Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

plato de la semana

Arroz en llanda de secreto y calabaza en Puro Vicio

En la tierra de las flores, de la luz y del arroz, la llanda empieza a hacerse un hueco en las cocinas

Por | 11/09/2020 | 2 min, 18 seg


Itziar Peña y Quique Bonet inauguraron Puro Vicio solo un par de semanas antes de que se paralizase el mundo a mitad de marzo. El restaurante tuvo un inicio fugaz, aunque esos 15 días bastaron para que en Arrancapins y aledaños se escuchase un runrun palpitante que anunciaba que el barrio sigue revitalizándose y que la calle Alzira está cada vez más interesante.

Volvieron en cuanto pudieron y en estos meses han dejado claro que van en serio. Quique, en la cocina, elabora cocina mediterránea con toques asiáticos; Itziar, en la sala, se encarga, con naturalidad y eficacia, de que todo esté en orden.  Después de trabajar toda la vida en hostelería, el sueño de Itziar era montar su propio local y después de un tiempo planificándolo y el apoyo de otros dos socios, por fin dio el paso. Quizás no fue en el mejor momento, o quizás sí. Puro Vicio engloba ese lugar común de las tres bes, de la que tanto se presume y que tan difícil es de encontrar. Es bueno, es bonito y es barato.  Y en estos tiempos raros, creo que a la hora de elegir, el precio va a ser determinante.

En Puro Vicio trabajan con menús de mediodía y noche entre semana (12,90 y 14,90 €) y los fines de semana, con menú a mediodía y carta por la noche. Difícilmente la cuenta puede rebasar los 20 euros.  Después de probar el menú, el precio te parece un regalo.   El restaurante se ha querido diferenciar, además, por preparar los arroces en llanda, esa bandeja de origen valenciano más conocida por la coca, pero que le va de lujo a nuestro sagrado cereal.  Uno de los primeros que la utilizó para hacer arroz fue Quique Dacosta (en Mercatbar probé uno que me dejó sin palabras) y desde entonces ha empezado a introducirse, tímidamente todavía, en algunas cocinas.  "Quisimos utilizar la llanda porque así el arroz sale muy fino y al mismo tiempo, meloso. Quique es una gran arrocero, lleva mucho tiempo haciendo paellas y decidimos elaborarlo así para diferenciarnos y porque sale realmente bueno", explica Itziar. 

Este de secreto, calabaza y alioli daba fe de ello. Suelto el arroz, con mucho sabor y una combinación de ingredientes que lo sacan de lo de siempre.  A la paella le ha salido competencia. Yo si fuese ella, me procuparía. 

Comenta este artículo en
next