Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

crisis a la vista

Mestizaje involutivo: tensión en el Consell ante un inminente cambio de cromos en el segundo escalón

Las áreas de Economía y Sanidad son las que acumulan más posibilidades para que se produzcan unos cambios que el propio presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha dejado entrever

29/06/2016 - 

VALENCIA. El Gobierno valenciano cumplió este martes un año de andadura, aniversario que conmemorarán hoy el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, y la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, con un acto centrado en el balance de gestión que tendrá lugar en el patio gótico del Palau. Una etapa del Gobierno valenciano marcada por el Pacto del Botánico y el primer ensayo del denominado mestizaje del Ejecutivo, que se ha ensamblado con distinta suerte según departamentos.

En este sentido, distintas fuentes de la Generalitat admiten que ya se habla en diferentes áreas de la posibilidad de que se acometa un cambio de caras en algunas carteras, más aún después de que el propio Puig lo haya deslizado en alguna de sus últimas apariciones públicas. Este mismo martes, no obstante, apartó la idea de que puedan producirse relevos de consellers, si bien dejó abierta la puerta a modificaciones en el segundo escalón: "Es normal que haya cambios en un gobierno", defendió.

Respecto a cuáles pueden ser esas variaciones, desde el entorno de la cúpula del Ejecutivo, se apunta a los focos de conflicto. En este sentido, las consellerias lideradas por el dirigente de Compromís Rafael Climent (Economía) y por la socialista Carmen Montón (Sanidad) son los departamentos que más a menudo se han situado en el ojo del huracán en este primer ejercicio y donde existe mayor animadversión cruzada entre partidos. Curiosamente, no siempre por asuntos propios de la gestión.

En definitiva, son áreas donde no está funcionando el llamado mestizaje, término con el que se bautizó a la mezcla de altos cargos de distintos partidos (PSPV y Compromís) a la hora de diseñar el 'sudoku' de las diferentes carteras. Así, las fuentes de la Generalitat consultadas por este diario apuntan a que la voluntad no se dirige a la sustitución de consellers, sino a mitigar el conflicto en el segundo escalón del Ejecutivo. Es decir, en lo que atañe a secretarios autonómicos y directores generales.El conseller de Economía, Rafa Climent, y la titular de Sanidad, Carmen Montón. EVA MÁÑEZ

En este caso, una de las fórmulas que estudia aplicarse es una especie de mestizaje involutivo. Si el Ejecutivo se conformó hace un año con la premisa de que si el PSPV situaba a un conseller, Compromís nombraba al secretario autonómico de ese departamento y viceversa, además de un reparto equitativo para cada partido del resto del organigrama; ahora se baraja que ambos socios de gobierno puedan señalar las piezas del engranaje nombradas por la otra parte con las que no están satisfechos y que se proceda a su sustitución. Un cambio de cromos en toda regla en el que PSPV y Compromís darían salida a los dirigentes con los que no están conformes a cambio de aceptar que también deberán sacrificar a algunos propios a juicio del otro.

En este sentido, algunos de los altos cargos que se han visto salpicados por polémicas en las últimas semanas han sido la secretaria autonómica de Sanidad, Dolores Sales, designada por Iniciativa (Compromís) y, en Economía, la directora general de Internacionalización , Mónica Cucarella, nombrada por el Bloc, también de Compromís. Por otro lado, dentro de esa conselleria ha sido ostensible el malestar del titular del departamento, Rafael Climent, también del Bloc, con la secretaria autonómica de Economía, Mako Mira, del PSPV, en especial a cuenta de los horarios comerciales. 

No obstante, tal y como informó este diario, esta conselleria tiene diversos focos de conflicto que pueden influir en una hipotética remodelación con el consiguiente cambio de cromos que afecte a más dirigentes. Una situación de disfunción en el mestizaje que, aunque con un carácter mediático menos evidente, también se produce en la Conselleria de Sanidad según apuntan fuentes del Ejecutivo.

Desgajar o no consellerias

Por otro lado, todavía sigue en el aire la posibilidad de que Podemos solicite entrar en el nuevo Ejecutivo. Pese a que en la formación morada el debate se encuentra abierto y la dirección estatal todavía no se ha pronunciado sobre la estrategia a seguir, el líder autonómico, Antonio Montiel, viene insistiendo en los últimos tiempos en un discurso muy dirigido a la industrialización, las pymes y el empleo, materias todas ellas de la Conselleria de Economía. La entrada de este partido en el Ejecutivo podría producirse a partir de desgajar alguna de las consellerias y crear una nueva, si bien lo lógico sería habilitar otra cartera para que el PSPV no quedara en desigualdad. 

Una opción no descartable si bien implicaría la creación de dos departamentos nuevos por la exigencia de las cuotas solo un año después del primer Consell, algo que, aunque no exigiera grandes dispendios, no encajaría estéticamente con la imagen de austeridad.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email