GRUPO PLAZA

València mantendrá impuestos y proyecta más ayudas en plena crisis y año electoral

Foto: KIKE TABERNER
21/09/2022 - 

VALÈNCIA. Como cada curso político, se estrena con el proceso de elaboración de presupuestos de cara al próximo año, dinámica a la que no es ajeno el Ayuntamiento de València. La concejalía de Hacienda encara unas cuentas que, si bien pueden experimentar sensibles incrementos en un contexto de especial incertidumbre, se prevén contenidas tanto en ingresos como en gastos.

Previsiblemente, no se tocarán los impuestos, ni al alza ni a la baja. De esta manera, el gobierno municipal constituido por Compromís y PSPV prevé mantener la política de congelación fiscal ante un panorama inflacionario y en pleno año electoral, pese a las peticiones de la derecha de una bajada impositiva de calado.

Ahora mismo, el consistorio tramita la modificación de ordenanzas fiscales que incluyen algunas bonificaciones puntuales como la del IBI a los inquilinos de viviendas de Aumsa -empresa pública municipal- o la exención de la plusvalía a hijos de víctimas de violencia de género. También se bonificará la contribución a comercios centenarios y se eliminarán tasas durante dos ejercicios a quien se quede con un puesto de los mercados municipales.

La concejalía de Hacienda, que dirige Borja Sanjuán, estudia ahora las alegaciones antes de su aprobación definitiva, pero ya adelanta que no habrá bajada de impuestos reseñable; tampoco subida, si bien hay algunos tipos que pueden modificarse una vez entrado el año. 

La última reforma fiscal se aprobó en 2019, a principios de mandato, para subir diferentes gravámenes como el IBI, el impuesto de obras (ICIO), la tasa de alcantarillado, el impuesto de vehículos o la tasa de terrazas -bonificada durante la pandemia-. Y desde entonces el nivel impositivo se ha mantenido grosso modo.

 El alcalde de València Joan Ribó y la vicealcaldesa Sandra Gómez. Foto: ESTRELLA JOVER

Desde la oposición, los tres partidos de derecha han insistido desde entonces en la necesidad de, como mínimo, revertir aquellas subidas. Ahora, el PP pide rebajar el IBI un 20% a nivel general y un 30% a la actividad económica, bajar la tasa de alcantarillado o bonificar al máximo la plusvalía en casos de herencia. Esto último también lo pide Ciudadanos, que reclama incluso la bonificación general de la plusvalía y, por otro lado, ampliar las exenciones del IBI a todas las familias numerosas y bajar el tipo general.

Otro mandato sin 'catastrazo'

Lo que está claro es que el Ayuntamiento de València cerrará otro mandato sin haber revisado sus valores catastrales y, por tanto, sin 'catastrazo'. La última vez que se hizo fue en 1997 y desde entonces, más allá de algunas inspecciones del Ministerio de Hacienda, no ha habido un ajuste general de estos valores, a partir de los cuales se calcula el IBI. Esto obliga al Gobierno a aplicar un pequeño incremento del tipo estatal en València, que el Ayuntamiento habitualmente -excepto en 2019- compensa con la bajada del tipo municipal para que no se note en el recibo.

Hace cuatro años, el entonces edil de Hacienda, Ramón Vilar, anunció la intención de pedir al Ministerio la revisión catastral. Algo que previsiblemente iba a conllevar un incremento notable de los valores catastrales y, en consecuencia, del recibo del IBI. No se hizo, y tras el estallido de la pandemia, ya con Sanjuán al frente del departamento, se rechazó hacerlo ante una incierta crisis económica.

Ahora, el Ministerio ha elaborado un nuevo "valor de referencia" más realista que ya aplica a algunos impuestos y el gobierno municipal espera que también lo aplique en algún momento al IBI, por lo cual descarta pedir una actualización de los valores catastrales. Sin embargo, según la concejalía, todavía no se ha comunicado nada en ese sentido desde el Gobierno central.

Más ayudas

En la columna de los gastos, el gobierno municipal prevé un aumento de las ayudas y subvenciones. Bien aumentando líneas ya existentes, bien creando alguna partida nueva para hacer frente al complejo contexto económico marcado por una subida elevada de los precios y de mayores dificultades para acceder a la financiación con la subida de los tipos de interés.

Con todo, desde Hacienda y Economía evitan concretar datos todavía. Los presupuestos entrarán en fase de negociación entre los dos miembros del ejecutivo local para aterrizar cifras y concretar el reparto de recursos entre las concejalías de cara a un año, no hay que olvidarlo, marcado por la cita electoral de mayo de 2021.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme