GRUPO PLAZA

Mesa de Expertos ‘Visibilizar la vigilancia de la salud en la empresa’, organizan Serprecova y VP

La vigilancia de la salud en la empresa es una inversión, no un gasto

29/11/2021 - 

VALÈNCIA. Un cuarto de siglo después de la aprobación de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, sorprende todavía el gran desconocimiento que, a día de hoy, existe en las empresas y en las personas que las asesoran, de algunos pilares de la misma, como es la vigilancia de la salud de las personas trabajadoras. «La pandemia ha dado un empujón a los servicios de prevención, se ha puesto en valor este trabajo, pero hay que aprovechar el rebufo para dar mayor visibilidad a la importancia a la cultura preventiva en las empresas», afirmó Fernando Sáez, subdirector técnico del INVASSAT en la Mesa de Expertos ‘Visibilizar la vigilancia de la salud en la empresa’, organizada por la Asociación de Servicios de Prevención Ajenos de Riesgos Laborales de la Comunidad Valenciana (Serprecova) y Valencia Plaza, con la colaboración de la Conselleria de Economía Sostenible, Sectores Productivos, Comercio y Trabajo.

Y es que a pesar de los esfuerzos llevados a cabo por los servicios de prevención y por especialistas en medicina del trabajo, no se conoce todavía qué es la vigilancia de la salud, qué actividades y qué obligaciones conlleva para los distintos agentes sociales implicados y qué beneficios ofrece. «Implantar una buena cultura preventiva en las empresas no solo beneficia a la salud de las personas trabajadoras, también beneficia a las empresas, ya que tienen menos accidentes de trabajo, más salud, los empleados se sienten más satisfechos en su trabajo, lo que mejora el clima laboral y hay menor conflictividad», señaló Elvira Ródenas, directora general de Trabajo, Bienestar y Seguridad Laboral.

Además de Elvira Ródenas y Fernando Sáez, en esta Mesa de Expertos, celebrada en el SH Alameda Palace, participaron Nuria Pastor, presidenta de Serprecova y directora Esoc Prevención; Marta Artero, Inspectora de Trabajo y Seguridad Social de Castellón; Manuel Rodríguez, responsable del área de salud del Servicio de Prevención Propio de Aludium Transformación de Productos; Eva Mª del Valle, responsable de Vigilancia de la Salud y secretaria de Serprecova y gerente de Aprisalud; Javier Prieto, en representación de la Asociación Española de Servicios de Prevención Laboral (Aespla) y director médico de Endesa; Javier Coderch, director de zona de Prevención en Ibermutua; Dolores Pérez, vocal de Serprecova y responsable de Gestión IGS Prevención; Miquel Valldecabres, de MA Abogados y asesor jurídico de Serprecova; y Guillermo Gil, en representación de la Asociación Nacional de Servicios de Prevención Ajenos (Aspren) y director técnico de Vigilancia de la Salud de Valora Prevención.

Foto: KIKE TABERNER

Precisamente ese desconocimiento hace que muchas veces se confunda el trabajo de los servicios de prevención con el de las mutuas de accidentes y enfermedades, lo que lleva a confusiones como que la empresa crea tener cubierta esta especialidad con su mutua de accidentes y enfermedades o que piensen que la vigilancia de la salud se circunscribe exclusivamente a la realización del reconocimiento médico laboral. «Tenemos que hacer mucha pedagogía, porque muchas veces el servicio prevención y la mutua se solapan. Una pedagogía que también es necesaria para que las empresas entiendan que nuestro trabajo es ayudarlas a ellas para que eviten problemas, a la vez que protegemos al trabajador», comentó Eva Mª del Valle.

Según la Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales, todas las empresas o autónomos, incluidas las Administraciones públicas e independientemente de su actividad, riesgo, tamaño…, que tengan contratado al menos a un trabajador, tienen el deber de protegerle frente a los riesgos laborales, garantizando su salud y seguridad en todos los aspectos relacionados con su trabajo, mediante la integración de la actividad preventiva en la empresa y la adopción de cuantas medidas sean necesarias.

«Incluso nosotros hacemos referencia solo a una parte de nuestro trabajo, cuando la vigilancia de la salud es mucho más. Es investigación, prevención y evaluación de riesgos», se lamentó Manuel Rodríguez. Las actuaciones abarcan más que el reconocimiento médico, conllevan actividades como estudios epidemiológicos, promoción de la salud, investigación de enfermedades, adaptación de puestos de trabajo, entre otras.

Pedagogía en las empresas

Esa pedagogía también debe hacerse para que las empresas vean que la vigilancia de la salud es una inversión, no un gasto. «Las grandes empresas lo tienen más claro, pero somos un país de pymes y falta ese convencimiento de que invertir en un servicio de prevención, que suele ser externo porque normalmente las pymes no pueden crear ese departamento dentro de la empresa, es rentable. Por ello es importante que ahora que se ha puesto de relieve los beneficios de una buena prevención y tener un buen sistema de gestión de la salud de la plantilla aprovechemos para reforzar esa idea», destacó Miquel Valldecabres.

Foto: KIKE TABERNER

Aunque para ello hay que hacer frente a una de las grandes dificultades con las que se enfrentan los servicios de prevención externos: la falta de integración de la prevención de riesgos laborales en los sistemas de gestión de la empresa. «Hay que fomentar la figura del intermediario entre la empresa y el servicio de prevención, porque ganaríamos todos: empresa, servicios de prevención y trabajadores. Un interlocutor dentro de la empresa al que se le puede formar en prevención y que sea el encargado, con nuestro apoyo y asesoramiento, de desarrollar los planes necesarios y controlar que se aplican las medidas», explicó Marta Artero.

Una de las soluciones que se propusieron para incentivar la presencia de los servicios de prevención en la empresa fue el ofrecer otros servicios de valor añadido. «Si respondemos a las demandas de servicios sanitarios que se están produciendo hoy en día, como fisioterapeutas, psicólogos y expertos en salud mental, por ejemplo, podemos hacer más atractivo nuestro trabajo y puede ser una manera de entrar en la empresa y visibilizar la importancia de la salud en la empresa, aunque sea con acciones complementarias a las que hacemos normalmente», destacó Javier Prieto.

Y dentro de la empresa, uno de los grandes problemas con los que se encuentran estos profesionales concienciar de los beneficios de los reconocimientos médicos, «Habría que mejorar los modelos de consentimiento informado, sobre todo en la información de los riesgos que corren los trabajadores cuando renuncian a hacerse un reconocimiento médico. Porque no son conscientes y como existe mucha confusión en torno a si son obligatorios o no, muchos se acogen a lo segundo para no hacérselos y así no podemos ayudarles», aseguró Dolores Pérez.

Sinergias con los demás agentes de salud

Otro de los aspectos que se trató en esta Mesa de Expertos fue la necesidad de aprovechar mejor las sinergias, no solo con las mutuas, sino con todos los agentes sociales que se dedican a la salud. «Somos muchos actores en compartimentos estancos y con la pandemia hemos visto que podemos colaborar y aunar datos y aprovechar esas sinergias para desarrollar protocolos médicos más adecuados y trabajar juntos en un tema tan fundamental como es la vigilancia de la salud», resaltó Guillermo Gil.

Foto: KIKE TABERNER

Además, ese aprovechamiento de sinergias ayudaría a mejorar la imagen de la medicina del trabajo en la sociedad y en el sistema sanitario. «No tenemos acceso a información médica fundamental para realizar mejor nuestro trabajo», apuntó Nuria Pastor. Una petición en la que toda la mesa estuvo de acuerdo, ya que consideran prioritario tener acceso a la información sanitaria de las personas a las que dan cobertura, lo que facilitaría una visión completa y real del estado de la salud de la persona.

En este sentido, Javier Coderch señaló además que, si se promoviera un certificado o una tarjeta sanitaria universal, «evitaríamos tener que repetir pruebas innecesarias. La medicina del trabajo siempre ha quedado en segundo plano, hay que otorgarle la importancia que tiene». 

Porque, esa visibilización y reconocimiento «no solo haría más fácil el trabajo de los profesionales actuales, también lo haría más atractivo de cara a las nuevas generaciones, algo fundamental porque hay una escasez de especialistas en medicina y enfermería del trabajo», concluyó Nuria Pastor.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email