco en las licencias

10/02/2020 - 

VALÈNCIA. El embudo de las licencias de obra en el Ayuntamiento de València supone un verdadero quebradero de cabeza para muchos empresarios. Un problema que se prolonga en el tiempo y que parece que nunca va a resolverse. No solo ralentiza y paraliza proyectos en el cap i casal, sino que pone en peligro la llegada de nuevos inversores que ven en los dilatados tiempos de espera, entre la solicitud del permiso y su obtención, un peligro para sus iniciativas y deciden no pisar la plaza valenciana.

Una queja que desde el sector inmobiliario llevan años trasladando a la administración local con el objetivo de agilizar su tramitación y desatascar el actual embudo. "Esto es horrible. Muchos inversores se van fuera porque no les vale la pena esperar casi dos años", asegura a este periódico un promotor. Un lastre que desde hace años pone en jaque la viabilidad de los proyectos y al que promotores como asociaciones vinculadas al sector de la construcción quieren encontrar una solución.

Con el objetivo de poner fin a esta situación, las principales asociaciones de los sectores afectados -arquitectos, constructores y promotores- se han aliado y han remitido una carta conjunta al alcalde de València, Joan Ribó, urgiéndole a una reunión de trabajo para buscar soluciones. 

Protestan por "los retrasos y demoras"

En el escrito fechado el 30 de enero, al que ha tenido acceso Valencia Plaza, los presidentes del Colegio de Aparejadores, Vicente Terol; el del Colegio Territorial de Arquitectos de València, Mariano Bolant; el de las promotoras valencianas (Aprova), Antonio Olmedo; la Federación Valenciana de Empresarios de la Construcción (Fevec), Francisco Zamora y el presidente de la Federación de Empresas de la Comunitat Valenciana de Contratistas de Obras de la Administración (Fecoval), José Luis Santa Isabel, manifiestan el "malestar" de sus colegiados y asociados ante "los continuos retrasos y demoras en la tramitación de las licencias de actividad y de obra".

Asimismo, trasladan los problemas que supone no solo esta situación, sino también "los múltiples reparos tanto técnicos como documentales que suelen oponer los técnicos municipales ralentizando considerablemente el proceso". Por todo ello y con "el ánimo de agilizar el procedimiento, aunar criterios técnicos y colaborar con el Ayuntamiento en la búsqueda de soluciones ágiles y eficaces para todos" piden al consistorio una reunión que disipe la incertidumbre en torno a esta cuestión. 

Una cita que, según ha podido saber este diario, se celebrará el próximo martes 11 de febrero y contará con la participación del alcalde Ribó y otros miembros del gobierno local. 

Lo cierto es que desde hace varios meses la Conselleria de Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad, que dirige el socialista Arcadi España, ultima la redacción de un decreto  que permitirá a la administración recurrir a la colaboración con entidades externas acreditadas para agilizar el procedimiento. Para ello, prevé la creación de un Registro de Entidades Colaboradoras Acreditadas que podrán emitir un certificado de conformidad, un documento equiparable al generado por los técnicos municipales para obtener la licencia de obra. 

Estas entidades, que podrán ser desde colegios hasta empresas, ejercerán funciones de verificación de cumplimiento de la idoneidad de los proyectos, revisar la documentación técnica de la licencia de obra o controlar la adecuación de la ejecución de las obras a la licencia otorgada. Se configurarán como entes de carácter voluntario, de forma que las personas interesadas podrán libremente hacer uso o no de sus servicios. Pero mientras tanto, el problema persiste y la solución a esta reivindicación sigue sin llegar. 

Como contaba hace unas semanas este diario, una de las víctimas de esta problemática son los dueños del Hotel Caro quienes llevan más de dos años a la espera de una licencia para poder construir un hotel anexo a su emblemático establecimiento ubicado en un palacete urbano del siglo XIX en Ciutat Vella. La actuación recaía sobre un edificio, que en su día fue un instituto religioso, situado en la calle Maestres 1, con el que pretenden sumar 18 nuevas habitaciones a las 26 que ya dispone su hotel de cinco estrellas y ofrecer, además, nuevos servicios a sus huéspedes como spa o gimnasio. Pero 24 meses después de pedir el permiso municipal, siguen esperando.

Colaboración público-privada para agilizar los trámites

Precisamente, en declaraciones a este diario y ante la formación del nuevo Gobierno central, el presidente de las promotoras valencianas (Aprova), Antonio Olmedo, insistía en pedir al ejecutivo de Madrid, presidido por Pedro Sánchez, una mayor colaboración público-privada para agilizar los trámites para el desarrollo de suelos y desatascar el actual embudo que tienen las administraciones. Una reivindicación compartida por el presidente de la Federación Valenciana de Empresarios de la Construcción (Fevec), Francisco Zamora, quien estima que hay unas 1.000 viviendas a la espera de licencia en el consistorio valenciano desde hace dos años. Un problema que espera una solución para que la ciudad no pierda oportunidades de inversión.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email