Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Hoy es 25 de febrero y se habla de vacuna covid-19 hostelería coronavirus DESCONFINAMIENTO retail
GRUPO PLAZA

Una regidora del PP y otra de GISPM ostentarán Sanidad y Hacienda

El alcalde de Sueca da competencias a todos los regidores de la oposición excepto a Compromís

26/11/2020 - 

VALÈNCIA. Las competencias de las concejalías en el Ayuntamiento de Sueca están cada vez más distribuidas. Tras la jubilación el pasado 1 de octubre de José Miguel Giménez como regidor de Sanidad, el consistorio tenía pendiente su sustitución y, a principios de noviembre, se decidió que el edil socialista, Vladimir Micó, fuese quien entrara en su lugar. Sin embargo, esta no ha sido la única incorporación en la administración local.

El alcalde de la ciudad, Dimas Vázquez, ha aprovechado esta situación para realizar "una reorganización de las competencias asignadas en la que se introducen algunos cambios", entre los cuales destacan otorgar competencias a dos ediles de la oposición. Es el caso de la popular Estefanía Requeni y de Noelia Benedito, del Grup Municipal Independent de Sueca, Perelló i Mareny (GISPM). Concretamente, la regidora del PP se estrenará asumiendo Promoción Lingüística, Sanidad y Unidad de Prevención Comunitaria; y Benedito, volverá a hacerse cargo de Hacienda, como ya hizo durante la pasada legislatura.

"Hemos querido invitar a dos personas más a nuestro proyecto, con ello pretendemos dar participación a más concejales del consistorio para que su gestión pueda verse reflejada en nuestra ciudad", ha señalado Vázquez. Con esta decisión, el primer edil socialista refuerza el respaldo parlamentario del gobierno local y su propia condición de líder, ya que los únicos regidores que no ostentan responsabilidades, y que por tanto ejercen como oposición, son los ocho del grupo Compromís. 

Una jugada que acorrala a los valencianistas como únicos integrantes de la oposición en un momento proclive para los pactos por la actual emergencia sanitaria, económica y social, y que refuerza la figura del alcalde de cara a los próximos comicios. No en balde, Compromís fue la fuerza más votada en las elecciones municipales de 2019 con ocho concejales y el actual primer edil quedó en segunda posición con seis representantes.

Con esta estrategia, los tres regidores del PP y los dos de GISPM que no forman parte del gobierno, dejan de ejercer como oposición para incorporarse al proyecto político. Además, lo hacen desde concejalías con bastante peso, como es el caso de Urbanismo y Agricultura en manos de los populares Fernando Franco y José Luis Ribera, o la recientemente nombrada como responsable de Hacienda, de GISPM.

Pilar Moncho, concejala de Compromís

Vázquez, por su parte, hace hincapié en su voluntad de "invitar a participar a todo aquel que deseara implicarse en su gestión, fuera del color político que fuera", y valora "muy positivamente" las dos nuevas incorporaciones. Eso sí, repara en el único partido sin competencias: "Todos han querido sumar para con sus vecinos y vecinas menos Compromís, el cual en su momento también fue invitado, pero declinó su participación", ha señalado.

Desde Compromís aseguran que no han recibido ninguna invitación por parte del consistorio y que se han enterado de estas nuevas incorporaciones por la prensa. "Nunca nos han llamado para hablar de nuestra participación", ha insistido Pilar Moncho, regidora de Compromís. "Es insultante que una persona del PSOE que deberían haber expulsado por pactar con Ciudadanos y el PP se permita el lujo de criticarnos. Nosotros también trabajamos por el pueblo porque fiscalizar la acción del gobierno y hacer oposición es controlar que están haciendo bien su trabajo. Le molestamos, precisamente, porque no le dejamos hacer lo que le da la gana", añade Moncho.

Sin sueldo, de momento

Pese a que el número de regidores con competencias en la administración local crece de 11 a 13, los sueldos no se incrementaran. O al menos así lo ha manifestado el primer edil de Sueca. "Hemos explicado a los nuevos concejales que el tema económico no era viable porque tenemos un 5% menos de gasto político que la anterior legislatura y somos más gente implicada en el proyecto", ha argumentado. Así pues, según el alcalde, Requeni y Benedito no cobrarían un salario fijo al mes, más allá de las asignaciones que reciben todos los regidores por asistir a plenos o comisiones informativas.

"Nuestra línea es que quien quiera participar se puede subir al tren, pero las condiciones son estas. Ambas las conocen, tienen ganas de trabajar y ayudarnos y las han aceptado", declara Vázquez. Por lo tanto, desde el consistorio aseguran que, de momento, no está previsto ampliar ni redistribuir la partida presupuestaria para cargo electos. Por su parte, la coalición valencianista apunta a que sería necesario un nuevo presupuesto para poder consignarles una retribución, ya que solo se podría reasignar el sueldo del regidor saliente al entrante, es decir, al socialista Vladimir Micó.

Las idas y venidas políticas en el consistorio de la capital de la Ribera Baixa, sin embargo, han sido repetidas en los últimos años. La más cercana la de las pasadas elecciones municipales que llevó a la dirección Provincial del PSPV-PSOE advertir que abriría un expediente de expulsión al alcalde y al resto de regidores electos por incumplir las normas y las directrices internas en materia de pactos locales. Este anuncio, que más de un año después todavía no se había llevado a cabo, tal como contó este periódico, se debía a que Vázquez había llegado a la alcaldía con los votos a favor de PP y Ciudadanos, en lugar de seguir la senda "botánica" y pactar con Compromís.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email