GRUPO PLAZA

La financiación es principalmente para intervenciones urbanas y mejora de la red de transporte

Supermanzanas, buses verdes y digitalización: así invertirá València los 49 millones Next Generation

24/02/2022 - 

VALÈNCIA. La ciudad de València ha recibido 49 millones de euros para poner en marcha dos macroproyectos comprendidos dentro de los fondos Next Generation de la Unión Europea, que tienen como objetivo la recuperación económica después de la crisis de la covid-19. Una de las grandes líneas de actuación es 'València mira hacia el futuro' que comprende diversas intervenciones como por ejemplo remodelación y pacificación de calles, la mejora de la red de transporte público, o incluso la implantación de una zona de bajas emisiones en la ciudad. Este macroproyecto es el que más dinero ha obtenido, con 35 millones de euros.

El otro, por su parte, es una iniciativa que se ha puesto en marcha junto con otras ciudades españolas, como Logroño, Gijón, Valladolid y Fuenlabrada. En este caso, el proyecto general ha sido financiado con 24 millones de euros, de los cuales València recibirá 14. Su nombre es 'Ciudades conectadas' y consiste en la elaboración de una plataforma digital multimodal para obtener datos sobre el transporte y los diferentes servicios de movilidad en todas las urbes participantes.

Cabe recordar que no todos los proyectos están financiados al 100%, aunque muchos de ellos sí que han recibido por parte de la Unión Europea el 80 o incluso el 90% del importe final. A este respecto, València pidió financiación para diferentes proyectos por valor de 73 millones de euros, según explicaba el concejal encargado del ramo, Carlos Galiana. Aunque, por el momento, se ha quedado en la marca de los 49 mencionados. 

Aun así, el edil adelantaba que València ha puntuado tercera en la lista de espera para otro proyecto que asciende a los 8 millones, por lo que considera que todavía hay "posibilidades" de aumentar el montante. Sea como sea, las normas para recibir financiación eran muy claras y estrictas en cuanto a los plazos de ejecución de los proyectos: todos ellos tienen que estar puestos en marcha a mediados de 2022, y finalizados antes del 31 de diciembre de 2024. Es por ello que València ha presentado principalmente iniciativas que ya se conocían de antes y, sobre todo, que se encontraban considerablemente avanzadas y trabajadas desde los despachos municipales. Todo ello con el objetivo de llegar con "realismo" al horizonte temporal. 

Intervenciones urbanas

El macroproyecto más importante, financiado con hasta 35 millones de euros, incluye diferentes iniciativas que están orientadas a descarbonizar la ciudad, pacificar el tráfico, potenciar las formas de movilidad alternativas al coche y, sobre todo, ofrecer espacios más atractivos para el peatón. Así, la mayoría de los proyectos que se han impulsado dentro de este paquete dependen o bien del área de Desarrollo Urbano, que dirige Sandra Gómez, o del área de Movilidad Sostenible, encabezada por Giuseppe Grezzi.

Por lo que respecta a las intervenciones urbanísticas, una de las más esperadas es la de las supermanzanas. En este sentido, la de Orriols ha recibido 1,7 millones de euros por parte de la Unión Europea y la de Palleter 892.000. Cabe recordar que este es un proyecto altamente anticipado desde el Ayuntamiento, que ha pasado por sucesivos anuncios a lo largo de los años y que también supone una de las puntas de lanza del modelo urbanístico del nuevo gobierno. Sin embargo, las obras se han ido posponiendo con el tiempo y por el momento todavía no se ha iniciado ninguna de ellas. 

Foto: KIKE TABERNER

También importante es el proyecto de recuperación de la Avenida de la Malvarrosa, que ha recibido también 1,7 millones de euros, o la reordenación de la calle Isabel la Católica, con una financiación europea de 478.000 euros sobre los alrededor de 650.000 que costará en su totalidad. En este sentido, resaltaba Gómez que la intervención en este eje cercano a la calle Colón se encuentra "casi acabada", y que supondrá la recuperación de uno de los principales ejes comerciales de la ciudad. Así, contempla la ampliación de las aceras, la instalación de espacios verdes y la dotación del 70% del espacio para el peatón. 

Quedan fuera de esta convocatoria de los Next Generation, por su parte, otros grandes proyectos urbanísticos alumbrados recientemente en València. Por ejemplo, la remodelación de la avenida Ausiàs March, el nuevo parque Federico García Lorca sobre lo que actualmente son las vías del tren o, por ejemplo, el bulevar cultural. Todo ello, según señalaba Gómez, teniendo en cuenta que los proyectos financiados tienen que estar acabados en 2024, y los mencionados no se encuentran todavía tan avanzados como para cumplir este plazo. 

La EMT, protagonista

Por su parte, dentro de las competencias de Grezzi, también se han dado grandes inversiones por parte de la Unión Europea. Una de las más importantes es la financiación del 90% para las nuevas marquesinas de la EMT, que tal y como explicaba el concejal asciende a una ayuda de 10 millones de euros. En este sentido, el edil resaltaba que las nuevas marquesinas no solo supondrán una modernización de sus características, sino que también contribuirán a incrementar los ingresos de la EMT. Y es que, al ser estas propiedad de la ciudad y no de una empresa concesionaria, todos los beneficios de la publicidad irán directamente para la empresa. 

También para la EMT se subvencionará la adquisición de 20 autobuses eléctricos. En este sentido, la financiación de los Next Generation asciende al 40% del presupuesto de cada uno de ellos, por lo que Grezzi matizaba que pasará de costar cada uno 500.000 a alrededor de los 300.000 euros, lo que de normal cuesta un híbrido. Y, asimismo, la progresiva renovación de la flota también obligará a la modernización y electrificación de la cochera de San Isidro. Y, a este respecto, Europa ha financiado con 1,7 millones de euros la mejora de las instalaciones.

Foto: EUROPA PRESS

Finalmente, la empresa de transportes también gozará de una ayuda de 4,4 millones de euros para la mejora de los procesos de pago. Por ejemplo, València se ha marcado como objetivo modernizar las máquinas validadoras para que estas puedan aceptar el pago directo con tarjeta de crédito, tal y como sucede con los servicios de transporte de otras ciudades europeas. Lo que contribuirá, en definitiva, a facilitar el proceso. 

Carriles bici y zonas de bajas emisiones

El área de Grezzi también contará con presupuesto financiado para poner en marcha otras grandes actuaciones. Por ejemplo, seguir ampliando la red de carril bici en la ciudad de València, una iniciativa que dentro de los fondos Next Generation dejará 1,4 millones de euros. Por ejemplo, explicaba el edil, para impulsar tramos como el del margen del antiguo cauce, desde les Arts hasta el barrio de Campanar, indicaba. 

Finalmente, Grezzi adelantó la intención de València de poner en marcha una zona de bajas emisiones, aunque por el momento pocos son los detalles que se conocen de la iniciativa. Tan solo adelantaba el edil que la UE ha financiado el 90% del proyecto con 9 millones de euros, y que este va en la línea de la nueva Ley de Transición Ecológica, que tiene como objetivo impulsar medidas para frenar la contaminación y descarbonizar el casco de las ciudades. 

Así, lo único que se sabe por ahora es que contará con un sistema de cámaras para controlar el acceso de vehículos contaminantes a una zona todavía por determinar de la ciudad, que previsiblemente comprenderá el centro y, en base a eso, se podría ampliar más o menos hacia zonas periféricas. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme