GRUPO PLAZA

se votará en el pleno e invertirán 280.000 euros a través de una modificación

Xàtiva comprará el pozo del Carraixet y construirá una desnitrificadora para disponer de agua potable

24/06/2021 - 

VALÈNCIA. La llegada del agua potable a las viviendas de los vecinos y vecinas del Carraixet, un diseminado a escasos kilómetros de la ciudad de Xàtiva, está un paso más cerca de ser una realidad. Este sábado se votará en el pleno municipal, en el que previsiblemente se aprobará, la adquisición del pozo, de uso agrícola y del que hasta ahora se veían obligados a abastecerse, y los derechos del agua, así como la construcción de una planta desnitrificadora.

Con la aprobación del proyecto de ampliación del servicio de abastecimiento de agua para el consumo humano en la zona del Carraixet, así como la declaración de utilidad pública e interés social, se empezará el camino para poner fin a un problema que arrastran desde hace décadas: la ausencia de agua potable en sus viviendas. Y es que, aunque esta agrupación de viviendas fue declarada como zona urbana en el año 2000, no dispone de servicios básicos de alcantarillado, iluminación ni agua potable.

Para la primera de las acciones, el consistorio tiene previsto destinar 280.000 euros, a través de una modificación presupuestaria. Mientras que la segunda de las actuaciones previstas calculan que tendrá un coste previo de 79.940 euros. Un hecho que desde Xàtiva Unida y el Partido Popular, los grupos de la oposición han criticado, ya que consideran que debería haberse tenido en cuenta en la elaboración de los presupuestos de este ejercicio. 

"Al final la compra del pozo se ha tenido que hacer dando de baja otras partidas presupuestarias, cuando se trata de un problema que ya se sabía antes de elaborar el presupuesto y no se tuvo en cuenta", ha señalado el regidor de Xàtiva Unida, Hèctor Cuenca. El edil ha aclarado que votarán a favor de la propuesta "por la necesidad y la urgencia": "se han estudiado varias opciones, esta no es la mejor ni la peor, pero es la más barata y la que se puede ejecutar más rápidamente, ya que requiere menos trámites", ha aclarado.

Por su parte, el PP comparte la crítica hacia la modificación presupuestaria: "cuando los vecinos empezaron con sus reivindicaciones después de los informes de Salud Pública, nosotros ya nos mostramos partidarios de que el equipo de gobierno asumiera en el presupuesto estas inversiones, y ahora viene la modificación porque en aquel momento no lo hicieron. Y, en el mes de marzo, cuando aprobaron el Plan Director de Inversiones 2021-2023, lo volveremos a recordar y tampoco lo contemplaron", ha señalado el presidente de los populares, Marcos Sanchís. "Ahora nos dan la razón por que esto es una prioridad", ha añadido. En su caso, han anunciado que se van a abstener "por el precio del agua que tendrán que pagar, no se ha dicho de manera clara cuál será el coste del agua y es una cuestión que el equipo de gobierno tendría que aclarar a los vecinos que viven en el Carraixet", ha argumentado.

Así pues, este proyecto da respuesta a las reivindicaciones de la asociación de vecinos del Carraixet: "estamos muy contentos, hasta ahora había habido algún intento, pero nunca se había llegado a buen puerto, y ahora estamos viendo que nuestro esfuerzo se verá recompensado y por fin tendremos agua potable en nuestras casas". Eso sí, aunque aseguran que es "una buena solución y la más rápida", consideran que podría haberse elegido otras alternativas que permitieran llevar el agua de la ciudad al Carraixet: "el agua de Xàtiva es excepcional y nos hubiera gustado que la hubieran traído porque somos vecinos", reivindican.

Cabe recordar, que la mala calidad del agua que sale de los grifos del centenar de viviendas que hay en el Carraixet se confirmó en febrero de 2020, cuando la Dirección General de Salud Pública de la Generalitat Valenciana realizó un análisis y calificó el agua como no apta para el consumo humano. En estos análisis detectaron, según han explicado los vecinos afectados, una alta concentración de nitratos, E.coli, bacterias y otras sustancias perjudiciales para la salud.

A partir de entonces, las autoridades sanitarias desestimaron su uso incluso para actividades como ducharse, fregar los platos o cepillarse los dientes y, únicamente, se recomendaba su uso para otras como limpiar el suelo o la ropa. "Es un momento histórico para el Carraixet. será un cambio radical", valora una de las representantes del vecindario. "Vivimos en el siglo XXI, y tener que coger agua de la fuente para cocinar o comprar agua embotellada para lavarse los dientes es tercermundista. No somos conscientes todavía del cambio que va a suponer para nuestras vidas", comenta.

Ante esta situación, la administración local realizó un estudio sobre las alternativas para abastecer de agua potable el centenar de viviendas que hay en la zona. Se valoraron alternativas como hacerlo a través de tuberías desde la Torre de Lloris, una pedanía cercana, o desde la propia ciudad de Xàtiva. Estas, sin embargo, se rechazaron por su "coste inasumible", según el ayuntamiento. Finalmente, el consistorio se decantó por suministrar el agua desde el pozo actual que, para que sea potable, deberá contar también con una planta potabilizadora.

Esta opción, en un primer momento también contó con algunas dificultades, como la "complicada negociación" con el propietario del pozo que, según señalan desde la administración local, ha llegado a buen puerto. Así, aunque se ha dado un paso más hacía el suministro de agua potable para los vecinos y vecinas del Carraixet, esto no será una realidad inmediata: "nos han dicho que será a finales de 2022 cuando tendremos agua potable, y hemos insistido a ver si podría ser un poco antes, para verano, que es cuando más población se instala aquí", han señalado.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme