GRUPO PLAZA

Revisión de la red transeuropea de transportes con cambios en el Corredor Mediterráneo

Bruselas incluye el túnel pasante en el mapa de corredores prioritarios y facilita su financiación 

Foto: KIKE TABERNER
26/12/2021 - 

VALÈNCIA. Reconocimiento de Bruselas al túnel pasante de València. La Comisión Europea ha incluido esta infraestructura dentro del trazado básico del Corredor Mediterráneo de la red transeuropea de transportes (TEN-T), lo que le permitirá acceder a financiación europea y a los nuevos mecanismos puestos en marcha por el Banco Europeo de Inversiones (BEI). Una decisión que puede suponer un importante apoyo económico para la ejecución de una obra, todavía en fase de estudio, que permitirá que los trenes puedan cruzar la ciudad por el subsuelo para acabar con el cuello de botella ferroviario en la capital del Túria.

Esta incorporación se produce por la actual revisión que el Ejecutivo comunitario está acometiendo sobre el reglamento de la red TEN-T, que incluye los ejes prioritarios para Europa, entre los que está el Corredor Mediterráneo. Una actualización de la normativa actual de 2013 para adecuarla a los objetivos del Green Deal, que persigue un transporte más sostenible y digital. Además, la salida de Reino Unido de la Unión Europea también ha obligado a modificar los mapas actuales para adecuarlos al nuevo contexto europeo.

En concreto, la red TEN-T busca construir una red de transporte multimodal, efectiva, eficaz y de escala europea en todo el territorio de la Unión Europea (UE). Cuenta con una serie de instrucciones técnicas y una detallada estructuración en corredores de transporte. La nueva hoja de ruta pretende reducir las emisiones de gases de efecto invernadero para lograr la neutralidad climática en 2050. Y, para conseguirlo, se acomete esta reforma con la idea de mejorar la sinergia entre la planificación de las infraestructuras y las operaciones de transporte.

Uno de sus principales cambios en las redes de transporte es el nuevo dibujo de los corredores ferroviarios. Europa modifica la red y 'pinta' líneas que ahora considera prioritarias, como ha sido el caso del túnel pasante de València. Hasta el momento, esta actuación había estado fuera del mapa europeo de ejes prioritarios, lo que no solo le impedía acceso a financiación europea, sino que tampoco contaba con la exigencia de plazos que fija Bruselas para la finalización de la red TEN-T.

"Se trata de la primera reforma estructural después de 10 años que afecta a corredores europeos", explica el coordinador del Corredor Mediterráneo, Josep Vicent Boira. Y es que esta renovación que pretende Bruselas afecta a los principales ejes ferroviarios europeos, como el Corredor Mediterráneo. Así, esta infraestructura cambia su trazado a lo largo de Europa con "una visión más clara y realista de la obra", puntualiza Boira. A nivel general, cambia el recorrido del Corredor desde Algeciras hasta Zagreb (Croacia), en lugar de cruzar Hungría, como estaba fijado hasta ahora. 

Pero, además, se fija una nueva meta intermedia de plazos para la ejecución de algunas arterias, diez años antes que la fecha límite fijada para el conjunto del sistema. De esta forma, si antes 2030 era la fecha para que la red básica estuviera finalizada y 2050 el corredor completo, ahora algunos de los ramales tendrán que estar en un escalón intermedio, en 2040. No es el caso de la obra valenciana, ya que todavía está en una fase muy embrionaria.

Actualmente, el túnel pasante se encuentra en proceso de exposición pública de sus estudios informativos. Hace un mes, el Ministerio de Transportes propuso hasta siete trazados diferentes para esta infraestructura -tres si nos ceñimos exclusivamente al túnel pasante subterráneo de València ciudad-, con un coste previsto de entre 1.440 y 2.265 millones de euros, en función de la alternativa. No obstante, una vez se decida el proyecto final las obras deberán acelerarse.

Esa es también la intención de la Oficina del Corredor Mediterráneo, que va a solicitar al Ministerio que dirige Raquel Sánchez y a Adif que pidan financiación europea para acometer esta infraestructura necesaria para el transporte del cap i casal. Especialmente en un momento en que se han abierto nuevas vías y programas específicos de financiación por parte del BEI para lograr un ferrocarril verde, con líneas destinadas a la digitalización, o la de compra de material. 

Fuente de San Luis y València-Xátiva

Paralelamente, la reforma también incluye la incorporación de la línea convencional València-Xàtiva para mercancías y la plataforma intermodal de Fuente de San Luis, ambas previstas para 2030. "Esto supone que las tres obras pasan a la red básica del Corredor Mediterráneo y suben a primera división", destaca Boira"Su inclusión en el mapa les dará acceso a fondos más importantes y agilidad en los plazos. De esta forma, se completa el nodo urbano de València", enfatiza.

En la provincia de Alicante también hay cambios sustanciales, como la conexión entre el Aeropuerto, Alicante-Elche para pasajeros, una reivindicación histórica de la provincia, dado el gran número de pasajeros que anualmente recibe el aeródromo alicantino. Ahora es una vía única que debe pasar a ser doble, se necesita electrificar y conectar con la Alta Velocidad. También se incluye el tramo Monforte-Alicante para mercancías, mejorando la conectividad con el puerto de Alicante.  

No obstante, la revisión normativa contempla que las ciudades de más de 100.000 habitantes -como es el caso de València y Alicante-, se conviertan en nodos de la red transeuropea de transporte y, para ello, deben acometer planes de movilidad urbana antes de 2025. La intención de estas recomendaciones es que las urbes adapten sus medios de transporte a las necesidades climáticas y contribuyan también al bienestar general de la ciudadanía. Y es que, según explica el coordinador para el Corredor Mediterráneo, "el 70% de los ciudadanos generan el 23% de las emisiones de gases de efecto invernadero de la UE".

Impulso a la Alta Velocidad y reducción del IVA en los billetes

Pero, además de cambiar el 'paisaje' ferroviario, la revisión de Bruselas también busca modernizar la red, con la idea de incrementar las conexiones por ferrocarril. Para ello, su intención es incrementar las conexiones en AVE con trenes con una velocidad mínima de 160 kilómetros por hora para pasajeros y 100 kilómetros por hora para mercancías en 2040, con el fin de que sean más competitivas. "El objetivo es incrementar el tráfico de larga distancia y transfronterizo y duplicar el tráfico de pasajeros en AVE en 2030, para triplicarlo en 2050", detalla Boira. 

Foto: EVA MÁÑEZ

Por otro lado, se quiere conseguir aumentar los desplazamientos en tren, por lo que se fijan acciones dirigidas a abaratar la compra de billetes, por ejemplo, facilitando la venta de tickets válidos para varios medios de transporte o con una posible exención en el pago del IVA en el caso de viajes internacionales. Además, el plan prevé la derogación de normas técnicas y operativas nacionales que son redundantes y unas directrices para simplificar el acceso de operadores ferroviarios a infraestructuras, lo que supondrá una mayor competencia entre compañías del sector.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email