GRUPO PLAZA

la empresa cerró el año pasado una ronda de inversión de 1,5 millones de euros

Swipcar, la 'startup' cofundada por valencianos que impulsa el 'renting' de coches en cuatro países

27/02/2021 - 

VALÈNCIA. La relación de las personas con los vehículos está cambiando y, a día de hoy, ya no es necesaria su compra para poder disfrutar de la conducción de uno completamente nuevo. Esto se debe a que el renting de coches (su alquiler por un determinado periodo de tiempo) está pisando cada vez con más fuerza en nuestro país presentando, de esta forma, un nuevo servicio al que las personas pueden optar a través de un pago fijo mensual. Por este motivo, los valencianos Blas Gil y Julio Ribes junto al catalán Pablo Pascual decidieron crear en 2018 la startup Swipcar, un market place con el que buscan "ser proveedores de la nueva normalidad", puesto que lo que desean es que la gente "pueda suscribirse a un coche y que se pueda apuntar a un servicio al igual que hace, por ejemplo, para poder ver películas", según explican los fundadores a Valencia Plaza.

La idea de la empresa surgió en verano de 2017, cuando los emprendedores se conocieron en la incubadora de startups Demium en Barcelona. Al principio, el concepto de Swipcar sobre el que Gil y Ribes comenzaron a hacer pruebas se basó en la digitalización de la venta de coches. No obstante, los dos jóvenes observaron que el precio de un vehículo es muy alto como para poder hacer la compra vía online, de modo que decidieron probar con el mundo del renting al presentar ambos experiencia en automoción y darse cuenta de que "el futuro era pagar por un servicio y tenerlo completo". En concreto, Gil -responsable de marketing de la startup- es licenciado en ADE por la Universitat Politècnica de València (UPV), mientras que Ribes -CEO- es ingeniero industrial por la UPV, y Pascual -CTO- ingeniero informático por la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC).

Así pues, Swipcar como market place actúa como intermediaria y punto de unión entre la oferta de renting de coches que presentan las entidades financieras y la demanda del cliente que busca adquirir uno. De esta manera, la startup en su plataforma digital agrega la oferta tanto de siete partners como de seis financieras y otros proveedores, lo que les permite contar "con casi toda la oferta de renting" y mostrar al consumidor interesado más de cien modelos disponibles en el mercado para su alquiler.

De esta manera, para que un cliente pueda contratar un coche de renting ha de entrar a la página web, donde se le permite filtrar en cuestión a sus preferencias y otras opciones como el kilometraje o el precio. Una vez realizado esto, deben seleccionar el coche que les interesa y mandar una solicitud mediante la que el equipo de Swipcar guía al interesado en el proceso de contratación que se realiza digitalmente. El alquiler puede realizarse de uno a cuatro años y los precios de pago al mes -en función al modelo escogido- son fijos e incluyen todos los servicios, a excepción de la gasolina, como seguro a todo riesgo, asistencia en carretera, vehículo de sustitución, impuestos incluidos y mantenimiento y reparación. 

Julio Ribes, CEO de la empresa. Foto: SWIPCAR

Contratado el coche, los empresarios explican que el cliente recibe el vehículo en el concesionario más cercano a su casa, si así lo desea, dentro de un periodo aproximado de medio mes. Además, destacan que no ha de comenzar a pagar hasta que lo reciba. 

Con ello, sostienen que lo que quieren es dar un servicio a la gente, un "todo incluido". Es por esta razón, que buscan que la gente realice bien las cuentas antes de optar a comprar un coche, ya que con el renting "puede ahorrar hasta unos 1.000 euros" aparte de que puede renovar el vehículo de uno a cuatro años. "Estamos orientados a un cliente que es particular, pero que sabe hacer muy bien los cálculos de costes que conlleva la compra de un coche versus un todo incluido como es el renting. Aunque a veces el cálculo sea empatado, estamos hablando de un coche renovado aproximadamente cada tres años y de máxima seguridad", subrayan los fundadores.

Crecimiento en 2020 de un 160% respecto al 2019

Del mismo modo, comentan que el renting es una solución que, aunque en el sector de las empresas esté más normalizado, "empieza a ganar peso cada vez más entre los particulares", ya que, a nivel comparativo, España "es un país de los más adelantados en cuanto al renting" junto a otros como Italia, Francia, Portugal o Dinamarca.

Por esta razón, cada semana entran entre dos o tres modelos nuevos de coche a la plataforma de Swipcar, a la par que salen otros que están agotados. "Dentro de los más de cien modelos con los que contamos hay muchas unidades y se pueden hacer pedidos a fábrica. Sin embargo, hay que ser rápido a la hora de escoger un modelo porque se contratan enseguida", matizan los emprendedores.

Página web de Swipcar. Foto: SWIPCAR

En consecuencia, los fundadores explican que el crecimiento de 2020 fue un 160% superior al de 2019, mientras que la previsión para este 2021 es del 100%. Asimismo, de cara a este nuevo año, prevén aumentar el stock hasta los 150 coches y que la startup siga creciendo, puesto que el año pasado también duplicaron la plantilla y cuentan con más de 52 personas que trabajan tanto en España, como en Portugal, Francia e Italia. 

Apertura internacional y ronda de 1,5 millones

Esta apertura internacional de la empresa -que se encuentra basada en Barcelona- en los tres países europeos comenzó en 2020, un año "difícil a causa de la covid". Sin embargo, los jóvenes afirman que la respuesta ha sido y es "bastante buena" al ser regiones en los que el renting también está comenzando a normalizarse.

A su vez, el año pasado la empresa cerró una ronda de inversión de 1,5 millones de euros con el fondo Inveready a fin de seguir creciendo y apostar por la tecnología, ya que este recurso junto al equipo comercial permite a la startup "vender mucho mejor que la competencia y dar mejores números a los proveedores que otros no tienen". 

Blas Gil, Julio Ribes y Pablo Pascual, fundadores de Swipcar. Foto: SWIPCAR

Por lo que respecta a los consumidores, y según expresan los empresarios, el cliente medio de Swipcar se sitúa en una edad de 40 a 45 años, es nativo digital y de poder adquisitivo medio alto que suele acceder a un coche de renting porque está en un momento de cambio como puede ser formar una familia o cambiarse de ciudad. De este modo, el 80% de las visitas a la página se registran desde el móvil.

Con todo, los fundadores subrayan que el renting es "la solución más cómoda" a la hora de estrenar un coche al tratarse de un todo incluido. "En Swipcar, además, lo comunicamos todo de una forma clara sin letra pequeña, por lo que la oferta es muy transparente y supone disfrutar de un servicio olvidándose de todo lo que supone comprar un coche", concluyen.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email