GRUPO PLAZA

también ha confirmado su voluntad de vender los inmuebles a particulares o instituciones

La Sareb informará a la conselleria de Vivienda antes de intervenir en casos como Torrent o Alfafar

16/02/2021 - 

VALÈNCIA. La Conselleria de Vivienda y Arquitectura Bioclimática se ha reunido este lunes con representantes de la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) para estudiar acciones conjuntas que en el largo plazo puedan evitar situaciones de tensión como las que se han vivido durante las últimas semanas en Alfafar, Torrent y Riba-roja. Así, ambas instituciones han llegado finalmente a dos acuerdos: por una parte, la Sareb se ha mostrado dispuesta a vender toda su cartera de viviendas en los edificios de los tres municipios afectados. Y, por otra, ha anunciado que a partir de ahora "y siempre que sea posible", avisará a las instituciones públicas antes de intervenir directamente en casos similares

Cabe recordar que la pasada semana se conocía la intención de la entidad de no renovar los alquileres a vecinos que residían en inmuebles, propiedad de la Sareb por subasta judicial, en los municipios valencianos de Alfafar, Torrent y Riba-roja. Una situación propiciada por el proceso de desinversión que está llevando a cabo la compañía y que dejaba en el aire a más de 265 familias. Finalmente reculó, pero Conselleria y Sareb se emplazaron al encuentro de este lunes para buscar soluciones en el largo plazo y analizar posibles futuros casos similares.

En la cita de este lunes, en la que también participaron los alcaldes de los tres municipios afectados, la compañía presidida por Jaime Echegoyen mostró su compromiso de informar con antelelación a la administración antes de dar cualquier paso. Con ello, busca afianzar su relación con las administraciones y al mismo tiempo darles la oportunidad de manejar la situación de una manera mucho más ordenada. 

"En estos casos, las cosas se torcieron un poco porque los vecinos se alarmaron a recibir las cartas donde se les avisaba de la no renovación de los contratos", explican fuentes de la entidad en declaraciones a este diario. "Por eso, hemos acordado que, a partir de ahora, intentaremos coordinarnos para abordar el proceso con más tranquilidad", puntualizan. 

Así, tanto Vivienda como los ayuntamientos podrán saber de antemano cuáles son los inmuebles sobre los que la Sareb necesita intervenir, para hablar con los vecinos en caso de que sea necesario, explicarles la situación o incluso empezar a estudiar con más margen de tiempo cuáles son sus opciones. 

"Una cosa está clara, la Sareb tiene que desaparecer en el año 2027 porque es un mandato legal. Para eso, tenemos que desprendernos de toda nuestra cartera de activos, incluidos los alquileres. A partir de ahora, van a surgir muchos casos de vencimientos de contratos que no podremos renovar porque duran siete años y nosotros nos tenemos que extinguir antes. Es necesario empezar a estudiar acciones conjuntas con las instituciones, para saber cómo proceder en el largo plazo ante este tipo de casos", recalcan desde la compañía. Por ello, la opción más atractiva para la Sareb es empezar a vender los inmuebles, ya sea a los actuales inquilinos o a las administraciones. 

Reunión de Vivienda y alcaldes con la Sareb. Foto: GVA

Los casos de Alfafar, Torrent y Riba-roja han servido, de hecho, para poner la primera piedra sobre esta materia. Según ha explicado después de la reunión el conseller de Vivienda, Rubén Martínez Dalmau, se han acordado hasta tres opciones diferentes con la Sareb: vender las viviendas a los inquilinos que las habitan actualmente; prorrogar los contratos de alquiler durante 18 meses con opción a compra, para que las familias puedan buscar alternativas o estudiar la posibilidad de convertirse en propietarios y, por último, proceder a una compra pública por parte de la Conselleria o de los ayuntamientos.

Esta opción iría especialmente encaminada a todos aquellos inmuebles que no fueran adquiridos por particulares, ya sea por falta de interés o porque están ocupados por familias vulnerables. Así, el movimiento permitiría ampliar el parque público de vivienda y además ofrecer alquileres sociales a todas aquellas personas que lo necesitasen. 

Se trata de una opción que, además, se ve con muy buenos ojos desde la conselleria de dirige Dalmau, puesto que casa perfectamente con el objetivo de duplicar el número de viviendas públicas en todo el territorio de la Comunitat Valenciana antes de 2030. Propósito al que tan solo en 2021 dedicará 10 millones de euros. 

Satisfacción en los municipios

Las alternativas que se han negociado para estos tres municipios podrían sentar las bases de lo que se hará en el futuro con otros casos de naturaleza similar. "Tenemos la voluntad de seguir trabajando en conjunto para que crisis como las de los últimos días no vuelvan a suceder", exponía el conseller de Vivienda después de la reunión, a la que también asistieron los alcaldes implicados. "La Sareb está dispuesta a informarnos cada vez que haya situación que presente problemas. Eso nos permitirá adelantarnos con las soluciones", concluía. 

Por su parte, la Sareb ha destacado el buen clima de negociación, aunque matiza: "Nuestra cartera es muy amplia y puede que se nos escape alguna notificación porque en este tipo de situaciones también intervienen otros actores como los juzgados, pero lo importante es que la vía de comunicación está abierta y hay voluntad". 

Dalmau junto con los alcaldes tras la reunión

El alcalde de Torrent, Jesús Ros, ha declarado que el objetivo principal de la reunión de este lunes era "tranquilizar a los vecinos y vecinas y trabajar de manera conjunta y coordinada con las diferentes instituciones para resolver la situación de cara al futuro". Además, también ha aclarado que desde el consistorio se han mantenido reuniones con las familias para estudiar individualmente cada caso. Un trabajo que servirá para establecer protocolos de actuación de cara a las otras intervenciones de la Sareb en el municipio.

En el mismo sentido se ha pronunciado el alcalde de Alfafar, Juan Ramón Adsuara, quien también ha destacado los encuentros con los afectados para estudiar las situaciones una a una, y así poder aconsejar cuál de las opciones acordadas es la que mejor se adapta a sus circunstancias. Finalmente, el primer edil de Riba-roja, Robert Raga, no dudaba en mostrar su satisfacción por el principio de acuerdo entre Vivienda y la Sareb. Un acercamiento que, bajo su perspectiva, ayudará a suavizar y coordinar mejor las intervenciones venideras. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email