GRUPO PLAZA

las expertas arqueólogas hacen un llamamiento a las familias para facilitar la identificación

Localizan en el cementerio de Llíria los cuerpos de seis personas fusiladas en la Guerra Civil

23/07/2022 - 

VALÈNCIA. El cementerio es el escenario de la última despedida, el lugar al que acudir para revivir el recuerdo y calmar el duelo. Aunque decir adiós para siempre es doloroso, no tener la oportunidad de hacerlo lo es todavía más. Miles de personas perdieron este derecho durante la Guerra Civil, pero ahora, 80 años más tarde, algunas tal vez puedan recuperarlo: la segunda fase de la exhumación de las fosas de Llíria ha comenzado y se han encontrado seis cuerpos

Las excavaciones contaron con una primera fase a finales de 2021. En esta, la asociación científica ArqueAntro descubrió un cuerpo y tres fragmentos de tres cráneos que presentaban un orificio de entrada y salida de proyectil. Por ello, esta nueva campaña -que ha comenzado hace tres semanas y perdurará hasta mediados de agosto- ha aportado grandes avances que demuestran la necesidad de excavar el resto del territorio

En un primer momento, la exploración del solar se ajustaba a unas dimensiones de 3x3 metros, pero finalmente se han ampliado hasta los 10x6. "En total hemos recuperado a seis individuos, dos de ellos están cortados por enterramientos posteriores. Todo apunta a fosas individuales, pero todavía estamos investigando. Parece que los familiares llegan a la fosa común y antes de ser enterrados con los demás tienen la suerte de poder recuperar el cuerpo y enterrarlos aparte", informa la técnica arqueóloga Inés Blay Gil

Excavación en el cementerio de Llíria. Foto: EVA MÁÑEZ 

Un indicador importante a la hora de decidir dónde realizar el sondeo es la aparición de elementos conmemorativos -como las cruces- colocados en la superficie por los seres queridos con el paso del tiempo. Por otra parte, la labor del los historiadores Miquel Fernández y Vicent Gabarda también ha sido clave para facilitar el trabajo, gracias a la aportación de un listado que enumera el número de individuos que habría en cada fosa.

Pese a esto, Ines Blay asegura que el trabajo solo saldrá adelante con la colaboración de las familias. Así, ha querido hacer un llamamiento a posibles descendientes y a cualquier persona que tenga información, ya que en la localidad hay más de 100 víctimas y tan solo nueve familias han acudido para someterse a las pruebas de ADN. 

Romper el silencio

A raíz de este proyecto, son muchas las personas que tienen la esperanza de cerrar un capítulo doloroso en sus vidas. Francisco Torres Peñarrocha y sus 16 primos han crecido sin tener a su lado a su abuelo, Miguel Torres Palacio. Fue vocal de Agricultura en el Ayuntamiento de Llíria en 1937 y al acabar la guerra intentó huir a México para evitar las represalias de la dictadura. Finalmente, no lo consiguió y fue fusilado sin un juicio previo delante de su mujer, a quien enviaron a la cárcel.  

Fotografía de Miguel Torres años antes de su asesinato. Foto: Francisco Torres 

Desde entonces, la historia de su vida se ha eliminado de la faz de la Tierra. Su nieto, Francisco Torres, comparte: "Nos hubiese gustado que nuestro abuelo nos acompañase en nuestro crecimiento. No saber de nuestro pasado es muy impactante, no sabemos de dónde venimos y sentimos impotencia".   

De esta forma, él y sus primos pretenden encontrar respuestas y derribar el silencio que ha acompañado a sus padres y tíos durante años: "Mi abuela se calló y quiso proteger a todos sus hijos. Mi padre nunca me permitió decir nada de esto, me dijo que mi abuelo estaba muerto y había que olvidarlo porque lo mataron por sus ideales. No querían revivirlo", confiesa.

Pero el miedo ya es pasado y ahora tienen la esperanza de honrar, por fin, la memoria de Miguel Torres para poder vivir en paz. Quieren recuperar su cuerpo, enterrarlo y llevarlo al sitio que se merece, con su abuela. "Lo más importante para un pueblo es poder enterrar a su gente en sitios dignos, no podemos admitir que haya gente enterrada en cunetas. Si una nación se calla ante eso, para mi no es una nación", añade. Además, insiste en la importancia de no politizar la situación y evitar polémicas innecesarias.  

Francisco Torres, nieto de una víctima del franquismo. Foto: EVA MÁÑEZ 

Cumplir una voluntad

El hallazgo de los restos se ha producido gracias a la dedicación de Sergio García, presidente de la Agrupación de Familiares y Víctimas del Franquismo 'Cementerio de Llíria'. Al igual que Francisco Torres, busca poner fin a un periodo de dolor y represión, pues su abuela perdió a su abuelo y a su tío en 1939 cuando fueron asesinados. 

En 2018 comenzó a investigar y a través del número de sumario conoció la fecha exacta de su muerte. Se desplazó al cementerio con Matías Alonso, coordinador del Grupo para la Recuperación de la Memoria Histórica, y allí encontraron una cruz que les hizo sospechar de la  existencia de una fosa común. En ese momento, consiguieron el apoyo del ayuntamiento y empezaron a difundir la actividad a través de redes sociales para que llegase al mayor número de gente posible.

En la actualidad, cuatro años más tarde, cuentan con una subvención de 78.000 euros por parte de la Diputación de València y su objetivo es llegar a recibir ayuda económica por parte del Estado. En las próximas semanas, pretende avanzar en la exploración del cementerio civil, donde se encuentran las personas que murieron en el hospital por heridas de guerra. 

Sergio García ha vivido de cerca el sufrimiento de su abuela y su misión es conseguir que pueda superar el duelo al encontrar a su tío y a su abuelo. "Me gustaría reivindicar que las víctimas también fueron las mujeres; la represión las marcó durante su infancia y juventud. Nosotros tenemos que coger el testigo para que estas personas vean como su familia cierra el capítulo y lo sana", reivindica. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme