GRUPO PLAZA

opinión

La FED tiene un duro trabajo por delante pero la economía ayuda

El crecimiento del PIB estadounidense en diciembre de 2021 fue de un saludable 5,5% y los niveles de deuda corporativa se redujeron tras la pandemia

24/03/2022 - 

MADRID. Oficialmente, la Reserva Federal estadounidense (FED) abandonó su retórica sobre la inflación "transitoria" en diciembre del año pasado. Sin embargo, en el mercado seguía existiendo la sensación de que el banco central se aferraba a la opinión de que el aumento de la inflación sería temporal y que, a medida que las cadenas de suministro siguieran normalizándose, la inflación volvería a un nivel más normal a finales de 2022. Ya no es así. 

El comunicado del Comité Federal del Mercado Abierto (FOMC) de la FED de la semana pasada, el 'diagrama de puntos' que sirve como orientación mostraba que los tipos básicos podrían situarse en el 1,875% y el 2,75% para finales de 2022 y 2023 respectivamente. Esto sugería que este giro de la FED se había completado finalmente, aunque el presidente de la Fed, Jerome Powell, lo confirmó a principios de esta semana en un discurso en la Asociación Nacional de Economía Empresarial. 

El presidente del banco central norteamericano se mostró mucho más 'halcón' que en la rueda de prensa posterior a la FED la semana anterior, y no dejó ninguna duda sobre la seriedad con la que el FOMC ve ahora la inflación: "Aumenta el riesgo de que un período prolongado de inflación elevada pueda hacer que las expectativas a largo plazo sean incómodamente más altas, lo que subraya la necesidad de que el comité se mueva rápidamente como he descrito".

Perturbaciones en las materias primas

Powell también subrayó que los bancos centrales normalmente pasarían por alto las perturbaciones de los precios de las materias primas, pero que el reciente aumento se había sumado a una inflación que ya es demasiado alta, y que hacía que las perspectivas a largo plazo fueran incómodas. Volvió a reiterar que la economía se encuentra en una posición "muy fuerte", y que es capaz de soportar unos tipos más altos, y confirmó de manera importante que el FOMC ha dejado de guiarse por la normalización de la cadena de suministro: "a la hora de fijar la política, nos fijaremos en el progreso real de estas cuestiones y no asumiremos un alivio significativo a corto plazo del lado de la oferta". 

Sin embargo, el comentario que ha generado más titulares, y que lideró la venta de treasuries, fue sobre la subida de tipos: "Si llegamos a la conclusión de que es apropiado actuar más agresivamente subiendo el tipo de los fondos federales en más de 25 puntos básicos en una o varias reuniones, lo haremos".


El tono más hawkish del discurso sirvió para despejar las dudas que existía en el mercado e indica que el control de la inflación era ahora el objetivo principal de la Reserva Federal, y los mercados de tipos reaccionaron en consecuencia. El yield del bono del tesoro estadounidense a 10 años superó el 2,30%, después de haber comenzado el día en el 2,17%, y los vencimientos más cortos se movieron aún más bruscamente y aplanaron la curva: el diferencial entre el yield del bono a dos años y a 10 años es ahora de sólo 15 puntos básicos y la curva se invierte a partir del plazo de tres años. 

Los mercados valoran ahora en un 70% la posibilidad de una subida de 50 puntos básicos en la reunión de mayo de la Reserva Federal. Los mercados de tipos globales también se mostraron débiles, con los yield de los Gilt a 10 años invirtiendo su subida tras la reunión del Banco de Inglaterra (BoE) hasta situarse por debajo del 1,5% y subiendo hasta el 1,64%, mientras que el yield de los Bunds a 10 años ahora es de un 0,47% después de estar en negativo el 7 de marzo.

Estabilidad de los precios

Con la FED dispuesta a superar su tasa neutral para restaurar la estabilidad de los precios, los temores de una recesión han aumentado, aunque Powell subrayó que "los aterrizajes suaves, o al menos suaves, han sido relativamente comunes" en Estados Unidos y que la Reserva Federal tiene las herramientas para lograr que así sea.

La FED tiene un duro trabajo por delante, pero la fortaleza de la economía ayuda. El crecimiento del PIB en diciembre de 2021 fue de un saludable 5,5% y los niveles de deuda corporativa se redujeron tras la pandemia, dejando la cobertura de intereses en niveles saludables. Sin embargo, los mercados no han tenido que lidiar con una Reserva Federal tan agresiva en mucho tiempo, y el camino hacia unos tipos más altos tendrá algunos baches en el camino.

Eoin Walsh es socio y gestor de carteras de TwentyFour AM (boutique de Vontobel AM)

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme