X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

el departamento modifica los pliegos y reabre el plazo para presentar ofertas

El Tribunal de Recursos Contractuales tumba el concurso de resonancias del Hospital General 

25/07/2019 - 

VALÈNCIA. El Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales ha tumbado el concurso para reforzar el servicio de resonancia y TAC del Hospital General de Valencia al considerar que existían contradicciones en los pliegos. Así consta en una resolución que da respuesta a un recurso de Ribera Salud e Inscanner y que paralizo la licitación el pasado mes de abril. 

El concurso, con un presupuesto base de 2,9 millones de euros, está dividido en dos lotes: por un lado las resonancias con un presupuesto de 1,8 millones y por otro lado el TAC con un presupuesto de 1,1 millones. Ahora, la obligación de anular los pliegos y volver a publicarlos ha devuelto al inicio el proceso con la apertura del plazo de presentación de ofertas hasta el 28 de agosto. 

En el recurso, las compañías alegaron contradicciones en algunos puntos de los pliegos, como entender que en un apartado pedían que la autorización sanitaria de funcionamiento de todos los centros ofertados para la prestación del servicio se aportara con la propia oferta en el sobre 1, mientras que en otro apartado entienden que se ha de presentar en la formalización del contrato, una vez adjudicado.

Ante esta cuestión, el órgano de administración da la razón a las recurrentes y reconoce que es confuso y que existe una incongruencia en los pliegos. "Existe una contradicción en los pliegos que debe ser corregida en el sentido de exigir las meritadas autorizaciones de funcionamiento a quien corresponda, que parece ser la intención del órgano del contratación al adjudicatario antes de la formalización del contrato", recoge la resolución. Por lo tanto, se estima este punto del recurso.

Otras peticiones de las empresas no aceptadas

Por otro lado, las empresas apuntaban que la exigencia de disponer de un centro sanitario en funcionamiento como requisito de solvencia resulta desproporcionada y atenta contra los principios de concurrencia y de no discriminación. En ese sentido, aseveraban que la disponibilidad debe ser considerada como un medio que el licitador puede comprometerse a adscribir durante la ejecución del contrato. Sin embargo, el Tribunal está de acuerdo con la petición del departamento liderado por Enrique Ortega, por lo que desestima este punto del recurso. 

También solicitaban que los pliegos contemplaran un plazo de carencia para la ejecución de las obras a fin de adecuar el centro a las especificaciones técnicas exigidas y se pedía un plazo de tres meses. "Debemos subrayar que en el presente caso se dan unas circunstancias que justifican por completo la puntual ejecución del contrato y, por ende, la pronta prestación del servicio", señala el Tribunal. De hecho, recuerda que el contrato se licita porque a raíz de la internalización del servicio, el departamento ordenó el desmontaje de los equipos propiedad de Eresa y mientras que uno están en proceso de desmantelamiento otros están en proceso de instalación, necesitando un proceso de obras de adecuación.

"Durante el periodo de desinstalación e instalación de los TC y RM el equipamiento disponible se verá reducido temporalmente y por consiguiente se verá menguado el número de exploraciones que se podrán realizar", recuerda. De hecho, estas resonancias se están derivando actualmente a la empresa Eresa, quien dejó de prestar el servicio con el fin del contrato y ahora cobra por enriquecimiento injusto.

"Es del todo razonable que sean los licitadores quienes, por establecerlo así en los pliegos, se adapten a las necesidades públicas que justifican la licitación, al interés general y a las exeigencias de una apropiada atención al paciente y no a la inversa", respondía el Tribunal sobre la carena de tres meses y recordaba que el plazo de ejecución es de un año.

Nuevo TAC y resonancia

Entre el 27 y el 29 de julio está previsto el desmontaje de la última resonancia. Esta misma semana la consellera de Sanidad, Ana Barceló, visitaba la zona del nuevo TAC de 16 cortes y la zona del nuevo equipo de resonancia magnética de 1'5 tesla, dos equipamientos que son fruto de la donación de la Fundación Amancio Ortega. 

También anunció que en septiembre el Hospital General de Valencia contará con otro nuevo TAC de 64 cortes de adquisición propia, mientras que en octubre recibirá otro nuevo equipo de Resonancia Magnética de la Fundación Amancio Ortega.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email