GRUPO PLAZA

tribuna libre / OPINIÓN

Inteligencia Artificial y la nueva Creatividad en el arte, el diseño y la ilustración

Hasta hace poco pensábamos que la Inteligencia Artificial no podría ser creativa tal como lo es el ser humano, y que áreas como el arte, la ilustración o el diseño estaban a salvo de la tan temida automatización o la sustitución de las capacidades técnicas humanas aplicadas a la creatividad. Pero este año los nuevos modelos generativos de difusión, capaces de crear imágenes únicas a partir de texto, han transformado este concepto alertando a toda la comunidad artística y creativa.

7/10/2022 - 

Las nuevas plataformas que se han abierto a toda la comunidad global este año 2022 han generado una enorme polémica. Dalle-2 de OpenAIMidJourney y Stable Diffusion están haciendo posible que cualquier persona sin ningún conocimiento técnico sobre Arte, Diseño, Dibujo o Ilustración consiga en pocos segundos unas imágenes de extrema belleza y nivel profesional, con tan solo introducir en el prompt o entrada de texto de estas IAs, unas pocas palabras claves sobre lo que quiere que sea el contenido de estas creaciones.

Estas aplicaciones han hecho que muchos artistas humanos se sientan comprensiblemente nerviosos por su futuro; se preguntan por qué alguien pagaría por arte si pueden generarlo ellos mismos. También han comenzado intensos debates sobre la ética del arte generado por la IA, y la oposición de personas que afirman que esas aplicaciones básicamente son una forma de plagio de alta tecnología.

La controversia sobre las nuevas tecnologías de creación de arte no es nada nuevo. Muchos pintores se negaron a la invención de la cámara fotográfica, que consideraron una degradación del arte humano. Charles Baudelaire, poeta y crítico de arte francés del siglo XIX, describió la fotografía como “el enemigo más mortal del arte”. En el siglo XX, las herramientas de edición digital y los programas de diseño asistidos por computador también fueron rechazados por los puristas, pues exigen muy poca habilidad de los creadores humanos. Una vez más aparece la reacción defensiva ante lo que es nuevo y transformador.

Lo que diferencia a la nueva generación de herramientas basadas en IA, según algunos críticos, no es solo que pueden producir bellas obras de arte con un mínimo esfuerzo, es su forma de trabajar. Aplicaciones como Dalle-2 de OpenAI y MidJourney se entrenan a partir de millones de imágenes de la web, haciendo que sus redes neuronales artificiales profundas puedan reconocer los patrones matemáticos y las relaciones ocultas a la consciencia humana que hay en ese gran big data de imágenes y como resultado pueden generar nuevas imágenes únicas e irrepetibles con un estilo que proviene de su aprendizaje. Eso significa que los artistas que suben sus obras a internet pueden estar ayudando, sin saberlo, al perfeccionamiento creativo de sus competidores artificiales.

La obra de Jason Allen, "Teatro de ópera espacial", se llevó la cinta azul en el concurso de Arte Digital de la Feria Estatal de Colorado, Estados Unidos. Lo que la convierte en una de las primeras obras generadas por Inteligencia Artificial que gana un premio importante, lo que ha suscitado una fuerte reacción de los artistas digitales, quienes señalan que se hizo trampa.

El "NeuroArtista" Jason Allen, defendió su trabajo diciendo que había dejado claro que su obra había sido creada con la plataforma de Inteligencia Artificial MidJourney, por lo que no había engañado a nadie sobre su origen. “No voy a disculparme”, dijo. “Gané y no rompí ninguna regla”. Olga Robak, portavoz de la feria estatal, aseguró que Allen había revelado adecuadamente la participación de Midjourney al presentar su pieza; las normas de la categoría permiten cualquier “práctica artística que utilice tecnología digital como parte del proceso creativo o de presentación”. Los dos jueces de la categoría no sabían que Midjourney era un programa de Inteligencia Artificial, pero ambos concluyeron que habrían concedido a Allen el máximo premio aunque lo hubieran sabido.

La gran polémica

Después de ganar, Allen publicó su obra premiada en el servidor de Midjourney en Discord. Seguidamente la imagen llegó a Twitter, donde generó una fuerte reacción de la comunidad: “Estamos siendo testigos de la muerte del arte”, “Esto es asqueroso” o “Puedo ver cómo el arte creado con IA puede ser beneficioso, pero ¿afirmar que eres un artista por generar una pieza de esta manera? Jamás”. Esta ha sido la línea de la mayoría de los comentarios que se pueden leer en Twitter y otras redes sociales.

Se ha generado una gran polémica criticando la injusticia que esto supone: "Si los trabajos creativos no están a salvo de las máquinas, entonces incluso los trabajos de alta cualificación corren el riesgo de quedarse obsoletos. ¿Qué tendremos entonces?". Pero creo que este tipo de planteamientos surge más del desconocimiento de cómo funcionan estas herramientas y de la velocidad con la que han aparecido en Internet millones de imágenes de alto nivel generadas por estas plataformas.

Según la revista Vice: (An AI-Generated Artwork Won First Place at a State Fair Fine Arts Competition, and Artists Are Pissed) , Jason Allen reaccionó rápidamente en Discord y dijo que sabía perfectamente que su victoria sería controvertida. Pero, sabiendo lo que estaba provocando, consideró que finalmente se debería crear en los concursos la categoría de "arte generado por IA". Además, Allen sostuvo que él especificó claramente que su obra estaba generada mediante Inteligencia Artificial: "Jason Allen vía Midjourney". "No voy a parar ahora", dijo orgulloso. "Esta victoria solo le ha dado más sentido a mi visión".

Jason Allen defiende la importancia de su trabajo humano para la búsqueda y la selección de las obras adecuadas, y es aquí donde está la clave, las máquinas por sí solas, sin la cocreación humana y su creatividad no puede generar las obras, ni presentarlas a concursos.

Según la revista Vice: (An AI-Generated Artwork Won First Place at a State Fair Fine Arts Competition, and Artists Are Pissed) , Jason Allen reaccionó rápidamente en Discord y dijo que sabía perfectamente que su victoria sería controvertida. Pero, sabiendo lo que estaba provocando, consideró que finalmente se debería crear en los concursos la categoría de "arte generado por IA". Además, Allen sostuvo que él especificó claramente que su obra estaba generada mediante Inteligencia Artificial: "Jason Allen vía Midjourney". "No voy a parar ahora", dijo orgulloso. "Esta victoria solo le ha dado más sentido a mi visión".

Jason Allen defiende la importancia de su trabajo humano para la búsqueda y la selección de las obras adecuadas, y es aquí donde está la clave, las máquinas por sí solas, sin la cocreación humana y su creatividad no puede generar las obras, ni presentarlas a concursos.

Algunos artistas defendieron a Allen y afirmaron que usar la IA para crear una pieza no era diferente de usar Photoshop u otras herramientas de manipulación de imágenes digitales y que la creatividad humana sigue siendo necesaria para dar las indicaciones adecuadas que generan una obra premiada.

Allen, dijo que entendía a los artistas que temían que las herramientas de IA los dejaran sin trabajo. Pero aseguró que sus reivindicaciones no deberían dirigirse a quienes utilizan Dalle-2 o MidJourney para crear arte, sino a las empresas que venden la idea de "poder sustituir a los artistas humanos por platafornas de Inteligencia Artificial". “No debería ser una acusación a la tecnología”, explicó. “La ética no está en la tecnología, sino en las personas”. Además, instó a los artistas a superar sus objeciones a la IA, aunque solo sea como estrategia de supervivencia. “Esto no va a parar”, señaló Allen. “El arte está muerto, amigos. Se acabó. La IA ganó, y los humanos perdieron”. Salvo que la IA se ponga al servicio de los artistas, no para sustituirlos, sino para complementarlos y potenciarlos.

Esta idea la hemos explicado en IANética muchas veces, tal como se expone en el Derecho a la Supremacia del Ser Humano sobre la Máquina. Es muy probable que el Ser Humano acabe hibridándose con la Máquina, en un proceso TransHumano conocido como Cyborgización, lo que implica que el mejoramiento humano, ya no solo incluirá los avances en BioTecnología sino que además nos veremos potenciados por módulos y sistemas basados en Inteligencia Artificial y seguramente BioImplantados. Si este posible futuro llegara, será crucial el habernos preparados en temas de regulación y legislación para garantizar la supremacía humana y el dominio de nuestra mente frente a los añadidos tecnológicos. La pregunta es si lo estamos haciendo bien. ¿Necesitarán los artistas la Inteligencia Artificial BioImplantada para sobrevivir a este futuro?

Inteligencia Artificial y la nueva Creatividad

RJ Palmer, conocido artista digital de San Francisco twiteaba lo siguiente: “Lo diferente de estas IAs es que están explícitamente entrenadas con la obras de artistas que trabajan en la actualidad. Estas plataformas se alimentan de nuestros trabajos y sus responsables son activamente antiartistas”. Exagerada opinión y se olvida obviamente de lo que decían de su trabajo digital los puristas del Siglo XX: "El arte digital no es arte, pues exige muy poca habilidad de los creadores humanos". La historia se repite.

Khepri, Dios Escarabajo. Pieza de Pedro Mujica en cocreación con Midjourney. A la venta en Opensea en su Colección NFT de "Dioses Egipcios Cyborgizados", y expuesta en una Galería Virtual del Metaverso.

Creo que este tipo de declaraciones surgen por una falta de entendimiento sobre como funciona la Inteligencia Artificial, que no es más que una simulación de procesos cognitivos, como si se tratara del cerebro de un niño, que inspirándose en las obras que ve es capaz de reproducir algo parecido. Lo terrible para la comunidad artísitica y es donde aparece el miedo, es que este niño supera a cualquier humano en técnica y velocidad, pudiendo crear imágenes sofisticadas en unos pocos segundos. Si lo hicicese un niño humano todos nos reiriamos y no suscitaria temor alguno. Pero sí, el poder de la Máquina da miedo y en la matoría de los casos es incomprensible.

Incluso a los que somos expertos y entendemos profundamente como funciona la Inteligencia Artificial, los modelos de difusión nos tienen realmente impresionados y nos precoupa que el arte, diseño, ilustración y dibujo generado por las IAs se convierta en el estandar, aunque si estos modelos siguen evolucionando es muy posible que así ocurra. Si este es el futuro que nos depara, nos convendría adaptarnos y entender esta nueva forma de crear como una evolución de las herramientas artísticas, de ahí que muchas veces he dicho que "La IA es el nuevo pincel". Y yo personalmente agradezco poder estar usando esta tecnología para mis propias creaciones, que de otra forma jamás podría haber ejecutado fácilemente (Colección NFT de "Dioses Egipcios Cyborgizados" de Pedro Mujica).

El conocido CTO de Kickstarter Andy Baio, reputado Tecnólogo y Escritor, escribió en un ensayo reciente que Dalle-2, el generador de imágenes IA más popular del mercado, era “casi mágico en lo que puede generar, pero plantea tantas preguntas éticas que es difícil darles seguimiento a todas”. Y es aquí donde reside la base de nuestro planteamiento tecnohumanista, ante esta realidad imparable solo cabe preguntarse si es realmente lo que nos conviene, y ante la cual solo nos quedaría adaptarnos e hibridarnos para generar una nueva forma de entender la Creatividad y su inevitable camino hacia la cocreación con las máquinas. 

En un reciente post de Instagram, el cineasta irlandés David OReilly denunció a Dalle-2 como una «estafa» y argumentó que «atenta contra el trabajo de creadores de todo tipo, obviamente fotógrafos, ilustradores y artistas conceptuales que compartieron su trabajo en Internet y nunca pidieron ser incluidos en un modelo de aprendizaje patentado». Pero volvemos al mismo enfoque erróneo sobre si una máquina debe o no debe aprender del material publicado de forma abierta, ¿cual sería la diferencia respecto al aprendizaje humano?

Mientras el debate ético hace estragos en torno a las IAs, no paran de publicarse proyectos impresionantes con estas tecnologías que se suman a la conversación y muestran cómo los artistas están utilizando estas herramientas con fines creativos. Un ejemplo nos lo da el artista Steve Coulson, que ha publicado un cómic cocreado con la Inteligencia Artificial Midjourney titulado Sumner Island, y que se puede en PDF aquí.

El futuro que viene

La historia de la humanidad está muy ligada al perfeccionamiento de las herramientas. Y ahora mismo vivimos un momento histórico con la herramienta definitiva, la Inteligencia Artificial. Hemos entrado en el terreno de la cognición humana. Estamos desarrollando, a una velocidad sin precedentes, una tecnología que no solo hace sombra a la poderosa mente humana, sino que en muchos aspectos supera sus capacidades.

Pero no debemos tener miedo, si somos capaces de regular este avance como antes hemos realizado con otras tecnologías poderosas, la Inteligencia Artificial debería convertirse en una ayuda inestimable para aumentarnos como especie, siempre que no perdamos el enfoque tecnohumanista de poner la tecnología al servicios de las personas. Nunca debemos perder de vista la máxima que defiende la supremacia del ser humano sobre la máquina. Trabajemos en esta línea con tecno-optimismo y adaptación al cambio.


next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme