Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

OPINIÓN

El crowdlending, alternativa muy razonable para la situación actual

Diversificación, posibilidad de invertir a plazos cortos y la no correlación con la mayoría de activos financieros convencionales son los tres factores clave

29/09/2020 - 

VALÈNCIA. La semana pasada el Banco de España su Boletín Económico Trimestral, una de las publicaciones más esperadas en el mundillo económico, y que contiene la evolución de los principales indicadores de nuestra economía y el pronóstico que de los mismos hace esta institución.

Resumiendo sus principales mensajes:

  • Tras levantar el confinamiento, recuperación rápida pero parcial del nivel de actividad. En el tercer trimestre, la recuperación pierde mucho fuelle. La recuperación no será en V. Como mucho, en raíz cuadrada.
  • Caída esperada del PIB en 2020 entre el -10.5% y -12.6% Previsión para 2021 entre el 4.1% y el 7.3% -> Recuperaremos el nivel pre Covid-19 en 2023.
  • Fuerte impacto en las cuentas de la caída del turismo. La principal industria del país, cayó un 75% en las pernoctaciones de Julio, y un 86% en el caso de extranjeros.
  • Las previsiones económicas están completamente condicionadas por la evolución de la pandemia. Pinta mal, pues los datos más recientes apuntan en España una tasa de nuevos contagios muy superior a las principales economías europeas. La nueva normalidad, tiene poco de normalidad.
  • La inflación se mantendrá en tasas reducidas, aunque crecientes.
  • Está por determinar el impacto final que la crisis tendrá sobre el empleo, según sea el desenlace de los Ertes. (La OCDE estimaba esta semana que ‘está amenazado’ hasta un 20% del empleo en su ámbito, y estas cosas en España siempre van peor que la media).
  • No todo es negativo: Los recursos que puedan llegar del Fondeo Europeo para la Recuperación, pueden mejorar esas perspectivas, pero no antes del 2ºSem de 2021.


La situación no es positiva, la pandemia lo condiciona todo y ésta (inexplicablemente) no evoluciona como todos esperábamos cuando en junio creíamos superado el pico de la enfermedad.

Pero el inversor, y también quien se considera sólo ahorrador, tiene que enfrentarse a esa realidad y tomar decisiones sobre lo que hacer con su ahorro. Puede dejar sus ahorros en el banco, pero ello comporta costes, en forma de comisiones, tipos de intereses a pagar en los depósitos de empresas, pérdida por inflación... y coste de oportunidad frente a hacer otras cosas que permitan obtener una rentabilidad.

Si repasamos las opciones más habituales, el panorama no es alentador para el inversor:

  • Depósitos bancarios: ya comentado. Rentabilidad cero o negativa.
  • De todas las bolsas, este año sólo sube el Nasdaq (+20%) y el S&P500 (+1%). En España, el Ibex35 cae un -29% en el año. (Datos de ayer). Claro que no todos los valores son iguales, pero parece que al menos en el ámbito doméstico, la bolsa refleja los interrogantes económicos señalados al principio de esta nota.
  • Fondos de inversión. Rentabilidad media en el año -2.71% (Inverco, datos de agosto)
  • Planes de pensiones. Rentabilidad media en el año -1.73% (Inverco, datos de junio)

¿Hay alternativas?

Creemos que el crowdlending y los préstamos a empresas son una alternativa muy razonable para esta situación. Pero antes es necesario realizar una excelente selección de empresas a las que financiar. Lamentablemente, esta crisis va a suponer el cierre de un buen número de ellas, y es preciso asegurar la calidad del activo donde invertir. No es lo mismo invertir en un préstamo a una compañía que ha seguido trabajando, facturando y cobrando con normalidad estos meses, que hacerlo en otra que ha visto, lamentablemente, interrumpida su actividad por la pandemia, y tenga su futuro comprometido.

Ventajas

En nuestra opinión hay tres factores que hacen que el crowdlending y los préstamos a empresas sean una alternativa de inversión muy interesante:

  • La diversificación: Se puede distribuir una pequeña inversión en numerosos proyectos, mitigando el riesgo.
  • Posibilidad de invertir a plazos cortos, recuperando con rapidez la liquidez, sin comprometerla a largo plazo en momentos de incertidumbre.
  • La no correlación con la mayoría de activos financieros convencionales (bolsa, fondos...), que pueden afectarse seriamente por un titular periodístico, aunque no tenga relación directa con el activo invertido.

Son algunas las ventajas de las inversiones alternativas, en las que cada vez más personas destinan una parte de su patrimonio, contrapesando riesgos. A estas 'básicas', cabría añadirle una subjetiva, que cada vez más inversores valoramos: saber que las inversiones que realizamos tienen un impacto directo en la recuperación económica, ayudando al desarrollo de las pymes que son las que crean empleo en este país.

No todo va a ser fiarse de las recomendaciones de terceros. El inversor también interviene en el proceso. Y si el inversor tiene dudas respecto a la solvencia del proyecto, por encima (y con independencia) de la selección que desde Colectual realizamos de los proyectos, debe hacer la 'prueba del nueve', y responderse a una pregunta sencilla: La empresa en cuyo proyecto queremos invertir ¿Cómo ha sido afectada en sus ventas desde el mes de marzo?


En toda crisis hay perdedores y ganadores, y la pandemia también ha servido para que numerosas empresas mejoren sus cifras al cobrar sus productos y servicios un nuevo valor en la sociedad post Covid-19. Así, empresas dedicadas a la alimentación, la logística, la salud, la investigación, la seguridad... se enfrentan a una situación más proclive a su actividad, mientras que hay claramente sectores perjudicados, como el turismo, ocio o viajes, cuyo horizonte de recuperación es hoy una incógnita.

Finalmente, hay un factor que una parte de los inversores también aprecian, que es participar de forma directa en la recuperación de la economía y la adaptación de la sociedad a la nueva realidad: la sociedad post Covid-19. Cada vez más se amplía el consenso entre economistas, sociólogos, periodistas... respecto al brutal impacto que la pandemia va a tener en la sociedad como la conocemos hoy, que se puede resumir en la frase "ya nada volverá a ser igual".

Una huella profunda en la sociedad

Ni el trabajo, ni el colegio, ni ir al médico, ni las reuniones, ni ir a comprar o al teatro, parece que vayan a volver en algún momento futuro a ser como lo eran hasta hace poco. La caída en la economía está siendo la mayor desde que hay registros, incluyendo períodos de guerra. La huella en la sociedad será profunda y habrá que adaptarse en las actividades que señalábamos antes, y también en la forma de invertir los ahorros.

De cómo será la inversión en la sociedad post Covid-19 hablaremos en post futuros. De momento querríamos señalar que como ciudadanos y como inversores tenemos que tomar las mejores decisiones para nuestra economía, tanto colectiva como individual, y el crowdlending de pymes es una buena opción para ello.

Pedro Gómez es cofundador y presidente de Colectual

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email