GRUPO PLAZA

Se ha convocado el concurso de ideas para decidir el diseño final

La peatonalización definitiva de la Plaza del Ayuntamiento empezará en septiembre de 2023

20/10/2021 - 

VALÈNCIA. El Ayuntamiento de València ha puesto en marcha la licitación del concurso de ideas que decidirá el diseño definitivo de la Plaza del Ayuntamiento. Así, la idea ganadora de entre todas las que se presenten tendrá la obligación de redactar el proyecto, ejecutarlo y llevar a cabo la dirección de obras. Aunque, eso sí, tal y como ha adelantado la concejala de Desarrollo Urbano, Sandra Gómez, lo más probable es que las grúas no entren en la plaza hasta la siguiente legislatura, aproximadamente para septiembre de 2023.

En total, el presupuesto máximo de la intervención no podrá superar los 8,6 millones de euros, y ese es el límite al que se tendrán que atener las ideas que entren en el concurso. Una vez se abra la convocatoria, las empresas tendrán 30 días para proponerse como candidatas, y entonces el Ayuntamiento decidirá si cumplen todos los requisitos para poder seguir en el proceso de selección. Según ha explicado la vicealcaldesa, una de las principales consideraciones que se tendrán en cuenta en este contexto será que cuenten con un equipo multidisciplinar lo suficientemente nutrido como para poder atender a las necesidades de la reforma de la plaza: arquitectos, ingenieros, expertos en patrimonio y diseñadores, entre otros.

Después de esta primera fase, los equipos que sí que cumplan las condiciones tendrán 60 días para presentar una primera propuesta de diseño. Tras esto, el jurado elegirá entre 3 y 5 finalistas que dispondrán de otros 45 días para presentar un anteproyecto más elaborado de peatonalización definitiva. La novedad es que todas las empresas que pasen a la segunda fase recibirán, independientemente del resultado, una compensación de 9.800 euros por el trabajo extra realizado. Por su parte, la que finalmente resulte adjudicataria de la obra, recibirá 359.000 euros para la redacción del proyecto definitivo.

Entre las cuestiones que el jurado deberá tener en cuenta a la hora de escoger la idea ganadora destaca la correcta integración de los criterios que surgieron del proceso de participación ciudadana, así como la capacidad para gestionar todas las necesidades de movilidad que se contemplan en la peatonalización de la plaza. Y es que, aunque el objetivo final es ganar el mayor número de metros cuadrados para los peatones, podría darse el caso de que finalmente la ordenación de las líneas de autobuses obligara a dejar pasos para los servicios públicos como la EMT o el taxi. Asimismo, la adjudicataria también tendrá que respetar una serie de valores patrimoniales e históricos impuestos desde el Ayuntamiento. 

Los miembros del jurado estarán representados en la concejala de Desarrollo Urbano, Sandra Gómez, el alcalde de València, Joan Ribó, y luego personal técnico proveniente del Ayuntamiento, del Colegio de Arquitectos, el Colegio de Ingenieros, universidades y miembros de la Conselleria de Cultura. 

Sobre la fecha en la que podrían comenzar las obras, la concejala de Desarrollo Urbano ha considerado que hay que ser "razonables", puesto que el proceso de redacción del proyecto y de licitación podría alargarse durante al menos un par de años más. Así, lo más probable es que las obras no lleguen a tocar la plaza hasta septiembre 2023, teniendo en cuenta que después del concurso de ideas habrá que esperar otros seis meses hasta que la empresa adjudicataria tenga lista la redacción definitiva del proyecto. A lo que luego habrá que añadir el proceso de licitación posterior. 

El hecho de que la ejecución de las obras pueda alargarse hasta la siguiente legislatura ha despertado algunas dudas. Como, por ejemplo, ¿qué pasaría si después de las elecciones el Ayuntamiento cayera en manos de otro color político? ¿Podría darse el caso de que el nuevo gobierno dejase aparcado el proyecto con la redacción ya terminada por no estar de acuerdo con él? En este sentido se ha pronunciado de manera escueta el alcalde de València, Joan Ribó, quien simplemente ha mostrado su seguridad en renovar la vara de mando. A lo que, además, también ha añadido que cada vez hay más "consenso" sobre la necesidad de ganar espacios para la ciudadanía.

Concurso de ideas

El nuevo diseño de la Plaza del Ayuntamiento ha contado con un proceso participativo compuesto por encuestas y talleres a los que acudieron hasta 33 entidades que viven u operan en el entorno. En total, el consistorio recibió más de 1.800 propuestas a través de una página web habilitada para ello, de las cuales se han extraído 23 criterios comunes que ahora las empresas aspirantes a realizar la reforma deberán incluir en sus proyectos.  

Algunos de ellos tienen que ver con el uso del espacio público y la distribución del mobiliario. En concreto, los vecinos y vecinas del entorno han solicitado que se incluyan zonas para el descanso, distintas áreas verdes y elementos de sombra, que inviten a pasar tiempo y realizar todo tipo de actividades en la plaza. "Que no sea un sitio solo para pasear sino para estar", ha resumido Gómez en este sentido. Igualmente, el mobiliario también tendrá que ser totalmente accesible para los usuarios.

En cuanto al patrimonio y simbología cultural de la Plaza del Ayuntamiento, se ha acordado que este tiene que seguir siendo el enclave en el que se realicen las mascletàs de Fallas. Es por ello que, obligatoriamente, la nueva remodelación tendrá que contemplar este supuesto y ofrecer un espacio lo suficientemente amplio como para realizar espectáculos de pólvora y al mismo tiempo plantar los dos monumentos municipales. 

Asimismo, la concejala de Desarrollo Urbano también ha destacado el "icónico valor social y cultural" de la plaza, por lo que ha adelantado que la remodelación deberá respetar la arquitectura de algunos de sus edificios más emblemáticos como por ejemplo la fachada de Correos, la del teatro Rialto o la del propio ayuntamiento. De este modo, el nuevo diseño no podrá incorporar elementos que puedan suponer un obstáculo visual para las edificaciones.

De la misma forma, también deberá proteger la existencia de los puestos de flores, que ya forman parte tanto de la fisionomía como de la propia historia del enclave. Así, el Ayuntamiento considera que el nuevo diseño de la plaza deberá garantizar su modernización e integración en el nuevo entorno. En cuanto al resto de espacios, como por ejemplo la estatua que ahora mismo se encuentra en uno de los extremos de la plaza, será la adjudicataria quien determine la pertinencia o no de su exhibición.

Finalmente, la nueva plaza también deberá integrar fuentes para beber agua y baños públicos que, según ha detallado Sandra Gómez, "era una de las principales carencias del entorno". Y, en lo que tiene que ver con la actividad hostelera y comercial que se da en todos los extremos de la vía, ha adelantado que la remodelación podrá contemplar una ampliación de las terrazas. Sin embargo, también ha avisado de que la intención no es que la plaza "se llene totalmente de negocios", puesto que la prioridad es la comodidad del peatón. 

Posible peatonalización integral

Según adelantaron durante la presentación del concurso de ideas la concejala de Desarrollo Urbano, Sandra Gómez, y el alcalde de València, Joan Ribó, una de las posibilidades para la futura Plaza del Ayuntamiento sería su peatonalización completa. Es decir, reducir a cero el paso de los vehículos, incluso de aquellos que prestan un servicio público como los autobuses de la EMT o el taxi. Sin embargo, esta idea todavía está muy verde, a la espera de conocer el trazado definitivo que tendrá la nueva línea C1 para conectar las calles más céntricas de la ciudad. 

En este sentido, han adelantado que se llevará a cabo un estudio para conocer las necesidades específicas del entorno de Ciutat Vella, y así saber si es posible colocar las paradas fuera pero lo suficientemente cerca de la plaza para que sean accesibles para los usuarios. De todos modos, ambos siguen abiertos a la posibilidad de que, tal vez, sea necesario reservar un pequeño espacio para el paso del servicio público: "La plaza será lo más peatonal posible, pero no a costa de ir en contra de la accesibilidad", ha remarcado Gómez. En caso de que finalmente fuera necesario reservar un carril para la EMT, el proyecto también deberá contemplar su integración, aunque todavía se desconoce el trazado o la ubicación de las paradas. 

Aun así, y a pesar de todo, la vicealcaldesa ha destacado que en el año 2015 los coches ocupaban el 57% del espacio de la Plaza del Ayuntamiento, mientras que con las últimas intervenciones de urbanismo táctico la cifra se ha reducido al 18%. Por su parte, el alcalde de València también ha celebrado la peatonalización blanda del entorno, y ha recordado que en el pasado circulaban por esta vía más de 10.000 vehículos al día. Del mismo modo, Ribó también ha matizado que, según recientes estudios que ha llevado a cabo el Ayuntamiento de València, en la actualidad el uso del vehículo privado representa tan solo el 23% de la movilidad, aunque abarca el 60% del espacio público. 

Con todo, ha defendido un "nuevo modelo de ciudad" basado en otras formas de movilidad que no tengan que ver con el coche, lo que en última instancia reducirá las emisiones de gases de efecto invernadero y ayudará a aliviar la contaminación. "Recuperamos 12.000 metros cuadrados de espacio público para los valencianos", ha concluido. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email