GRUPO PLAZA

el tsjcv tendrá que ratificar las nuevas restricciones de la movilidad

Las Fallas, bajo el toque de queda

Foto: EDUARDO MANZANA

El Consell estudia elaborar una normativa específica para las fiestas

12/08/2021 - 

VALÈNCIA. La celebración de las Fallas prevista del 1 al 5 de septiembre se encuentra sumida en cierta incertidumbre debido a la evolución de la situación epidemiológica de la provincia de Valencia. A pocos días de que finalice el plazo de las actuales restricciones vigentes –será el próximo 16 de agosto–, desde Presidencia de la Generalitat anunciaron este miércoles que el Consell ha solicitado al Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) autorización para poder prorrogar dos de las más importantes: el toque de queda y la limitación de reuniones de un máximo de 10 personas. 

En su petición, el Gobierno autonómico reclama mantener la restricción de la movilidad nocturna entre la 01.00 y las 06.00 horas en un total de 68 localidades en lugar de las 77 de este momento– que, a priori, serían las que mantienen la incidencia más elevada y siguen situándose en riesgo extremo. Un escenario por el que Consell no quiere dar ningún paso en falso. 

La solicitud que debe ser avalada ahora por el TSJCV estará en vigor hasta el 6 de septiembre, de manera que la fecha en la que decaerían las nuevas medidas sería posterior a la celebración de las Fallas. Si la decisión tiene luz verde de la justicia supondrá que las fiestas josefinas en la provincia de Valencia coincidan con las restricciones de movilidad nocturna en diversos municipios. Eso sí, siempre que no se decida durante los días previos aliviar las prohibiciones en caso de que el número de casos descienda de forma significativa. 

Hasta el momento no ha trascendido el listado de poblaciones que la Generalitat ha trasladado al TSJ para mantener en ellos el toque de queda, ni tampoco los criterios bajo los que ha elaborado la citada lista, como ya ocurrió la vez anterior. Desde el Consell existen pocas confirmaciones hasta que no se aproxime la fecha.

Mientras Presidencia comunicaba este miércoles la voluntad de la prórroga del toque de queda con escasas concreciones, la vicepresidenta de la Generalitat, Mónica Oltra, señalaba que el nuevo paquete de medidas "en principio" estaría en vigor hasta el 6 de septiembre, pero dejaba una puerta abierta a modificaciones al remarcar que las restricciones podían cambiar en función de la situación sanitaria. De hecho, es posible que el Gobierno valenciano opte por elaborar una normativa específica para los días de Fallas, ya que también se encontraría en vigor la medida en vigor de limitación de las reuniones sociales y familiares a un máximo de 10 personas.

Foto: KIKE TABERNER

La toma de decisiones, en todo caso, tampoco parece inmediata. La propia Oltra ha afirmado durante los últimos días que una semana supone un "a largo plazo" y que considera "precipitado" hablar de lo que ocurrirá. "Si no podemos hacer planes de aquí al sábado, de aquí a septiembre menos", aseguraba. En este sentido, remitía a la reunión de la Mesa Interdepartamental que está convocada para el próximo sábado 14 de agosto.

El contexto para la celebración de las fiestas año y medio después de que se cancelaran las de 2020 debido al coronavirus resulta clave. El Ejecutivo autonómico tal vez esperaba una mejora sustancial en los datos conforme avanzara el proceso de vacunación, pero a tres semanas de Fallas no son del todo halagüeños: aunque los contagios y los ingresos parece que se estabilizan, el índice de transmisión continúa siendo elevado en la Comunitat.

La incidencia acumulada ha bajado la barrera de los 500 casos por 100.000 habitantes y se sitúa en 428,39 (la media nacional está en 503,42), pero sigue en riesgo extremo. En la ciudad de València el dato es superior y en este momento se sitúa en 510,99 casos por 100.000 habitantes, muy lejos de los 250 que supondría dejar de estar en este nivel de riesgo. 

En cuanto al resto de municipios que tienen el toque de queda en vigor, varios han mejorado sus cifras, aunque la incidencia es muy elevada en algunos de ellos. En la provincia de Valencia se da la circunstancia de que muchos de los que mantienen la medida ya fueron anunciando la suspensión de las Fallas, como es el caso de Bétera, Oliva, Puçol, Tavernes de la Valldigna, Pobla de Vallbona, Benaguasil, Vilamarxant, Massamagrell, Alfafar, Manises, Benetússer, Alboraya o El Puig.

València ciudad, a la espera

Sobre la prórroga del toque de queda propuesto por el Consell al TSJCV, en el caso de València ciudad, fuentes del Ayuntamiento dan por hecho que la capital del Túria se encontrará entre los municipios seleccionados por la Generalitat. "Sería raro que no entrara en la lista si se atiende a la incidencia", explican a este diario las mencionadas fuentes del gobierno municipal.

Eso sí, en la concejalía de Fiestas, que dirige el edil Carlos Galiana, recordaban este miércoles que la Conselleria de Sanidad siempre ha señalado que las celebraciones falleras tendrán las mismas restricciones que el resto del ocio nocturno y la hostelería, de manera que cualquier tipo de actividad en carpas o en casales deberá finalizar a la misma hora que el resto de sectores.

Tanto es así que el Bando Fallero elaborado por el consistorio de València ya contempla que el horario de las carpas, por ejemplo, no podrá exceder en ningún caso del horario de apertura de la hostelería ni tampoco de la 1.30 horas de la madrugada. Estos condicionantes se aplicarán también a las actividades culturales y no se permitirán ni orquestas ni discomóviles.

El alcalde de València, Joan Ribó. Foto: KIKE TABERNER

Pero estas restricciones son una cosa, y la aplicación del toque de queda es otra más contundente que impide el desarrollo de trabajos señalados en la semana fallera, como los que se realizan durante la madrugada de la plantà y de la cremà. De ahí que el presidente de la Interagrupación de Fallas, Guillermo Serrano, indique que el toque de queda a la una de la madrugada "sería muy difícil de cumplir, casi imposible". Con todo, asegura que el colectivo fallero se encuentra a la espera de otra resolución de Sanidad específica para las fiestas que aclare cómo se podrán desarrollar.

La pelota, a la postre, está en la Conselleria que dirige Ana Barceló. El alcalde de València, Joan Ribó, solicitó a su departamento en julio la posibilidad de elaborar un protocolo "flexible", con diferentes alternativas a aplicar en función de la situación sanitaria cuando llegue la semana grande, el 1 de septiembre. Con todo, Sanidad todavía no se ha pronunciado al respecto, a la espera de analizar la evolución de los contagios en la Comunitat y en el Cap i Casal. Preguntadas en varias ocasiones fuentes de la Conselleria durante las últimas semanas, siempre han indicado que todavía era pronto para tomar una decisión sobre las restricciones a imponer la primera semana de septiembre.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email