GRUPO PLAZA

Los empleados de residencias que no se vacunen se harán un test de detección dos veces por semana

"En situaciones de alta transmisión comunitaria hay riesgo de que aparezcan casos si no se toman precauciones", avisa Sanidad

11/08/2021 - 

VALÈNCIA (EP). Los trabajadores de residencias de mayores, que rechacen la vacuna o que no hayan completado su vacunación, deberán realizase Pruebas de Detección de Infección Aguda (PDIA) mínimo dos veces por semana y se podrá valorar su cambio de puesto de trabajo.

Esta es una de las medidas recomendadas para las residencias de mayores que han sido actualizadas respecto a las del mes de marzo y que la ministra de Sanidad, Carolina Darias, ha trasladado este miércoles al Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS), reunido de forma telemática en un Pleno extraordinario.

En este sentido, el departamento que dirige Darias ha explicado que aunque el número de casos y fallecimientos en los mayores residentes en centros socio-sanitarios ha descendido de forma considerable desde el mes de marzo de 2021, en el que se les terminó de vacunar, "en situaciones de alta transmisión comunitaria hay riesgo de que aparezcan casos, si no se toman las debidas precauciones".

De este modo, la ministra Darias ha informado del documento de recomendaciones aprobado por los técnicos de la Ponencia de Alertas, que se irá revisando por los responsables de Salud Pública de cada comunidad autónoma y que marcará las líneas generales de actuación.

En concreto, el documento defiende la necesidad de promover de forma activa la vacunación, identificar las causas que reducen el acceso o la aceptación de la misma y desarrollar estrategias para incrementar al máximo las coberturas, siempre con la participación de los centros.

También se insiste en garantizar que, trabajadores y visitantes, vacunados y no vacunados, mantengan las medidas de higiene y prevención, tales como el uso de mascarilla, higiene de manos y distancia de seguridad, así como la apropiada limpieza y desinfección de los centros y una ventilación adecuada.

Sin embargo, entre las recomendaciones concretas, destacan las referidas al personal trabajador no vacunado o que rechace la vacuna, a los que se propone realizar control de temperatura diaria y PDIA de forma regular (mínimo 2 veces por semana), como medida específica de evaluación del riesgo y de prevención. También se podrá valorar su cambio de puesto de trabajo.

Respecto a los residentes vacunados o que hayan pasado la enfermedad en los últimos seis meses, en situaciones de alta transmisión comunitaria la comunidad autónoma valorará realizar PDIA a la salida y/o a la re-entrada en el centro tras ausencias prolongadas.

Los fallecidos por covid-19 en las residencias de mayores españolas han aumentado de 36 a 71 en la última semana, según la última actualización de datos del Instituto de Mayores y Servicios Sociales (Imserso), publicados el pasado 6 de agosto.

Por ello, la Asociación Estatal de Directores y Gerentes en Servicios Sociales ha reclamado la realización de un estudio inmunológico que pueda constatar el grado de inmunidad hacia la Covid-19 en las residencias para mayores, y una tercera dosis de vacunación, si fuese necesaria, ante el repunte de casos en estos centros.

Visitas de familiares

Respecto a las visitas de familiares, en situaciones de alta transmisión comunitaria, valora hacer recomendaciones por parte de la autoridad competente sobre el régimen de visitas y salidas en los centros residenciales; y otras circunstancias como la ubicación, su supervisión o no, el número de visitantes, o la organización y duración de las salidas.

Independientemente del status vacunal del visitante, estos mantendrán las medidas no farmacológicas de prevención de la transmisión. Mientras que, en situaciones de transmisión comunitaria baja y si los visitantes están vacunados, se podría valorar flexibilizar estas medidas.

Finalmente, los trabajadores que hayan recibido una pauta de vacunación completa y sean considerados como contacto estrecho estarán exentos de la cuarentena, tal como se recoge en la Estrategia de Detección precoz, Vigilancia y Control de covid-19.

Aerte considera que la posición del Ministerio da la razón a sus argumentos

La patronal de las residencias Aerte considera que la posición del Ministerio de Sanidad, favorable a la realización de pruebas periódicas a los trabajadores, "da la razón" a sus argumentos frente a la posición de las Consellerías de Igualdad y la de Sanidad.

Esta visión "viene a reforzar" la posición mantenida por la Asociación Empresarial de Residencias y Servicios de Atención a la Dependencia de la Comunidad Valenciana (Aerte) durante las últimas semanas, "que no eran compartidas por la Consellería de sanidad Universal y Salud Pública ni la de Igualdad y Políticas Inclusivas", recuerda la patronal de las residencias.

Al mismo tiempo, el documento no incluye la obligatoriedad de la vacunación en el personal de estos centros, aunque la recomienda de manera activa.

En el caso de trabajadores sin vacunar, plantea que se pueda valorar el cambio del puesto de trabajo, una cuestión que Aerte considera "muy difícil", ya que las funciones del personal "están muy definidas y es casi imposible llevar a cabo ese proceso de recolocación".

Por último, no aconseja la realización de pruebas serológicas periódicas para verificar la efectividad de la vacunación en las personas residentes.

“Desde nuestro punto de vista, esta sería la manera de comprobar si la inmunidad en las personas residentes se ha reducido y si, por tanto, es necesaria una dosis de refuerzo o una revacunación en los centros. No entendemos este posicionamiento del Ministerio”, concluyen los responsables de Aerte en el comunicado.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email