Y además beber

Comer, beber, amar

Kiko Vidal

En su película, Ang Lee retrató de una forma magistral el sabor de la vida y la cotidianidad a través de escenas familiares alrededor de la mesa y ese eterno «me has devuelto el paladar». Y desde hace dieciocho años ocurre así con el Comer Beber Amar de Quico Vidal, donde la tertulia se prolonga alrededor de platos tradicionales con toques de modernidad y las amarguras se mitigan con vino.

En confianza: Presta atención a las propuestas fuera de carta —son infinitas— y ante la duda pide consejo, pero no dejes de probar sus croquetas y el mix de ensaladilla rusa y de cangrejo, porque son una excelente opción para abrir boca. ¿Algo más vanguardista? Sus gyozas sobre crema de garbanzos.


¿Qué puedo encontrar?

  • Menú

Contacto

¿Qué pido?

Croquetas de cocido con un poco de achiote