GRUPO PLAZA

viajamos a...

Cracovia, la joya del este

Cracovia es pequeña y manejable, pero repleta de trazos que componen su identidad; formada por lo mejor y lo peor de su pasado y un futuro prometedor y vibrante

25/09/2020 - 

VALÈNCIA. Cracovia está envuelta por un aura mágica, casi mística. Muchos dirán que se debe a ese dragón que vivía en la colina hasta que fue derrotado por un audaz zapatero, liberando a la ciudad de esa amenaza. Pero lo cierto es que ese misticismo se palpa en sus calles, iluminadas por un sol radiante que deja un juego de luces en los edificios difícil de inmortalizar pero, sobre todo, por ese equilibrio entre un futuro prometedor y un pasado que no hay que olvidar.  

Para ahondar en aquellos tiempos decido olvidarme del casco histórico y dirigirme al barrio judío de Kazimierz, que antaño fue una ciudad en la que convivieron de forma relativamente pacífica durante siglos cristianos y judíos. Fue posible gracias a Casimiro III El Grande —fundó Kazimierz en 1335— pero tras su muerte llegaron los conflictos y la comunidad judía se trasladó a la parte este. El desenlace que más de una vez se ha repetido en tantas otras ciudades. Tras esos muros que se construyeron vivieron 70.000 judíos y fue la comunidad hebrea más importante y grande de Europa. 

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

Hoy queda solo una parte de lo que hubo, como la antigua sinagoga, que acoge el Museo judío de Galicia. No, no tiene nada que ver con la Galicia de España sino con la de Polonia. En la plaza Szeroka (no sé por qué se llama así porque es más bien una calle muy ancha) vivió Helena Rubinstein —sí, sí, la de los cosméticos— y está la sinagoga dedicada a Remuh (Moses Isserles Auerbach). Hace mucho calor pero por respeto me tapo los hombros para entrar. En el interior, dañado por los nazis y usado como almacén durante la guerra, hay una placa que indica dónde rezaba Remuh y el hejal original donde se conserva la Torá. La sinagoga es pequeña pero muy interesante, al igual que el cementerio, al que se accede por una puerta contigua. Me llama la atención porque sus tumbas están ordenadas, pero también porque las lápidas que no se consiguieron reconstruir fueron encajadas en el muro que delimita el cementerio. 

* Lea el artículo completo en el número de septiembre de la revista Plaza

Noticias relacionadas

 viajamos a...

Costa Cálida, la playa interminable

Por  - 

El litoral de la Región de Murcia se extiende a lo largo de 250 km dejando un paisaje de acantilados que terminan en playas paradisíacas de arena blanca y aguas cristalinas

DANIEL DUART
DANIEL DUART
ya a la venta

Quico Catalán, presidente del Levante UD, portada de la revista Plaza

Por  - 

Una llamada inesperada convirtió a Quico Catalán en el presidente del Levante UD. Se puso así a la cabeza de un club en crisis, tanto en lo deportivo como en lo económico, que este año podría cumplir su sueño: quedar por delante del Valencia CF en la liga, mientras presume de estabilidad y unas finanzas saneadas. Además, en Plaza analizamos el Caso Divalterra, estudiamos la utilizada en las heces en la ciencia,  entrevistamos al gran Fernando Esteso... y mucho más

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email