Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

sigue en la senda ascendente

Caixa Popular abonó a sus socios un interés del 3,29% el año pasado, un 26% más que en 2017

4/02/2020 - 

VALÈNCIA. Fiel a su cita de los últimos cinco años, Caixa Popular presentó sus cuentas a los medios de comunicación en la sede de la Fundación de Estudios Bursátiles Financieros (FEBF) dentro de los encuentros 'Café con...'. Isabel Giménez, directora general de la institución, ejerció de anfitriona y de periodista, dado que fue poniendo sobre la mesa diferentes cuestiones a los que Rosendo Ortí, director general de la entidad, fue respondiendo, además de las que le hicieron posteriormente los medios de comunicación presentes.

Unas cuentas -correspondientes al pasado año que recogieron un aumento del 16% del beneficio-, que la entidad ya las comunicó el pasado 17 de enero volviendo a recoger la senda ascendente de la mayor cooperativa de crédito valenciana, que el pasado año retribuyó a sus socios con un interés del 3,29%, un 7,2% por encima del 3,07% que cobraron en 2018 y un 26% más que el 2,61% percibido en 2017. "El modelo es rentable y se complementa con los retornos corporativos porque de cada 100 euros el 25% vuelve a los propietarios de capital". 

Asimismo manifesto que siempre han tenido "un criterio muy claro y es que el ADN cooperativo no se puede perder. Ha habido grandes empresas valencianas que han querido poner imporantes cantidades", advertía Ortí recordando que tienen fijado en los 250.000 euros el tope, que recordaba que cuentan ya con un total de 62 empresas que representan el 6% del capital con 6 millones de euros. Sin embargo, el primer ejecutivo de la entidad presidida por Amadeo Ferrer reconoció estar estudiando la posibilidad de hacer una excepción con una "empresa peculiar" que ha planteado entrar con una propuesta de 3 millones de euros.

Algo lógico, por otro lado, teniendo en cuenta que "cada vez hay más empresas que quieren formar parte de nuestro capital, pero no tenemos una vocación de ser grandes por ser grandes y sí una voluntad de tener influencia en la Comunitat Valenciana, con un proyecto sostenible y siendo conscientes de que los pasos los tenemos que dar poco a poco". Un camino que busca para este año crecer un 15% en el beneficio hasta alcanzar los 16,5 millones de euros.


El director general de Caixa Popular detalló el nuevo plan estratégico 2020-2022 compuesto por cinco líneas maestras: crecer en felicidad -"en nuestro caso está justificado porque somos propietarios y si el propietario es feliz lo es el cliente y también la cuenta de explotación"; reforzar el ratio de solvencia -"tenemos más del 14% superando los requisitos del Banco de España pero en 2022 queremos superar el 15%-; aumentar la rentabilidad -"cada vez son más las empresas que en su pool bancario quieren tener a una entidad valenciana"; reducir los activos improductivos -"no tenemos capacidad de vender carteras con descuentos del 95% como piden los 'fondos buitres'y creemos en la labor de la recuperación individual"; e implantar un nuevo modelo comercial -"un modelo de gestión muy atractivo"-.

En otro orden de cosas, Ortí recordó que durante 2019 Caixa Popular abrió dos nuevas oficinas una de ellas en la ciudad de Villena, que es la tercera en la provincia de Alicante, y otra en Tavernes de la Valldigna: mientras que en lo poco que va de año ya han abierto dos nuevas oficinas (Valencia capital y L'Eliana). Con estas dos nuevas sucursales el total asciende ya a 75 en toda la Comunitat Valenciana, con una plantilla de 368 personas. 

Posibilidad de una 'megaoficina'

Aunque para 2020 no tienen previsto a priori nuevas aperturas, Ortí no descarta nada -están analizando hacerlo en Denia- e incluso la posibilidad de una 'megaoficina' como está haciendo la banca de un tiempo a esta parte. Pero eso sí "si la cuenta de explotación va por encima de las previsiones" dijo sonriendo. "Somos muy prudentes y desde la crisis de Lehman Brothers en 2008 no hemos dejado de abrir oficinas y generar más puestos de trabajo".

Para terminar Ortí  reivindicó el modelo de banca por el que apuestan, uno mixto entre la digitalización y el trato personal, pues su aspiración es no ser solo un banco digital y no van a dejar de abrir oficinas, y ha explicado que han hecho provisiones ante "incidencias jurídicas", como las relacionadas con el IRPH. "Empezamos a ser un actor financiero importante en el sistema bancario valenciano y lo que no puede cambiar nunca son los valores donde la ética y la profesionalidad son los nuestros".

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email