GRUPO PLAZA

la demanda de espacios se traslada del centro, principalmente a La Marina

La oficina tradicional se pasa al 'flex': los espacios híbridos ganan peso y atraen a los inversores   

26/03/2021 - 

VALÈNCIA. Los espacios 'flex', también conocidos como coworking, han venido para quedarse. El nuevo contexto marcado por el teletrabajo y el interés de las empresas por el bienestar de sus trabajadores ha provocado un vuelco en el mercado de oficinas tradicional. La flexibilidad que ofrecen estos centros en cuanto a superficie y tarifas han elevado su demanda por parte de las compañías en detrimento del alquiler tradicional. Un auge que ha 'seducido' a propietarios de inmuebles que ya trabajan en la reconversión de sus activos hacia un modelo híbrido que combine la oficina tradicional con el 'flex'.

De hecho, esta tendencia ya se atisba en el mercado de València, donde solo en el primer trimestre de 2021 la demanda de estos espacios es superior a la de toda la de 2019 y su contratación está ganando protagonismo, según datos de la consultora CBRE. Y es que, aunque este modelo en los últimos años ha ido ganando cuota, principalmente en plazas como Madrid y Barcelona, la pandemia ha incrementado la necesidad de mejorar las condiciones laborales de los centros de trabajo. 

En este sentido, los espacios flexibles cumplen con los nuevos requisitos que se buscan como son buenos servicios, tecnología, comodidad y flexibilidad. "La oficina se convierte en una herramienta más de trabajo, donde los empleados quieren socializar, formar parte de una organización y donde deben disponer de un clima de bienestar, seguro y saludable, además de todas las herramientas para trabajar de forma óptima", aseguró en rueda de prensa Belén Patiño, directora de oficinas CBRE Valencia.

De hecho, propietarios de inmuebles que actualmente se destinan a oficinas convencionales ya barajan la opción de destinar parte de esta superficie a este nuevo formato para aportar valor añadido a sus activos y, a la vez, dotar de mayores servicios a los usuarios. Y es que ahora las compañías demandan entornos abiertos y flexibles que fomenten la colaboración entre las diferentes áreas de negocio."El 'flex' ha venido para quedarse y los propietarios ya se plantean esta reconversión. En Alicante, por ejemplo, una parte del centro comercial Panoramix se destinará a oficina flexible y otra parte a tradicional. Es una tendencia vamos a ver con más frecuencia a partir de ahora", incidió José Ángel Sospedra, director territorial zona Este de CBRE. 

Pero, además, desde CBRE han detectado un desplazamiento de la demanda de superficie hacia zonas más descentralizadas de la ciudad. De hecho, en 2020, el 40% de la contratación se concentró en áreas más periféricas, con especial interés por el entorno de La Marina. "La zona del puerto de València duplicó el pasado año el volumen de contratación. La demanda va ahora hacia allí y no hay ninguna empresa grande que no nos pregunte por este enclave", aseguró Patiño.

Foto: EVA MÁÑEZ

Eso sí, el centro y el entorno de la Alameda, siguen siendo un importante foco para instalar las empresas. Sin embargo, Lo cierto es que en estos puntos de la ciudad la disponibilidad de grandes espacios es muy baja lo que dificulta la absorción de la demanda existente. Esta situación también explicaría que ahora las búsquedas se concentren en zonas más alejadas del núcleo urbano del cap i casal, donde, además, las rentas son más elevadas y se sitúan en 16€/m2/mes. No obstante, a nivel general, en 2020 la tasa de disponibilidad de superficie de oficinas en Valencia registró un ligero repunte de 1,3 puntos con respecto a 2019, hasta situarse en el 9,3%.

Así, la contratación en 2020 alcanzó los 38.000 metros cuadrados de superficie, un descenso del 19% frente a los 47.246 metros de 2019, según datos de CBRE. Unas transacciones que, pese al año marcado por la pandemia, supuso una inversión de 51 millones de euros, una cifra muy similar a la alcanzada en 2019, que se situó en los 55 millones de euros. "El volumen registrado es una prueba del interés que despierta el sector entre los inversores en una ciudad como Valencia, que se está convirtiendo en un foco de atracción y retención del talento para la mayor parte de las empresas de carácter internacional y tecnológico que buscan nuevas ubicaciones a nivel europeo", sostuvo Sospedra.

Atendiendo a la superficie contratada, descendió el número de operaciones de superficies mayores a 1.000 metros cuadrados, mientras que las de espacios inferiores a 200 metros cuadrados se han duplicado respecto a 2019. De este modo, Patiño resaltó que hubo un incremento notable en el número de transacciones en el tramo entre 9-12€/m2/mes, debido al aumento de la contratación en zonas descentralizadas.  

Perspectivas para 2021

 De cara a este ejercicio, los responsables de CBRE destacan la demanda existe en la plaza valenciana por parte de los operadores y también de la importante existencia de liquidez en el mercado. Eso sí, advierten de la falta de oferta de activos que puedan satisfacer esas necesidades empresariales. Todavía no se ha producido ninguna operación relevante, pero aseguran que se han recuperado niveles de demanda de 2019. 

"Después de 12 meses de pandemia, las empresas ya tienen más despejado el camino de vuelta a la oficina y ello lleva implícito un análisis de concepto muy focalizado en el empleado que implica flexibilidad y digitalización", afirmó la directora de oficinas CBRE Valencia. "Desde enero de 2021 hemos notado un incremento notable de la demanda que pensamos que se traducirá en un aumento de la absorción en el segundo semestre de este año", concluyó.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email