Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

también le pasa factura no conseguir vender su último negocio, el de las tuberías

Las reclamaciones por el amianto dejan sin liquidez a Coemac (y atrapa a no pocos especuladores en bolsa)

31/01/2020 - 

VALÈNCIA. Eran las siete de la tarde de ayer jueves, cuando la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) informaba de un hecho relevante de Corporación Empresarial de Materiales de Construcción, es decir, Coemac (CCMC). Y no era precisamente nada halagüeño sino todo lo contrario: la histórica cotizada anteriormente llamada Uralita solicitaba concurso voluntario de acreedores. Lo hacía reconociendo su imposibilidad de generar la suficiente liquidez para hacer frente a las reclamaciones derivadas de la fabricación de fibrocemento con amianto, una actividad en la que el grupo cesó hace casi veinte años pero que la ha llevado a pagar no pocas indemnizaciones por dicho material de construcción prohibido en España desde 2002.

La decisión del consejo de administración fue una especie de crónica de una muerte anunciada desde que en abril de 2013 la cotizada fundada y controlada por lo Serratosa se echara en manos de KKR, uno de los grandes 'fondos buitre' del planeta. Lo hizo recibiendo un crédito de 320 millones de euros a siete años de vencimiento para pagar a sus entonces acreedores financieros, tanto entidades bancarias como bonistas como contó entonces este diario. 

Sin embargo, poco más de dos años después la entonces llamada Uralita cedió el negocio de los aislantes (Ursa) a sus acreedores, liderados por KKR, en el marco de un nuevo acuerdo de reestructuración de la deuda financiera. La crisis, el comportamiento adverso de los mercados y la devaluación del rublo ruso golpean sobre la histórica cotizada valenciana, que para entonces ya dibujaba una senda bajista en el parqué como se observa en el gráfico. 

Rumores de otra OPA de exclusión

Pero eso sí la especulación seguía a la orden del día como venía advirtiendo periódicamente este diario sobre un valor con uno de los 'free float' -acciones que cotizan libremente en bolsa- más estrechos de todo el Mercado Continuo de poco más del 10%. Un mercado donde no era raro asistir a brutales movimientos sin justificación alguna en medio de rumores de otro intento de OPA de exclusión. Conviene recordar que a finales de 2007 Nefinsa lanzó una sobre el 100% del capital de Uralita a 7,06 euros -a años luz del precio actual- después de subir seis céntimos respecto a los 7 iniciales, pero sólo logro el 35,70% del capital social y el 63,28% a las que iban dirigidas.

A Coemac le quedaban entonces -mediados de 2015- dos negocios: por un lado, el de yesos (Pladur y Algiss) y el de sistemas de tuberías (Adequa). Pero los problemas seguían sobre la mesa -las refinanciaciones con la banca estaban a la orden del día- y el 31 de mayo de 2017 perdía el control de su negocio de los yesos, al vender el 35% -para reducir su peso al 24,31%- a Etex Building Materials, que controlaba el 40,68% de Pladur Gypsum, su división yesera. A finales de ese año materializado la operación de desinversión íntegra mediante la venta de la totalidad de su participación indirecta en la sociedad Pladur Gypsum al Grupo Etex.


Solo le quedaba el negocio de las tuberías, mientras la cotización seguía hundiéndose -marcando mínimos históricos- y los especuladores haciendo de las suyas, pese a que no había razón alguna para ello como seguía publicando este diario. Los 'calentones' seguían estando a la orden del día con la cotización profundizando en mínimos. Ni siquiera el 'contrasplit' o agrupación de títulos que ejecutó en julio de 2018 -a razón de una acción nueva por cada 20 antiguas- frenaba a la 'fauna especulativa'. 

Y llegó finales de mayo de 2019, cuando Coemac convocaba una junta de accionistas para autorizar la venta del 100 % de su participación en el negocio de tuberías Adequa WS al grupo Ostendorf por 11 millones de euros. Era el único negocio que le quedaba... y que le queda porque todavía no ha logrado venderlo por una reclamación de Tragsa en julio de 2019, pese a que solo faltaba la firma para ejecutar la desinversión con los alemanes, cuyas juntas de accionistas habían dado el visto bueno.

Adequa cierra 2019 con cifras récord

Según informaba ayer la cotizada valenciana presidida por Javier Serratosa, la desinversión el negocio de tuberías -en la que se ha venido trabajando en los últimos dieciocho meses, hubiera contribuido a solventar esa falta de liquidez-, si bien la dilatación de los plazos de ejecución de la misma ha hecho imposible acompasarla al ritmo necesario. Una Adequa que está fuera del concurso -como el resto de filiales- que cerró 2019 con cifras récord de ventas, Ebitda y beneficio neto, según informó este jueves Coemac. Y es que dicho negocio fue el que le salvó los últimos resultados correspondientes a los nueve primeros meses del pasado año, cuando lo habitual era que el fabricante de materiales de construcción presentara 'números rojos'.

A la hora de escribir estas líneas (01:10 horas de este viernes), la CNMV no había informado por hecho relevante si va a suspender la cotización este viernes de Coemac -todo apunta a que sí- pero lo que es un hecho es que no pocos inversores -o especuladores- se van a quedar pillados. Si el pasado 9 de diciembre este diario abría la sección de bolsa titulando 'Se repite la historia en Coemac: 'calentón' en bolsa sin justificación', hace dos semanas lo hacía con 'Coemac estrena 2020 con otro 'show especulativo': llega a subir un 50% y mueve el 14% del capital'

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email